Inicio / Cocina / Cocina española

Cocina

Jordi Cruz: "Es más efectiva una mirada de decepción que un grito"

por El equipo editorial Creado en 21 de mayo de 2014
Jordi Cruz: Es más efectiva una mirada de decepción que un grito© Gtres

Jordi Cruz se encuentra en pleno momento de popularidad por su papel de jurado en el talent show, Masterchef. El cocinero, que cuenta con dos estrellas Michelin y 20 años de experiencia entre fogones, declaró que goza de uno de los mejores momentos de su vida y nos confesó algunas curiosidades como que "de no ser cocinero, hubiera sido historiador" y que "la única carne que ve es la de su nevera".

Se pasa la vida entre fogones y es que Jordi Cruz confesaba a los medios, en la presentación del último modelo de robot de cocina, Cuisine Companion de Moulinex, "salgo de la cocina de Masterchef, cojo el ave y me voy a la mía". Debemos recordar que aunque el cocinero cuenta con 20 años de experiencia y dos estrellas Michelin fue el pasado año cuando comenzó a tener más popularidad gracias al talent show de TVE. "Esta edición estoy más suelto y más tranquilo".

© Gtres

Pero la fama de "duro" le persigue desde la pasada edición, "soy de sangre caliente y me caliento enseguida", confesaba. ¡Y tanto!, ya que hemos sido testigos de cuánto exige a los concursantes del programa pero, ¿cómo es Jordi en su trabajo del día a día?: "La gente paga doscientos euros por cenar y tienes un equipo que está preparado y sabes que lo saben hacer bien. Pero todo depende de la actitud que tú le pongas… Es más efectiva una mirada de decepción que un grito. Mis chicos y yo creemos en la cocina. Cuando uno mete la pata y termina el servicio, ves cómo se va él solito a un rincón, porque sabe que lo ha hecho mal. La virtud está en poder resolver ese error de una manera ágil", explica el cocinero.

Pero, también queríamos saber cómo es de puertas para dentro: "En casa no me complico la vida. Hago cosas frescas, recetas sencillas y me cuido mucho. Ahora que me he quitado 100 kilos...", bromea Jordi. Y es que el cocinero se sometió hace unos meses a un reto que le propuso la revista Men's Health en el que se le retaba a conseguir un cuerpo 10 en tan solo 3 meses: "No hay nada mejor en este mundo que te digan que en 3 meses vas a salir en pelotas en una revista -contaba entre risas Jordi-. ¡Motiva que no te lo puedes creer! Me quité kilos, he aprendido nuevos hábitos y lo más importante, los mantengo. Ni he sufrido, ni he pasado hambre… Es muy importante entender cómo tienes que comer para no metabolizar en grasa y hacerlo en azúcar", explicaba el chef.

Pero si de una cosa estamos seguras es que desde la primera edición, Jordi logró traspasar la pantalla y conquistar muchos corazones, tanto por sus dotes culinarias como por su físico: "Cuando acabe el programa volveré a la cocina y a ser cocinero, que al fin y al cabo es lo que soy". Así de tajante afirmaba el catalán que la popularidad no le ha cambiado en absoluto haciendo oídos sordos a las muchas publicaciones que lo catalogan como uno de los chefs más sexys del momento: "Antes de Masterchef era un tío normal y sigo siendo un tío normal. Darío Barrio es más guapo que yo y Pepe (su compañero en el jurado del talent show) es muy majo", bromeaba Jordi.

© Gtres

20 años entre fogones

Desde los 7 años ya apuntaba maneras y fue a los 17 cuando consiguió su primer trabajo como jefe de cocina: "Mi mérito es llevar 20 años trabajando. Es un oficio que te da vida y que si lo haces todo rápido y pronto, mejor. Yo con 17 años era jefe de cocina. El morro que se tiene a esa edad es lo que necesitas cuando empiezas y yo lo tenía. No sabía cocinar pero tenía un morro que me lo pisaba -bromea-. Pero a los 35 años es distinto y necesitas ese morro que tenías de joven, que ahora se ha transformado en miedo", confesaba Jordi. Con 3 restaurantes a su cargo y la gastronomía de 4 hoteles confesó estár al límite en temas de gestión por lo que no se plantea ningún otro gran proyecto a corto plazo, pero lo que sí dejó muy claro fue que su meta es "conseguir que la tercera estrella Michelin la gane el ABaC de Barcelona. Joan Roca ha estado 10 años esperándola, si yo estoy 15 no pasará nada", afirmó ilusionado.

Jordi Cruz, al natural

Jordi también nos desveló algunos de sus gustos más personales: "Si no hubiera sido cocinero, hubiera sido historiador. O me hubiera dedicado a algo relacionado con la arqueología". Se declaró fan de los documentales históricos y además, confesó: "Veo a Chicote en la tele". En su plano más íntimo, a Jordi le gusta conquistar por el estómago como buen cocinero y en caso de tener que sorprender en una cita aconseja que "la gracia es interpretar a la persona que vas a cocinarle, saber sus gustos. Depende de la época del año, del momento y de lo que más le emocione", mientras que él se declara más facilón: "A mi cualquier cosa de temporada que esté cocinada con cariño y ganas, me gusta".

Hace unos meses el cocinero tuvo que lidiar con la prensa rosa tras las publicaciones que lo relacionaban sentimentalmente con su compañera de programa, Eva González. Pero como buen aprendiz, en esto de los temas de sociedad, el cocinero afirmaba tajante: "No quiero dejar de hacer vida normal por lo que se hable en la prensa. Yo soy cocinero y hablo de cocina. No hablo de mi vida privada (...). He aprendido de mi compañera, Eva" y además, declaró entre risas: "La única carne que veo es la de mi nevera".

Y por último, Jordi también tuvo algo qué decir sobre el tema de actualidad política que hoy en día se vive en Cataluña: "Yo soy cocinero y apolítico. Entiendo de personas y de criterios razonables. Gracias a Masterchef he recorrido toda España y no he tenido problemas de ningún tipo. El ruido está en los despachos y no en la calle. Es cuestión de que los que mandan se pongan de acuerdo. Mi conclusión es menos mal rollo y mejor gestión de los que tienen que gestionar".

El equipo editorial
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …