Inicio / Mujer hoy / Feminismo / El feminismo de Frida Kahlo: frases inolvidables de la pintora mexicana

El feminismo de Frida Kahlo: frases inolvidables de la pintora mexicana

"Soy mi propia musa. Soy la persona que mejor conozco. Soy la persona que quiero mejorar" o "Árbol de la esperanza, mantente firme" son solo dos de las frases más inspiradoras escritas por la artista. Frida Kahlo es uno de los iconos más representativos e influyentes del siglo XX y ha dejado tras de sí un importantísimo legado artístico entre obras pictóricas y poemas. Y aunque seguramente hayas escuchado hablar de ella y hayas leído numerosos artículos acerca de su vida, pensamos que mereces conocer cada detalle.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón era el nombre completo de una de las mujeres más apasionantes e inspiradoras que marcaron la cultura del siglo XX. Esta pintora y poetisa mexicana nació el 6 de julio de 1907 en la ciudad de Coyoacán, por aquel entonces un suburbio de México. El dolor y la enfermedad estuvieron muy presentes durante su vida, ya que con solo 6 años contrajo poliomielitis y años después, en 1925, sufrió un accidente de tráfico mientras viajaba en un autobús que fue arrollado por un tranvía. El vehículo quedó aplastado contra un muro y destruido y, como consecuencia, su columna vertebral, sus clavículas, su hueso pélvico y sus costillas se fracturaron. Además, sufrió daños en un hombro, un pie, su pierna derecha y graves lesiones internas causadas por un pasamanos que la atravesó desde la cadera hasta la vagina. Después y a causa del incidente, fue sometida al menos a 32 operaciones quirúrgicas, motivo por el que pasó postrada en una cama gran parte de su vida.

Gran parte de su creación pictórica gira entorno a la enfermedad y el sufrimiento, obras en las que mostraba su padecimiento y las dificultades que entrañaba. Su pintura se basa en el autorretrato y se caracteriza por la utilización de colores vivos y la clara influencia del folklore mexicano. Sin embargo, su espíritu crítico, su transgresora creatividad y su fuerte e inusual personalidad desentonaban en su época: dentro de un mundo dominado por hombres, Frida se movía en ambientes poco convencionales; tuvo amantes de ambos sexos, entre ellos el revolucionario ruso León Trotski –cuyo asesinato se atribuyó a la artista–; y se desmarcó de los valores propios de la época por sus fuertes principios. Una de las curiosidades que quizás no conozcas de la artista mexicana es que Frida solía decir que había nacido tres años después de la fecha real, en 1910. Pero esta excentricidad está lejos de tener una motivación vanidosa. Más bien estaba relacionada con la Revolución Mexicana, que se inició ese mismo año, y con el fin del gobierno del presidente Porfirio Díaz.

El gran amor de su vida fue el muralista Diego Rivera, a quien ella definió como el "el segundo gran accidente de mi vida" y con quien mantuvo una relación tan pasional como tormentosa. El matrimonio no tuvo hijos, lo que fue una de las grandes fuentes de angustia en la vida de Frida junto con las infidelidades de su marido. Pero él, para ella, lo era todo: su niño, su amor, su universo. Sin embargo, en una ocasión dijo: "¿Por qué le llamo 'mi Diego'? Nunca fue ni será mío. Es de él mismo".

Cada uno consideraba al otro el mejor artista de México. Este orgullo mutuo influenció las obras de ambos a pesar de que trabajaban estilos y formas muy distintos. Diego Rivera trabajaba incansable los murales de temas políticos subido a un andamio, mientras Frida pintaba sus autorretratos confinada en un hospital o postrada en una cama. Su figura con una máscara, la representación de sus órganos internos o su rostro con el busto de Diego coronando su frente. Obras plagadas de dolor, decepciones, sufrimiento, traición y esperanza. Porque Frida vivía entre esta y la desesperación. Y a pesar de todo ello, nunca dejó de agradecerle a Diego lo que hizo por ella. Ejemplo de ello son algunas de las frases que le dedicó: "Jamás en toda la vida olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera" o "Yo, que me enamoré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar".

Y así lo plasmaba en sus creaciones artísticas, pinturas y poemas. De nuevo dedicada a su amado Diego, escribió una de sus mejores citas: "Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí".

