Inicio / Maternidad / Bebés y niños / ¿Hasta qué edad es recomendable que los niños usen chupete?

© iStock
Maternidad

¿Hasta qué edad es recomendable que los niños usen chupete?

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 12 de agosto de 2015
231 compartidos

Tras la polémica foto publicada por The Daily Mail de Harper Beckham de cuatro años en la que aparece con chupete, te contamos cuáles son los beneficios y los riesgos de su uso así como cuáles son las mejores alternativas para que por fin logre desprenderse de él.

La pequeña del clan Beckham está siendo el foco de muchas críticas en las redes sociales tras la publicación de una foto en el diario The Daily Mail en la que la niña aparece con chupete junto a su padre. El periódico plantea la cuestión de por qué Harper todavía sigue usando el chupe con casi cinco años de edad. Según asegura el diario americano los expertos dicen que esto "podría provocar problemas en el habla y los dientes" en la pequeña, además de afirmar que según la sanidad inglesa el uso del chupete está recomendado hasta los 12 meses y por tanto los famosos papás estarían transmitiendo un mal ejemplo a las familias británicas. Pues bien, tras esta polémica que ha suscitado todo tipo de comentarios, nosotras también hemos querido hacernos la misma pregunta, ¿hasta qué edad es aconsejable que los niños usen chupete?

Su utilización siempre ha sido un motivo de controversia y es que este complemento de los pequeños tiene tantos adeptos como detractores. Normalmente se asocia su uso en las sociedades avanzadas por diversos motivos: calma el llanto de un bebé, ayuda a conciliar el sueño, calma y relaja al pequeño en momentos de dolor... todas ellas situaciones que pueden provocar la ansiedad de los padres. Y es que además, hasta puede tener un efecto analgésico, según estudios probados, así como estar relacionado con el "estímulo de la succión no nutritiva en recién nacidos pretérmino y a término" y favorecer la disminución de que el bebé pueda sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), según asegura la Asociación Española de Pediatría (AEP). De hecho, muchos profesionales sanitarios piensan que "son inofensivos e incluso beneficiosos y necesarios para el desarrollo del lactante".

Pero también su uso está vinculado a una serie de riesgos que pueden verse agravados con un mal uso del mismo: "acortamiento del tiempo de amamantamiento y dificultades en la lactancia, el aumento de frecuencia de otitis media, problemas dentales y riesgo de accidentes", la deformación dental, entre otros... según señala la AEP.

© iStock

Recomendaciones para un buen uso del chupete

Los expertos de la AEP aconsejan tener en cuenta:

>En los recién nacidos que estén siendo amamantados se debe evitar su uso durante los primeros días de vida. Una vez que está asentada la lactancia materna se pueden usar, es decir, alrededor del primer mes.
>Los profesionales saben que a veces el chupete nos puede estar avisando de que existen dificultades en la lactancia. Hay que identificar estas situaciones y ayudar a las madres tanto en la técnica como dándoles confianza en sí mismas.
>En los niños que son alimentados con leche de fórmula se recomienda su uso mientras duermen ya que reduce el riesgo de el síndrome de muerte súbita del lactante.
>En las unidades neonatales, si no existe la posibilidad de poner al niño al pecho durante la práctica de un procedimiento doloroso, se le debe ofrecer como método de analgesia no farmacológica la succión de un chupete.
>Para evitar otros efectos adversos del uso del chupete se recomienda, en todos los niños, limitar su uso hasta los 12 meses de edad, lo cual incluye las edades de máximo riesgo del SMSL y aquellas en las que el lactante tiene más necesidad de succionar.
>Los profesionales de la salud deben informar a los padres de su buen uso y advertirles tanto de los beneficios como de los perjuicios para que adopten decisiones.

Las recomendaciones de los expertos

Una vez que tenemos claros cuales son los momentos idóneos y cuáles los más perjudiciales de utilizar el chupete, es conveniente tener en cuenta las siguientes situaciones según informan los expertos. Debes saber que:

>Desde la AEP se asegura que: "El chupete puede ser una de las causas por las que una madre note que tiene menos leche. Es importante recordar que la mamá produce leche a través de varios mecanismos: cuando el bebé vacía los pechos y cuando el bebé se agarra del pecho aunque no sea para comer".
>La doctora María Isabel Pescador, pediatra en el servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, afirma que: "Los riesgos comienzan a sobrepasar a los beneficios alrededor de los 6 a 10 meses de vida y parecen incrementarse tras los dos años de vida (...) Los efectos adversos dentales pueden ocurrir tras 24 meses de uso del chupete y los más significativos son tras 48 meses. La Asociación Dental Americana y la Academia Americana de Dentistas Pediátricos recomiendan desaconsejar el uso del chupete tras los cuatro años de edad".

También es importante saber que en el mercado podemos encontrar muchas opciones y alternativas para adaptar las formas de las tetinas según la edad del pequeño y así interferir lo menos posible en su formación dental.

¿Qué alternativas existen al chupete?

Con el chupete ocurre lo mismo que cuando los niños tienen la costumbre de chuparse el dedo, no existe un día en el que de repente dejen de hacerlo pero sí que debemos ir ayudándoles a prescindir de ello y es que es muy importante saber que cada niño tiene sus propias necesidades y marca sus propios tiempos. La retirada por tanto, no se debe hacer nunca de forma brusca sino poco a poco. Si no se ha dejado antes, que es lo recomendable, se aconseja que a partir de los dos años les ayudemos a quitar el chupete de su rutina diaria. Un buen momento es cuando comienzan a ir a la guardería o la escuela infantil. Asimismo "quitar el chupete puede ser una gran fuente de ansiedad para padres y niños. Existen algunas alternativas al chupete usadas en niños pequeños que incluyen acunarles, ponerles música suave, cantarles y darles masajes. A los niños mayores se les puede distraer con actividades, juguetes u otros objetos que les gusten", explica la doctora María Isabel Pescador.

​Aunque también existen otros métodos de retirada (un poco más directos), que han sido estudiados, que consisten en "incluir estímulos por parte de los padres como por ejemplo poner sustancias de sabor desagradable en el chupete". Mientras que por su lado, "la prevalencia de chuparse el dedo disminuye con la edad y la mayoría de los niños abandonan esta actividad de los 3 años y medio a los 4 años de edad. El hábito prolongado de succión digital puede afectar a la oclusión y el sistema esquelético facial, pero la forma del pulgar/dedo también puede verse alterada", concluye la doctora.

Y además:
Las mejores posturas para dormir durante el embarazo
Embarazo múltiple: qué riesgos conlleva

por Sara Hormigo 231 compartidos

Puede interesarte