Inicio / Maternidad / Concepción / Los nuevos avances para solucionar la infertilidad femenina

© iStock
Maternidad

Los nuevos avances para solucionar la infertilidad femenina

por Redacción enfemenino Publicado en 3 de diciembre de 2018

La infertilidad femenina está en aumento y puede aparecer a cualquier edad. Los nuevos avances científicos ayudan a establecer un diagnóstico correcto y elegir el tratamiento adecuado.

Según diferentes estadísticas, la infertilidad afecta al 12-15% de parejas en edad reproductiva, y su causa puede ser de origen puramente masculino (~40%), puramente femenino (~40%) o mixto (~20%). Si juntamos las dos últimas categorías, llegamos a la conclusión de que los problemas de la mujer intervienen en aproximadamente un 60% de todos los casos de infertilidad.

La principal causa de la infertilidad femenina es el declive de la cantidad y de la cualidad de los óvulos presentes en los ovarios (reserva ovárica), un proceso relacionado con la edad. Sin embargo, la infertilidad femenina se puede descubrir en cualquier edad, incluso en mujeres jóvenes. Se ha calculado que la infertilidad afecta solo alrededor de 6% de las mujeres entre los 18 y 25 años. Este porcentaje sube al 15-25% para las mujeres entre los 26-30 años, al 30-44% a los 35 años y al 65% a los 40 años. Nuevos avances científicos pueden cambiar estas cifras próximamente. Muchos de ellos han sido alcanzado por equipos de diferentes países coordinados por el doctor Jan Tesarik, actual director de la clínica MARG en de Granada, y un estrecho colaborador de científicos de la Universidad de esta misma ciudad durante más de 25 años.

El doctor Tesarik comenta: “A lo largo de los dos últimos años se alcanzaron varios nuevos e importantes avances en el diagnóstico y tratamiento de la infertilidad. Algunos de ellos están ya listos para la aplicación clínica y permiten la elaboración de un plan terapéutico personalizado para cada mujer concreta, teniendo en cuenta tanto su propia condición como la de su pareja. Las principales causas de la infertilidad femenina, y por lo tanto también las estrategias terapéuticas adecuadas, cambian con la edad de la mujer”.

Echemos un vistazo a las principales causas de la infertilidad femenina a diferentes edades y a los nuevos avances para su solución.

Entre los 18 y los 30 años

Las mujeres jóvenes suelen tener buena reserva ovárica, tanto en términos cuantitativos como cualitativos. Las tres causas más comunes en estas edades son endometriosis, síndrome de ovario poliquístico y problemas de peso.

A lo largo de este año se han publicado importantísimos avances en la comprensión de la endometriosis y la adenomiosis, la enfermedad asociada habitualmente con endometriosis. En ambas enfermedades interviene una reprogramación espontánea patológica de las células del endometrio (revestimiento interno de la cavidad uterina). Esta reprogramación facilita la liberación de las células de su localización normal e invasión de diferentes tejidos y órganos más o menos lejanos. Si las células así transformadas no salen del útero, proliferan hacia el componente muscular de la pared del útero y provocan la adenomiosis. En caso de migración retrógrada parcial durante la menstruación, entran a través de las trompas uterinas en la cavidad abdominal y forman implantes (endometrionas) en diferentes órganos, sobre todo losovarios.

En el año 2018 varios grupos de investigadores publicaron observaciones que pueden revolucionar el tratamiento de estas patologías. Estas observaciones han sido resumidas, por los doctores Jan Tesarik y Raquel Mendoza-Tesarik en la revista Journalof Gynecology and Women’s Health. Se trata de los efectos, hasta ahora no conocidos, de la hormona melatonina sobre estas patologías. Más bien conocida como un fármaco para conciliar el sueño y un potente antioxidante, la melatonina no sólo interviene, de una manera específica, en los procesos de transformación celular responsables de la endometriosis y adenomiosis sino también frena, mediante el mismo mecanismo, la progresión de diferentes tipos de cáncer, entre ellos el de mama. Debido a su falta de efectos secundarios importantes, la melatonina se puede utilizar ya hoy día en estas indicaciones, aunque se necesitarán más estudios paraestablecer la óptima dosis y duración de tratamiento para obtener los efectos deseados.

