Inicio / Psico / Consejos / El acto fallido

Psico

El acto fallido

por Elena Bonet Publicado en 4 de octubre de 2009
A-
A+

Perder el pasaporte el día que te vas de vacaciones, olvidar una cita, equivocarse de camino… Todos cometemos actos fallidos. ¿Por qué? ¿Cómo explicarlo? Aquí tienes las respuestas.

Comportamiento ilógico
En psicoanálisis, el acto fallido se define como «una conducta socialmente inadaptada que realiza un deseo inconsciente». Es decir, tenemos la intención de hacer una cosa, pero hacemos lo contrario, actuamos de un modo incoherente. Por ejemplo: perder las llaves del coche justo cuando nos vamos a trabajar, olvidar responder un correo importante o dejarse la cartera en el restaurante son errores que en general nos exasperan y enfurecen.
El acto fallido es la transposición del lapsus, que afecta a las palabras (decimos una palabra en el lugar de otra), en el comportamiento.

¿Cómo interpretarlos?
Este concepto fue desarrollado por Freud en 1901, en su artículo «Psicopatología de la vida cotidiana». Según el psicoanalista, contrariamente a lo que creemos, los actos fallidos no son fruto del azar, del cansancio o de la falta de atención, es la revelación involuntaria de lo que el sujeto no puede expresar conscientemente: una intención, una pulsión, un deseo reprimido. La traducción de un conflicto interior. Por ejemplo: nos dejamos la cartera en el restaurante porque nos hubiera gustado quedarnos más rato; nos olvidamos de una cita importante porque en el fondo tememos acudir a ella.

¿Hay que preocuparse?
Cometer actos fallidos es del todo normal. A todos nos sucede y en todo tipo de circunstancias. En ningún caso son indicios de problemas psicológicos. Sin embargo, protagonizarlos a menudo en un corto período de tiempo hace que nos preguntemos por su significado y por lo que nos revelan de nuestros deseos inconscientes. Por lo tanto, no hay que dudar en tener en cuenta estos banales errores de comportamiento para descubrir nuestros sentimientos y deseos más profundos.

Consulta también:
8 trucos para mejorar la memoria

por Elena Bonet

Puede interesarte

por redacción
por redacción
por redacción
por redacción
por redacción
por redacción
por redacción