Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Una mujer en huelga de hambre por ser arrestada tras intentar ver un partido de voleibol masculino

Mujer hoy

Una mujer en huelga de hambre por ser arrestada tras intentar ver un partido de voleibol masculino

por El equipo editorial Creado en 10 de octubre de 2014
Una mujer en huelga de hambre por ser arrestada tras intentar ver un partido de voleibol masculino© Getty

Ghoncheh Ghavami, la mujer británico-iraní de 25 años, que fue arrestada por querer ver un partido de voleibol masculino en Irán, se ha proclamado en huelga de hambre en forma de protesta por su detención.

De nuevo somos testigos de un caso de privación de los derechos de las mujeres que irracionalmente se siguen dando en países como Irán. Ghoncheh Ghavami es la protagonista de esta increíble historia, una mujer británico-israelí de 25 años que fue arrestada el pasado 20 de junio a las puertas del estado Azadi de Teherán cuando participaba en una manifestación que pedía que las mujeres tuvieran acceso al partido entre las selecciones de Irán e Italia.

Esto es así porque en Irán las mujeres tienen prohibido el acceso a ver los partidos de equipos masculinos en varios deportes, como el fútbol y el voleibol, según informaba la agencia de noticias Reuters. Ghoncheh fue liberada poco después, pero de nuevo a los pocos días fue arredtada por pedir varios objetos que le fueron confiscados durante su primer arresto.

Descubre: Una mujer arrestada por intentar ver un partido de voleibol masculino
© Getty

La encarcelación de Ghoncheh ha provocado la protesta por parte de las mujeres iraníes recordando al presidente del país, Hasán Rohani, haber prometido una mayor libertad después de su reciente nombramiento hace poco más de un año.

Ahora, la noticia ha vuelto a saltar a los medios de comunicación dando un giro todavía más preocupante a la historia y es que hace unos días la mujer se proclamó en huelga de hambre en forma de protesta por su arresto. Mientras, el gobierno británico ha expresado su oposición a esta detención, que tuvo lugar poco antes del arresto del periodista irano-estadounidense Jason Rezaian, quien trabajaba para The Washington Post, y su esposa, Yeganeh Salehi, corresponsal del diario emiratí The National.