Inicio / Cocina / Cocina española / Carlos, ganador de Masterchef: "Me encantaría trabajar con Pepe, Samantha o Jordi en sus restaurantes"

© Gtres
Cocina

Carlos, ganador de Masterchef: "Me encantaría trabajar con Pepe, Samantha o Jordi en sus restaurantes"

por Laura Sutil Publicado en 13 de julio de 2015
A-
A+

Un humilde talaverano de 24 años que un día decidió dejar la venta ambulante y probar suerte tras los fogones de las cocinas de Masterchef. Este es Carlos Maldonado, ganador de la tercera edición del exitoso programa de televisión. Nosotras no hemos querido perder la oportunidad de hablar con él sobre su triunfo y sus proyectos y escuchar también al miembro más espontáneo del jurado, Pepe Rodríguez. ¡No te lo pierdas!

Como un niño con zapatos nuevos: ilusionado y con ese brillo en los ojos que derrocha felicidad. Así hemos visto a Carlos Maldonado, el ganador de la tercera edición de Masterchef en la presentación de su libro de recetas. Si tú también has sido una fiel seguidora del joven manchego en su andadura por el popular reallity, no puedes perderte la espontaneidad y simpatía de este joven en nuestra entrevista.

© Gtres

El ganador de Masterchef suma puntos en las distancias cortas. Si tuviese oportunidad no solo nos conquistaría por el estómago con su apetitosa versión del bocadillo de calamares en pan de tinta, sino que su simpatía y su don de gentes, son capaces de encandilar a cualquiera. Derrocha además esa humildad y espontaneidad que supera los focos y las pantallas de televisión. Carlos tiene carisma, además de ser un gran chef en ciernes como ha demostrado tras alzarse con el triunfo en la gran final de la tercera edición de Masterchef que tuvo lugar hace unas semanas.

"Me ha cambiado la vida por completo... ¿Y ahora qué?", nos pregunta el joven talaverano que admite que aún le quedan muchas emociones por digerir. Eso sí, tiene claras sus ideas: "Los pies en la tierra siempre los tienes que tener. No se te puede olvidar quién eres ni de dónde vienes. Yo soy vendedor ambulante y estoy bien orgulloso de ello". Y admite que disfrutará el momento sabiendo siempre quién es y por qué está ocurriendo todo.

¿Cómo comenzó todo?

La tradición está muy presente en la manera de entender la cocina de Carlos. Él mismo nos cuenta que uno de sus platos favoritos siempre ha sido el pisto manchego con huevos de corral que le preparaba su abuela. Y es que fue ella precisamente y también su madre quienes inculcaron en el chef en ciernes su pasión por la cocina. No solo me encanta cocinar, además "me gusta mucho comer".

A Carlos le gusta hablar de esa faceta más familiar y entrañable que tiene. Y es así como descubrimos una de los hábitos culinarios del manchego cada vez que se reunía con sus amigos: "siempre nos tomamos nuestra cerveza, preparamos paella y rabo de toro", una costumbre que no piensa perder ahora que ha pasado de ser el cocinillas del grupo a un auténtico chef en potencia.

Planes de presente y futuro

Saboreando aún el éxito de su triunfo, Carlos no puede parar y ya ha comenzado la aventura de Cocineros al volante, un nuevo reallity que tienen los food trucks como protagonistas. "Me he apuntado al programa para dar caña a la venta ambulante y reivindicar ese trabajo". Muy emocionado con esta nueva aventura que comparte con su padre señala que está aprendiendo mucho, ya que se trata de un formato muy diferente. "Estoy rodeado de profesionales, gente que tiene sus propios restaurantes". Además, el hecho de cocinar en una camioneta con muchos menos recursos, servir más platos y respetar la tradición de cada uno de los lugares por los que pasa este ejército de cocineros sobre ruedas, es todo un reto.

Además, como te hemos contado, acaba de publicar su libro de recetas en el que podemos encontrar desde sopas frías o salmorejos, perfectos para esta época del año, hasta la merluza con salsa de ajo negro con la que nos sorprendió en la final o un tartar de atún rojo, tendencia gastro por excelencia durante los últimos meses.

A pesar del cambio de 180º que ha experimentado su vida, el joven sigue teniendo el mismo objetivo que cuando entró en Masterchef: "formarme y llegar a ser un profesional en la cocina es ahora mismo mi prioridad. Quiero ser una esponja en la Basque Culinary Center y absorber todo lo que pueda. Después, me encantaría trabajar con Pepe, Samantha o Jordi en sus restaurantes."

Pepe Rodríguez: "No tengo un día libre desde hace casi un año pero es tan bonito lo que hago"

Carlos contaba con un padrino de lujo en la presentación de su libro de recetas: Pepe Rodríguez. El miembro más espontáneo del jurado de Masterchef no quiso perderse uno de los primeros pasos hacia el éxito de su paisano. "Carlos es un tío sencillo pero se come el mundo". Pepe insiste en la idea de formación que ya nos anticipaba Carlos: "Está en sus primeros pasos gastronómicos. Si mañana quiere ser profesional tendrá que ponerse a estudiar y después a trabajar." Subraya, además, que tanto él como sus dos compañeros en el jurado del reallity, Samantha Vallejo- Nágera y Jordi Cruz, ofrecen sus restaurantes a los chicos y les ayudan como esa guía necesaria para que no pierdan el norte.

Ya son tres las ediciones de Masterchef y dos de Masterchef Junior en las que el paladar de Pepe ha sido el encargado de valorar las recetas de los participantes. Después de todo este tiempo, admite que aún siente nervios y se enfrenta a cada edición con un reto, con ansia de superación, ilusión y cariño. Se muestra muy optimista sobre la explosión de reallity shows dedicados a la cocina: "Me alegro de que se haya perdido por fin ese miedo a presentar la cocina en televisión. Antes parecía que si eras cocinero y salías en televisión ya no conocinabas y Masterchef ha roto con todo eso."

De hecho, Pepe nos atiende unos minutos antes de volver a El Bohío, el restaurante que tiene en Illescas (Toledo). Y es que antes de ser Pepe de Masterchef, el reconocido cocinero manchego era Pepe el de El Bohío, el lugar en el que lleva trabajando 27 años. Para ofrecer una cocina castellano- manchega "evolucionada, moderna y puesta al día", el cocinero dedica todo el tiempo posible a su negocio y admite que "la tele es un añadido".

Con todo ello, comprendemos que Pepe Rodríguez vive por y para la cocina. Casado y con dos hijos, en casa también es él quien cocina y, aunque admite llevar casi un año sin tener ni un solo día libre, sentencia rotundo: "Estoy hasta las narices pero es tan bonito lo que hago y me hace tan feliz..."


​Y además
Las 15 terrazas imprescindibles para ser más feliz este verano

Quique Dacosta: "El día de mañana la cocina puede ser el octavo arte"

por Laura Sutil

Puede interesarte