Evitaba y detestaba ser etiquetada. Muchos la definieron como una artista surrealista. Diego, por su parte, la catalogó como realista, algo con lo que coincidió Hayden Herrera, su biógrafa, que en una ocasión dijo que Frida tenía "los pies muy sobre la tierra al representar imágenes reales de la forma más literal y directa". Porque con su arte Frida consigue que "hechos y fantasías se entremezclan como si fueran inseparables e igualmente reales".

En una ocasión Frida escribió que con sus pinturas quería expresar la parte más franca de su ser: "es lo más sincero y real que he podido hacer para expresar lo que yo he sentido dentro y fuera de mí misma".


El feminismo de Frida Kahlo

A principios del siglo XX el arte seguía siendo un espacio de hombres, donde ellos eran los únicos que recibían reconocimiento. Así, Frida fue una de las mujeres que abrió un camino transitable al resto de mujeres que querían explotar su talento. Y, en parte gracias a ella, pudieron hacerlo.

Kahlo trabajó su imagen como el centro de su obra porque decía que ella misma era lo que mejor conocía. Desoyó las normas de género y los estereotipos –masculinizó su aspecto y dio visibilidad a las mujeres con vello facial– y enfocó sus creaciones a la lucha por la igualdad. Sobre ello, escribió en una ocasión: "La parte más importante del cuerpo es el cerebro. De mi rostro me gustan mis cejas y mis ojos. Aparte de eso no me gusta nada más. Mi cabeza es demasiado pequeña. Mis pechos y mis genitales son corrientes. Del sexo opuesto, tengo el bigote y el rostro en general". Y es que Frida no mostró interés por la belleza tradicional. Más bien, a través de sus autorretratos, reivindicó la belleza diferente, la importancia de la inteligencia y el saber amar. Sin condiciones. Y con su pintura, nos invitaba a que viésemos el mundo y su época a través de sus ojos.

En sus pinturas hablaba de la libertad sexual, el aborto, la lactancia, la maternidad y los derechos femeninos. Se consideraba una mujer libre y por ello decidió dar voz a las mujeres enjauladas que no la tenían. Y para ellas, escribió: "enamórate de ti misma, de la vida y luego de quien tu quieras".

Pero no fue esto lo único que la artista mexicana hizo por el feminismo y la igualdad. Defensora del marxismo, Frida también dedicó gran parte de sus esfuerzos a luchar por la igualdad en el plano político, un espacio entonces casi exclusivamente reservado a los hombres. 

Así, Frida se convirtió en un símbolo del feminismo y sigue siendo hoy en día un referencia en la lucha contra los roles de género, los derechos de las mujeres, la igualdad y la libertad. Frida jamás creyó en las clases sociales y por ello siempre se comportó de igual manera con todos. Era una mujer humilde, sencilla e inteligente que lo demostró con algunas de sus citas más famosas. Una de ellas es la siguiente: "Solía creer que era la persona más extraña del mundo, pero luego pensé entre tanta gente en el mundo debe haber alguien que se sienta como yo, estrafalaria y defectuosa. Me imagino que ella está ahí fuera pensando también en mí. Bueno, espero que si lees esto sepas que sí, que es verdad, estoy aquí y soy tan extraña como tú".

"Pies, para qué los quiero, si tengo alas para volar". Puede que esta sea una de las frases más conocidas de Frida Kahlo. Esta frase, que acompaño con una ilustración de unos pies que se convertían en una maceta floreciente a la altura de la rodilla, fue escrita por la artista en su diario personal en 1953, un año antes de su muerte. Con ella, Frida nos transmitía que, a veces, no caemos en la cuenta de que solo necesitamos herramientas básicas para alcanzar nuestros objetivos. No sabemos el potencial inmenso que hay dentro de nosotros mismos.

Frida nos inspira y nos invita a mirar más allá. Nos llena de esperanza y nos invita a creer, a crea y a luchar. Queremos homenajear la obra y vida de esta prolífica artista mexicana recopilando algunas de sus mejores frases y citas. Aquí te dejamos una selección de las mejores y las más inspiradoras, lecciones que todos deberíamos aplicar en nuestro día a día para luchar, vivir y amar sin miedo. Pero también, y sobre todo, a amarnos a nosotras mismas.

"Tú mereces lo mejor de lo mejor, porque tú eres una de esas pocas personas que, en este mísero mundo siguen siendo honestas consigo mismas, y esa es la única cosa que realmente cuenta".


Te puede interesar...

20 frases feministas del cine que toda mujer debería recordar

¡Por la igualdad! 60 frases feministas de mujeres famosas

¡Celebra el amor! 25 frases para enamorar a ese alguien especial