Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Clotilde Reiss: al fin liberada

© Sipa
Mujer hoy

Clotilde Reiss: al fin liberada

por Elena Bonet Publicado en 17 de mayo de 2010

¡Al fin libre! Clotilde Reiss, de 24 años, licenciada en Ciencias Políticas y apasionada por la civilización persa, acaba de volver a Francia tras haber pasado diez meses en la cárcel de Teherán.
La joven francesa fue acusada de "espionaje" por haber formado parte en las manifestaciones anti-gubernamentales en junio del 2009 y por haber realizado y difundido fotografías a través de su móvil. A pesar de haber proclamado su inocencia, Clotilde Reiss fue arrestada y detenida durante casi diez meses.

La liberación
Clotilde Reiss fue condenada por el Tribunal revolucionario de Teherán a dos penas de 5 años, o una multa de 230 000 €. Una pena no lejos de la absolución, según su abogado Me Mohammad-Ali Mahdavi Sabet, quien la pagó sin hacer ningún llamamiento. Desde agosto del 2010, la joven fue liberada bajo fianza y llevada a una residencia.

¿Un trapicheo?
Muy pronto surgieron rumores sobre un supuesto trapicheo político. Algunos observadores piensan que esta liberación ha ocurrido justo varios días después de la decisión francesa de no extraditar a los Estados Unidos al prisionero iraní Majid Kakavand, como estaba previsto, sino liberarlo y reenviarlo a Irán. Otros apuntan a las tensiones franco-iraníes sobre la cuestión nuclear...

Estos rumores han sido desmentidos por ambas partes. Bernard Kouchner aseguró, el pasado domingo, que la liberación de Clotilde Reiss no ha sido objeto de "ningún trapicheo", declaración tomada del portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores.

Sus primeras declaraciones
A penas aterrizada en su país natal, Clotilde Reiss estuvo conversando durante veinte minutos con Nicolas Sarkozy en el Eliseo. La joven agradeció al presidente francés haber defendido su inocencia y haber rendido homenaje a sus compañeros de cárcel, así como a los dos prisioneros que estuvieron en el juicio, y que hoy serán ejecutados.


L. L Goff

por Elena Bonet

Puede interesarte