En cuanto al síndrome de ovario poliquístico (SOP), resultados publicados este año por el doctor Tesarik, complementan los del estudio realizado un año antes por investigadores franceses e israelís y dados a conocer mediante la revista European Journal of Endocrinology. Ambos estudios coinciden en la localización de la causa primaria del SOP en los receptores de la hipófisis (glándula pituitaria) a la hormona liberadora de gonadotropinas secretada por una parte de cerebro llamada hipotálamo. Se puede tratar de una mutación genética, pero también de un problema puramente funcional, si base genética Lo importante es buscar, antes de todo, problemas sistémicos, como las cardiopatías, enfermedades del tracto gastrointestinal, la diabetes, anomalías de la función de la glándula tiroidea y otras endocrinopatías, antes de recurrir a recomendaciones “baratas” como las recomendaciones dietéticas a las personas afectadas. Si un problema de peso está debido a una enfermedad orgánica no tratada adecuadamente, cualquier dieta tendrá poco efecto.

Descubre: 80 alimentos para favorecer la fertilidad

80 alimentos para favorecer la fertilidad © iStock

Entre los 31 y los 40 años

Las tres causas de infertilidad femenina mencionadas en relación con las mujeres más jóvenes están también presentes en esta franja de edad. Sin embargo, en este período de vida ya pueden aparecer primeros síntomas de debilidad de los ovarios, en términos de la cantidad de óvulos, denominados premenopausia precoz. Estos primeros síntomas de una bajada de la “reserva ovárica” de óvulos preceden el desarrollo de una menopausia precoz y se caracterizan por una concentración baja (con respecto a la edad actual) de la hormona antimülleriana y pocos folículos (cavidades que albergan óvulos) detectables en los ovarios por un examen ecográfico. Para obtener un resultado óptimo, es necesario ajustar el protocolo de tratamiento ala condición particular de cada paciente.

​En una publicación reciente el equipo del doctor Jan Tesarik resume las características principales de este tipo de protocolos bajo el nombre Customized Assisted Reproduction Enhancement (CARE). Según el doctor Tesarik: “A pesar de la bajada de la cantidad de óvulos, la premenopausia precoz no suele bajar su calidad, por lo cual la reproducción asistida tiene unas tasas aceptables de éxito a pesar del número bajo de óvulos obtenido por la estimulación ovárica y la necesidad de recurrir a las dosis relativamente altas de hormonas administradas. Sin embargo, a ninguna mujer en esta edad se tendría negar el acceso ala reproducción asistida a pesar de la presencia de índices bajos de la reserva ovárica”.

Entre los 41 y los 50 años

La edad normal de la menopausia oscila entre los 45 y los 55 años. Para los años que la preceden se utiliza el término premenopausia natural. A diferencia de la premenopausia precoz, la premenopausia natural afecta no sólo la cantidad sino también la calidad de los óvulos restantes. Sin embargo, la afirmación que un embarazo con sus propios óvulos sea imposible a estas edades sería falsa. Este año se publicaron dos estudios provenientes de dis diferentes clínicas neoyorkinas tratando con este tema e incluyendo más de 1000 tratamientos realizados en mujeres entre las 43 y los 51 años de edad, todos realizados por fecundación in vitro con los propios óvulos de las pacientes. Ambas clínicas utilizaron protocolos estrictamente personalizados, a la medida de cada paciente, parecidos al protocolo CARE publicado por el doctor Tesarik. Según este especialista: “No hay una barrera absoluta a la fertilidad de la mujer, relacionada con la edad, sólo podemos hablar de probabilidades. Los neoyorkinos han alcanzado el nacimiento de un niño sano con sus propios óvulos en dos mujeres de más de 47 años de edad. Eso sí, con una probabilidad de éxito, calculada sobre el conjunto de las pacientes, de tan sólo 3%. A pesar de estos resultados modestos, muchas pacientes eligen esta opción como tratamiento de última oportunidad para tener un hijo genéticamente suyo. Por supuesto, también tienen que ser informadas de la disponibilidad de la donación de óvulos, una técnica que alcanza los 80% de éxito, a condición de utilizar óvulos frescos (no congelados) provenientes de donantes jóvenes como es habitual en nuestra clínica”.


Artículo elaborado por MARG&Gen, clínica de reproducción asistida.

Y además:
10 hábitos saludables que pueden favorecer la fertilidad
7 mitos falsos sobre la fertilidad
9 hábitos que pueden estar impidiendo que te quedes embarazada

por Redacción enfemenino

Puede interesarte