Inicio / Ocio / Cultura / ¿Secuestrar a tus padres o comer pollo frito? Las 30 tradiciones navideñas más extrañas del mundo

¿Secuestrar a tus padres o comer pollo frito? Las 30 tradiciones navideñas más extrañas del mundo

¿Te imaginas ser secuestrada por tus hijos la semana previa a la Navidad? Que te aten a una silla y te exijan sus regalos no parece algo apropiado teniendo en cuenta que hablamos de una incitación clarísima al soborno y la violencia pero, en la antigua Yugoslavia esta extraña tradición no está tan mal vista; de hecho es una de las costumbres más importantes de las familias en estas fechas. Los niños gritan a sus padres: ''Día de la madre, día de la madre. ¿Qué nos darás para que te dejemos libre?”, a lo que los padres responden agasajando a sus vástagos con regalitos durante un par de semanas. Increíble, ¿verdad?

No es la única tradición del mundo raruna que nos hemos encontrado al indagar un poco más sobre la rutina y costumbres de los ciudadanos de este este precioso a la par que extraño planeta. Por ejemplo, cuando tu madre te ha repetido un millón de veces que este año tendrás que hacer algún plato navideño en lugar de llegar piripi a la cena y atragantarte chupando las cabezas de los langostinos, en Japón no tienen ningún problema con la organización gracias a que, hace varios años, una campaña de publicidad orquestada por el gigante KFC, con un pegadizo eslogan: ''Navidad es igual a Kentucky'', puso de moda la tradición de comer pollo frito los días 23, 24 y 25 de diciembre. Ni jamón, ni grandes asados, ni gulas anunciadas por Arguiñano, lo que se estila entre los japoneses es el... pollo, pollo, ¡pollo! (si lo has dicho cantando tienes un plus navideño, seguro que los reyes se portan contigo como nunca antes). 

Y así podríamos seguir hasta completar las 30 costumbres navideñas más raras y sorprendentes del mundo, desde el demonio Krampus que amenaza con secuestrar a los niños austriacos que se han portado mal, amenazándoles con arrojarles a las profundidades del infierno (muy educativa esta tradición no es, lo que si será es una auténtico filón para crear niños traumatizados por el feo y peludo demonio con cuernos), hasta la costumbre noruega de esconder las escobas por miedo a que las brujas las roben de las casas (cuenta la tradición que, el día de Navidad, espíritus malignos y fantasmas vagan libres por el mundo sembrando el pánico en las ciudades). 

Comenzamos con una más bien sencilla y que no asusta a los niños, ni obliga a los padres a ser secuestrados por sus retoños. Hablamos de Islandia y los 'yules', pequeños duendes típicos de Islandia en Navidad que viven en las montañas y, durante los 13 días previos a la Navidad, bajan hasta las casas para llenar de regalos los zapatos de los niños si han sido buenos. Adorable, ¡por supuesto!

Puede interesarte...

Lugares de cuento: 30 ciudades para visitar en Navidad

¡Para que todos los días sean navidad! Así celebran los famosos estas fiestas

Ranking de los 30 famosos más sexys de 2019, ¡ya puedes terminar la lista de los reyes magos!