Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Seis turistas españolas y una mexicana violadas en Acapulco

© Investigación policial en México (archivo)
Mujer hoy

Seis turistas españolas y una mexicana violadas en Acapulco

Sara Cuesta
por Sara Cuesta Publicado en 5 de febrero de 2013
A-
A+

De acuerdo con los hechos explicados por la procuradora (fiscal) general de Justicia del Estado de Guerrero, Martha Elba Garzón, un grupo de entre diez y quince individuos armados y encapuchados irrumpieron en el establecimiento de playa Bonfil en el que se alojaban las muchachas, sometieron al personal, robaron pertenencias por un valor total de más de 116.000 euros (2 millones de pesos) y, finalmente, entraron en los bungalós donde dormían las jóvenes y abusaron sexualmente de ellas.

Según informan desde abc.es, las mujeres se presentaron junto a varios funcionarios de Turismo ante la Agencia del Ministerio Público para la Atención de Delitos Sexuales donde el caso fue reportado en primera instancia al servicio de emergencias como robo en domicilio. Una vez que las autoridades confirmaron la agresión sexual, los efectivos de la Policía Investigadora Ministerial se desplazaron hasta el lugar de los hechos para investigar más a fondo lo sucedido.

Las reacciones políticas y diplomáticas en torno al suceso
Quizás en un intento por amainar la situación de cara al turismo español en el país mexicano, el Ministerio de Asuntos Exteriores español ha querido remarcar que Acapulco es la única excepción que presenta problemas de seguridad dentro de las zonas turísticas más importantes del país.

Por otro lado, y en relación con los recientes y traumáticos acontecimientos, el alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto, declaró en una rueda de prensa que «es muy lamentable lo que ha sucedido, pero, bueno, esto sucede en cualquier parte del mundo».


Puede interesarte...

  • La ablación, un atentado contra la mujer
  • Muere una niña en Pakistán a manos de sus padres
  • En Marruecos las violaciones ya no se podrán "lavar" con el matrimonio
  • por Sara Cuesta