Inicio / Decoración / Ideas y Trucos

Decoración

Preparar una pared antes de decorarla

por mvega Creado en 26 de marzo de 2008
Preparar una pared antes de decorarla

Antes de colocar un papel pintado o dar una capa de pintura a una pared, es mejor que se encuentre en perfecto estado. La preparación de las paredes y techos necesitará diferentes operaciones: lavar, tratar, guarnecer o rasear.

Antes de colocar un papel pintado o dar una capa de pintura a una pared, es mejor que se encuentre en perfecto estado para evitar desastres decorativos. La preparación de las paredes y techos necesitará diferentes operaciones dependiendo del estado de la superficie: lavar, tratar, guarnecer o rasear.

Limpiar y tratar
En primer lugar, deberás eliminar el polvo, grasas y suciedades con la ayuda de un cepillo más o menos duro, lejía especial para edificios, quitamanchas o incluso decapantes de pintura.
Si la pared está húmeda, aplica un producto impermeabilizante. Si tiene moho, aplica un producto que actúe contra ello. Por último, si se descascarilla como una escayola vieja, por ejemplo, aplica un endurecedor. Podrás eliminar la eflorescencia con un producto neutralizante o una solución de ácido clorhídrico (25% de ácido en agua).

Guarnecer
Guarnecer consiste en eliminar los defectos de la superficie de la pared, esto es, pequeños agujeros de clavos, grietas y golpes.
Previamente, una grieta se debe abrir con un raspador para que la masilla se adhiera bien. Después, líjala con un cepillo de latón para eliminar las partículas mal acopladas. Rellena la grieta con la masilla introduciéndola bien hasta el fondo.
Utiliza masillas preparados, en pasta o polvo que se disuelve en agua. Un buena masilla debe tener una buena adherencia y secarse rápidamente. Aplícala con una espátula de 5 a 10 cm. Una vez se haya secado, líjala con un abrasivo fino y una hoja de lijar.

Atención Una masilla nueva tarda mucho tiempo el secarse por completo: 3 meses para una masilla de cemento y 6 para una masilla de escayola.

Rasear
Todavía falta una operación antes de decorar la pared: el raseado. Consiste en aplicar sobre toda la superficie de la pared una capa fina de masilla para volverla completamente lisa. Utiliza la masilla "de raseado" y aplícala con una espátula larga (20 cm de largo) o un cuchillo bien afilado. Aplica una capa de 1mm sobre una superficie de 50 cm². Alisa con el lado afilado de la espátula por las bandas verticales.

Ahora ya puedes pintar o tapizar la pared a tu gusto.

Atención Una pared que se descascarilla, que presenta moho o eflorescencia, húmeda o recubierta de polvo y suciedad no permitirá que el pegamento o la pintura se adhieran. Asimismo, para obtener un acabado liso, es necesario que la pared sea plana. En resumen, si no preparas la pared antes de adornarla, te arriesgas a un desastre decorativo.

mvega
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …