Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / La DGT aumenta los controles de uso del cinturón y las “sillitas” infantiles

Mujer hoy

La DGT aumenta los controles de uso del cinturón y las “sillitas” infantiles

por Carlos Cerdeña Creado en 10 de septiembre de 2013
© Thinkstock

En España todavía mueren más de 200 personas al año por no abrocharse el cinturón de seguridad. En lo que va de 2013 ya han fallecido 79 personas en accidentes en vías interurbanas que no llevaban puesto el cinturón. La Dirección General de Tráfico realizará entre este lunes y el próximo domingo una campaña de control y sensibilización sobre el uso del cinturón de seguridad y las “sillitas” infantiles.

La campaña de este año se propone concienciar a los que todavía creen que ponerse el cinturón no es importante. “Aunque los dispositivos de retención no impiden que ocurran accidentes, éstos juegan un papel muy importante en la gravedad de las heridas sufridas por sus ocupantes en caso de accidente”, aseguran fuentes de la DGT.


La utilización del cinturón de seguridad es obligatorio, y no llevarlo puesto es una infracción grave que supone la retirada de 3 puntos del carné y una sanción económica de 200 euros. La Organización Mundial de la Salud apuntaba en su último informe que con el gesto de abrocharse el cinturón, el riesgo de muerte entre los pasajeros de los asientos delanteros se reducía entre un 40% y un 65%. El porcentaje es aún más elevado en los asientos traseros, en los que llevar el cinturón reduce las probabilidades de muerte hasta en el 75% de los casos.

Este año la campaña pone el énfasis en la seguridad infantil. Según datos de la propia DGT, un niño sin sujeción multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales o graves. Además, el noventa por ciento de las lesiones graves o mortales se podrían haber evitado utilizando simplemente sistemas de retención. “No se debe llevar nunca a un niño en brazos, ni utilizar el cinturón de seguridad del adulto para protegerle”, recuerda Tráfico.



Puede interesarte...

    por Carlos Cerdeña