Inicio / Cocina / Cocina internacional / Todo sobre las brochetas

Cocina

Todo sobre las brochetas

por Elena Bonet Publicado en 4 de abril de 2010

La barbacoa, el horno o la chimenea es lo único que necesitas para organizar una brocheta party. Crudas o cocidas, las brochetas se comen de los pinchos y se disfrutan… ¡con los dedos!

Utilizar los pinchos
>Pinchos de madera. Dado que pueden inflamarse al entrar en contacto con el fuego durante la cocción, debes dejarlos en agua durante 30 minutos antes de utilizarlos. Una vez remojada, la madera se vuelve resistente a las quemaduras de la llama y al calor. Antes de pinchar los ingredientes, unta los pinchos con aceite para que los trozos de carne o pescado se deslicen con más facilidad.

>Pinchos de hierro. Compra los de terminación redondeada para cogerlos con la mano durante la cocción y la comida. Acuérdate de ponerte una manopla cuando quieras retirarlos del fuego para no tatuarte la mano de quemaduras.

Una barbacoa para cada brocheta

De leña o carbón de leña

De construcción o con una instalación improvisada, la barbacoa de leña o de carbón de leña sólo requiere de hierros y brasas vivas para funcionar. La madera da un toque ahumado inigualable a las brochetas. Inconvenientes: suele generar mucho humo y no se puede regular la temperatura del fuego.

Eléctrica

Son muy prácticas de instalar: en el balcón o al lado de una ventana. Las brochetas tardan un poco más de tiempo en estar listas, por eso puedes dedicarte a otras tareas mientras se hace la comida.

De gas

La cocción se lleva a cabo gracias a unos quemadores que calientan la placa en la que se ponen los alimentos. El resultado es casi inmediato y se puede controlar la temperatura. El gran inconveniente es que te puedes escaldar con el precio.

¿No tienes barbacoa?

Aún te queda una opción: el horno. Coloca las brochetas en la bandeja y enciende el horno en la posición “grill” a 250°C (termostato 8-9).

Brochetas cocidas

>Carne, pescado y crustáceos. Sólo hay que respetar ciertas normas de preparación. Por ejemplo, los trozos deben ser aproximadamente del mismo tamaño para conseguir una cocción homogénea y una buena sujeción en la parrilla. Aliña y marina los alimentos antes de hacerlos (unos 15 minutos) y consúmelos de inmediato. Las brochetas recalentadas pierden sabor.
>Fruta y dulces. A ellos también les gusta estar en las brochetas. Fresas, nubes, melocotones, piña, peras, etc. Para conseguir una carne más blanda y reducir la acidez, pasa los ingredientes por el wok durante unos minutos, previamente sazonados con azúcar y un poco de zumo de limón.

Brochetas crudas
>Verduras. Olvídate por un día de los aperitivos a base de patatas y cacahuetes o de la eterna ensalada verde de primero y opta por las brochetas de verduras con champiñones, pepino, zanahorias, rábanos, tomates. Entre verdura y verdura añade un trozo de queso, jamón o tomate seco. La guinda del pastel: salsa de yogur natural o zumo de limón para acompañarlas. ¡Éxito garantizado!
>Frutas. Melón, fresas y unas hojas de menta forman la combinación perfecta. Frambuesas, mango y pomelo son una auténtica explosión de frescor. Si piensas en una fondue de chocolate, vale con unos trozos de fresa pinchados con palillos.

Brochetas marinadas

>Brochetas saladas. Antes de pinchar los trozos de carne o pescado déjalos marinar durante unas horas en aceite de oliva, zumo de limón, romero y flor de sal. Es la mezcla ideal para preparar cualquier plato. El pollo también se marina con salsa de soja. Pero recuerda que no debes dejar los alimentos marinando durante más de medio día, la carne podría endurecer demasiado. Con el marinado, las brochetas adquieren un sabor realmente natural. Eso sí, si quieres mojar en el plato en el que se han marinado los alimentos, debes hervir la mezcla durante unos minutos para evitar cualquier tipo de infección.

>Brochetas dulces. La fruta también tiene derecho a formar parte de una brocheta. Déjala en zumo de limón, naranja y pomelo, azúcar y miel. Cuando estén bien hechas preséntalas con miel. El resultado: brochetas al aroma de mermelada.

Ideas

Déjate seducir por las siguientes combinaciones: gambas con piña, lenguado con limón o pollo con limón verde. El melón con jamón es una combinación que nunca pasa de moda, mientras que la pera se convierte en algo muy exótico cuando la combinamos con especias. Más sencillo aún: tomates y pepinos, fruta fresca o feta y chorizo. Son deliciosas combinaciones con una gran puesta en escena.
En cuanto a los marinados, el pollo queda estupendo con especias y salsa de soja. ¡Ahora te toca a ti!


¡Descubre también nuestras recetas de brochetas para el verano!

por Elena Bonet

Puede interesarte