Inicio / Ocio / Viajes / Bahamas: el sueño de una noche de verano

Ocio

Bahamas: el sueño de una noche de verano

por Redacción Joyce Creado en 3 de junio de 2015

Bienvenidos al refugio de Hemingway, los Duques de Windsor y el mítico Barba Negra... Bienvenidos a las Islas del Junio Perpetuo.

Su nombre es poderoso, evocador de paraísos, playas de arena fina y aguas transparentes... Y es que, aunque la casualidad quiso diseminarlas en el Océano Atlántico, las 700 Islas Bahamas -cada una con su propia diversidad y atractivos- reúnen y superan lo mejor del Caribe.

Bahamas © GUILLERMO REPARAZ

En avioneta, a ras del agua o incluso aguantando la respiración a varios metros de profundidad, las Islas Bahamas son incapaces de dejar indiferente a nadie. Su visión desde el cielo es sencillamente espectacular: islas cercadas por islotes, islotes rodeados por rocas deshabitadas, el tercer banco de corales más grande del planeta... Su sinfonía de colores resulta alucinógena y es capaz por sí sola de embarcarnos en un ánimo proclive a la felicidad. Tonos vivos, luminosos, brillantes, incluso en los días nublados, no más de 45 al año según las estadísticas (por algo George Washington se refirió a ellas como las ‘Islas de Junio Perpetuo’).

Los amantes de los cálidos chapuzones disfrutarán aquí de las aguas más claras del mundo, con visibilidad a más de 200 pies (61 metros), y un sinfín de actividades acuáticas, entre las que destaca el descubrimiento de especies como ballenas, delfines (ejemplares de ballenas azules, yubartas o ballenas joroba y delfines pintados) o tiburones, con los que podremos bañarnos, sin peligro alguno ni jaulas de por medio, y hasta darles de comer en el Bimini Sands Resort&Marina de Bimini.

Las mágicas proporciones de su naturaleza se revelan en otra cifra mágica, y es que en su isla de Great Inagua, auténtica reserva natural, la proporción de flamencos en relación a personas es de 61:1. No es de extrañar. En Bahamas, sólo 24 de sus 700 islas están habitadas, sirviendo como eje de los encantos del resto. De entre ellas, Nassau, su capital, está ubicada en la isla de New Providence, vecina de Paradise Island y sólo separadas por un puente de 180 metros de longitud. Estas dos islas combinan entre ellas lo mejor del glamour internacional y el sosiego tropical, ofreciendo a los viajeros la libertad de hacer de todo o simplemente nada. La primera de ellas conserva antiguas casas señoriales y mansiones de la época colonial, iglesias y un fuerte del siglo XVIII. Además, su biblioteca pública se encuentra en un antiguo presidio. A lo largo de su calle principal, Bay Street, se concentran la mayoría de tiendas de lujo libres de impuestos, en las que pueden comprarse artículos de las mejores marcas a precios interesantes. Por su parte, en Paradise Island se encuentra el gigantesco resort Atlantis, una mole rosada con 3.656 habitaciones, famosa por albergar cada año el campeonato más importante de póquer del planeta.

