Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Cómo afecta el estrés a nuestra piel?

Belleza

¿Cómo afecta el estrés a nuestra piel?

por Patricia Álvarez Publicado en 4 de marzo de 2015

Tener tres reuniones al día, recoger a los niños del cole, ir al gimnasio, cena con las amigas... Llega un momento en nuestro ajetreo diario en el que el cansancio se hace con el control, y eso no sólo nos afecta a nivel psicológico. A nuestra piel le afecta el estrés tanto como al resto del cuerpo, impidiendo a las células recuperarse y regenerarse. ¿El resultado? Rojeces, falta de uniformidad, poros más visibles, tez apagada... ¡Aprende cómo devolverle a tu rostro su aspecto saludable!

La cara es el espejo del alma. Seguro que has escuchado esta afirmación más de una vez, y lo cierto es que razón no le falta. Nuestra piel está íntimamente ligada a nuestras emociones, por lo que en ella se refleja de una forma muy clara nuestro estado de ánimo. Cuando nos sentimos bien, nuestra piel luce perfecta y sin ningún tipo de imperfecciones, y eso permite que luego el maquillaje realce aún más nuestra belleza natural.

Descubre: Famosas con la piel perfecta

Por desgracia, el estrés es un mal que cada día afecta a más mujeres, debido al ritmo de vida frenético y a los grandes niveles de autoexigencia a los que nos vemos sometidas a diario. Así, en épocas de mayor carga de trabajo nuestra piel se mostrará apagada, sin vida, con los poros dilatados e incluso bastante enrojecida. Además, una de las peores consecuencias de una piel estresada es la disminución de su barrera protectora, por lo que ésta se vuelve frágil y más sensible a las agresiones externas.

Para acabar con estos problemas cutáneos lo principal es contar con el tratamiento adecuado, ya que nuestras cremas habituales seguramente no nos ayudarán demasiado, y puede que incluso empeoren el estado de nuestra piel, en función de su composición.

¿Qué activos debo buscar en mi tratamiento?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro tratamiento no debe limitarse a tratar la superficie de la piel, sino que para que sea realmente efectivo debe incidir también en el corazón de las células. En las capas más profundas de la piel lo más recomendable es combinar los alfahidroxiácidos AHA presentes en algunas frutas, como las bayas de Schizandra. Éstos actúan como un micro-exfoliante que favorece la regeneración celular proporcionando una mayor luminosidad al rostro. La creatina, por su parte, es un activo que refuerza la barrera protectora de la piel para conseguir que ésta resista mejor las agresiones externas y se repare a sí misma con más eficacia.

Sin embago, en la superficie de la piel, lo que buscamos es refinar su textura, difuminando las imperfecciones y eliminando los brillos. Por ello, necesitamos un tratamiento que contenga extracto de piña, que exfolia la piel con suavidad para mejorar su regeneración, alisando su textura; extractos de lentejas y hamamelis que ayudan a minimizar los poros y suavizar la textura de la piel; polvos de bambú, que contiene una gran cantidad de sílice y favorece la absorción de los brillos y extractos de eucalipto y anís, que controlan el exceso de grasa en la piel.

Nuestra recomendación: Skin Therapy Perfect de Lancaster

Las disfunciones celulares a todos los niveles son la principal causa de las imperfecciones y de la piel irregular. Por ello, Lancaster ha creado Skin therapy Perfect, una gama completa de productos que equilibran y mejoran la textura y el tono de la piel gracias a su acción perfeccionadora. Toda una rutina anti-agotamiento para recobrar la calidad de la piel y un aspecto saludable, compuesto por un fluido de día con protección solar reforzada con tecnología infrarroja, una crema disponible en dos texturas (normal y enriquecida), un producto para el contorno de los ojos, y un concentrado difuminador y perfeccionador. Todos ellos hidratan en profundidad, y ofrecen distintas texturas para una piel radiante en un abrir y cerrar de ojos.

¡Dile adiós al cansancio y deja paso a una piel saludable y llena de vida, hidratada y perfectamente renovada!

por Patricia Álvarez