Inicio / Ocio / Viajes

Ocio

El efecto Desalia

por Patricia Álvarez Creado en 11 de junio de 2019
El efecto Desalia© JuanAlejos_Desalia_20190606_2

Hay un party después del party que se llama el after party

Una canción pegadiza que no te puedes sacar de la cabeza durante días, una experiencia que no se compra con dinero o una maleta llena de recuerdos imborrables... Todo eso y mucho más es Desalia. Te contamos todo lo que dio de si su duodécima edición. ¡Bienvenidas a Desalia Live Ahora!

Video por Patricia Álvarez

Como cada año, cuando Desalia cierra sus puertas, a todos los que hemos tenido la suerte de vivir en nuestras propias carnes el festival de Ron Barceló, nos invade una extraña sensación de melancolía parecida a la que vivías de pequeña al despedirte de tus amigos del campamento de verano o al volverte a la ciudad tras unas vacaciones en el pueblo. Esto por supuesto tiene un nombre, la Depresalia, y aunque no estamos seguras de que la RAE vaya a incluir este término en el diccionario en breve, se trata de un sentimiento real que viene provocado por todos estos motivos:

1. Es una experiencia completa

Si te gusta la música, ir a un festival será uno de tus planes favoritos del verano, pero es que Desalia es mucho más que eso. Es una semana de vacaciones con tus amigos, viviendo (literalmente) con 1000 personas igual de fiesteras y buenrrolleras que tú, y coincidiendo en cualquier rincón con los artistas invitados, los influencers más seguidos y hasta los actores del momento.

Y es que, si viajar ya es una de las cosas que más une entre amigos, ¿cómo no vas a acabar conociendo un montón de gente si vives, comes, duermes y hasta compartes piscina con ellos? De repente, los desconocidos pasan a formar parte de tu familia desaliera y eso es algo que ya no tiene vuelta atrás.

© JuanAlejos_Desalia_20190606_1

2. La recompensa está en el viaje, no en el destino

Cada año Desalia cambia de ubicación, lo que implica que lo especial de este festival no es el lugar donde se celebre (aunque cada año se lo curren más en elegir la localización y montar una logística espectacular), sino el viaje en sí. Pasar 5 días en los que disfrutar a lo grande sea tu mayor preocupación, y la diversión y la buena música estén aseguradas en todo momento.

Este año se celebraba por primera vez en costas españolas, concretamente en Islantilla (Huelva), lo que ha supuesto una autentica revolución para los habitantes de la zona, pues cada día decenas de jóvenes montaban guardia a las puertas del recinto para poder vislumbrar cómo es vivir un Desalia de cerca, lo que nos lleva al siguiente punto...

3. Tú no eliges Desalia, Desalia te elige a ti

Seguramente una de las cosas más especiales de Desalia es que es una experiencia que no se puede comprar con dinero. Nadie puede asistir a menos que sea invitado o gane una plaza a través de los concursos que Ron Barceló crea en las semanas previas en sus redes sociales. Por ello, cada año miles de jóvenes compiten por ganarse su sitio y poder vivir así en primera persona lo que significa ser un verdadero barcelover.

Además, este año quisieron añadir un toque aún más exclusivo con la creación de merchandising (gorras, sudaderas, toallas y hasta unas zapatillas Morrison diseñadas por Maxi Iglesias) que solo iba a estar a la venta en Desalia, y cuya recaudación iba destinada íntegramente a Fundación Centro de Estudios Marinos de Huelva.

4. Las sorpresas están aseguradas

Otro de los atractivos de Desalia es que cada día es diferente al anterior, y cada noche la fiesta tiene una temática distinta. Pero además, siempre sorprenden a los asistentes con actividades y actuaciones sorpresa, como la que ofreció en la piscina Guitarricadelafuente, o el concierto privado que Carolina Durante realizó para unos pocos afortunados en un enclave idílico con la puesta de sol onubense de fondo.

© Ron Barceló Desalia_Guitarrica 05.06

5. Vive ahora como forma de vida

Si hay un lema que ha acompañado a Ron Barceló durante años, ese es sin duda "Vive ahora". Sin embargo, detrás de esas dos palabras se esconde toda una filosofía de vida, una manera de disfrutar del presente sin preocuparte de lo que vendrá, y de coleccionar momentos que formen en nuestra memoria, nuestra retina (y nuestras redes sociales) una galería perfecta de "ahorismos" que nos acompañarán toda la vida.

Y es que, cuando entras en Desalia lo haces con una maleta llena de ropa y zapatos, y cuando te vas te la llevas hasta arriba de risas, miradas cómplices, nuevas amistades y recuerdos increíbles.

Y además:
Con mil millas de fiesta a las espaldas
10 razones por las que debes vivir Desalia al menos una vez en la vida
Desalia llega por primera vez a las playas españolas

Patricia Álvarez
Patricia Álvarez es la redactora jefe de enfemenino. Aunque su andadura académica comenzó algo alejada del periodismo (estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad de Alicante), pronto descubrió que su …