Más al oeste, junto al aeropuerto internacional, destaca Love Beach, otra encantadora playa escenario del Compass Point Beach Resort (www.compasspointbeachresort.com): 19 casitas de madera de colores vivísimos y un estudio de grabación de gran prestigio por el que han desfilado artistas de la talla de Lenny Kravitz, los Rolling Stones, Eric Clapton o U2. Pero si hablamos de playas no hay que olvidar Pink Sands Beach, junto a la Isla de Eleuthera, en Harbour Island. Se trata de una maravilla de arena fina coralina de color rosado, incluida por The Travel Channel entre las diez mejores del planeta. Y qué decir de su historia. En 1492, Cristobal Colón desembarcó en San Salvador, al este de Bahamas. Tras observar las aguas alrededor de las islas dijo: “baja mar”, bautizando definitivamente el área como ‘Bahamas’, o ‘Islas del Mar Bajo’. Al estar localizadas cerca de Florida y junto a concurridas rutas de navegación, llamarían la atención de exploradores, colonos, invasores y mercaderes. Sus tierras, pobladas por los pacíficos indios lucayán, no alcanzarían relevancia hasta 1647, con la aparición de los primeros colonos ingleses procedentes de las Bermudas. Setenta años bastarían para convertirla en colonia británica. Base ideal de piratas y corsarios con posterioridad, como Francis Drake o Barba Negra, alcanzó su propia soberanía el 10 de julio de 1973, colocando fin a 325 años de dominio británico. Con más de 270 años de gobierno democrático, las Islas Bahamas son uno de los países más estables del mundo políticamente. Tanto es así que ni siquiera cuentan con su propio ejército. El turismo, invento capital del siglo XX, floreció especialmente aquí en la década de 1920, cuando la Ley Seca trajo turistas norteamericanos ricos a las islas, y cuajaría definitivamente a partir de los años 60, al ahuyentar la revolución castrista a todos aquellos que hasta entonces preferían a la vecina Cuba. Hoy su nombre nos remite a grandes leyendas: a Ernest Hemingway, que viviría entre 1935 y 1937 en Bimini, capital mundial de pesca, en donde escribiría El Viejo y el Mar. O los duques de Windsor, tras renunciar Eduardo al trono, y convertido años más tarde en gobernador real (de 1940 a 1945). Hoy, a través de su coqueteo con el mundo del celuloide – en clásicos como Cocoon I y II, 007 contra el Doctor No, Piratas del Caribe, Splash...- o de manera personal, descubriendo sus encantos infinitos, nos quedan innumerables historias por vivir en este mágico archipiélago.

Cómo llegar:

En avión. Iberia ofrece vuelos diarios desde Madrid a Miami con una duración de 9 horas.
Desde allí puede tomarse un avión de American Eagle (www.aa.com) hasta Nassau (298km/65 minutos).

Dónde dormir:

NASSAU
GRAYCLIFF HOTEL
Una pareja encantadora -Enrico y Anna Maria Garzaroli- regenta este hotel boutique y restaurante cinco estrellas situado en una mansión de 250 años, antigua propiedad de los Duques de Windsor. Cuenta con una de las mayores bodegas de las Américas, con más de 175 mil botellas de los mejores vinos del mundo y hasta su propia fábrica de puros.

NORTE DE ELEUTHERA
HARBOUR ISLAND THE LANDING
Antigua propiedad con encanto de 1800 situada frente al puerto. Cada habitación es un nido de amor.


EXUMA
HOTEL SANDALS EMERALD BAY
Mayordomo privado, habitaciones de lujo a pie de playa y todo incluido. Una buena alternativa si se viaja en pareja.

Qué hacer

NASSAU
STRAW MARKET
Mercado de la Cestería, único lugar donde se regatea.
POTTER’S CAY y ARAWAK CAY
En estos dos lugares pueden encontrarse pequeños puestos en los que degustar la verdadera comida bahameña.
NATIONAL ART GALLERY
En Villa Doyle. Una zambullida en el colorido arte bahameño
MAILBOATS (salen desde Nassau –Potters Cay- hacia prácticamente todas las islas de Bahamas y se utilizan como transporte de correo, alimentación y mercancías en general y con capacidad para unos pocos pasajeros).

NORTE DE ELEUTHERA
HARBOUR ISLAND
Descubrir en coche de golf Harbour Island y Dunmore Town.
PLAYA DE GREGORY TOWN
*Perfecta para amantes del surf.
*Visita al fashion tree, un almendro que sucumbió en 1992 al huracán Andrew.
*Pequeños pueblos como Gregory Town, con sus plantaciones de piñas, Governor’s Harbour, Tarpum Bay y Rock Sound, un verdadero paréntesis de autenticidad.

EXUMA
The Exuma Land & Sea Park, accesible únicamente por mar, es el refugio de numerosas especies terrestres y marinas.
Great Exuma y Stocking Island
Little Exuma y la playa del Trópico de Cáncer

Qué comer

El Conch (‘cobo’, ‘concha’) es un tipo de molusco grande oceánico que posee carne blanca, firme y desmenuzada. Es fresco crudo y delicioso. Puede ser frita, cocida, añadida a sopas, ensaladas, cocidos y croquetas. Su langosta roja es una variación espinosa y sin garras que se sirve a la plancha.

Texto: GUILLERMO REPARAZ

Y además:
El mayordomo, la mano derecha del millonario
Las vacaciones más caras del mundo

por Redacción Joyce