Inicio / En forma / Bienestar / Leche sin lactosa: mitos y verdades que debes conocer

© iStock
En forma

Leche sin lactosa: mitos y verdades que debes conocer

por Redacción enfemenino Publicado en 19 de junio de 2017
246 compartidos

Dos tercios de la población mundial sufre intolerancia al azúcar de la leche, por lo que la producción de lácteos sin esta sustancia cada vez es mayor. En torno a estos productos sin lactosa, desde la leche hasta otros derivados, han surgido diferentes mitos que queremos desmontar.

La intolerancia a la lactosa, que afecta a cerca de la mitad de la población, ha tenido como consecuencia la aparición de gran variedad de productos que no la contienen. Pero, ¿sabes qué es exactamente esta sustancia? La lactosa es el azúcar de la leche, formada por dos moléculas: la galactosa y la glucosa. Cuando se produce la digestión de la misma, el intestino la divide en sus dos componentes. Para poder hacerlo, el intestino necesita una enzima especial, llamada lactasa. Si existe una deficiencia de esta enzima, se dificulta la digestión y es cuando aparece la intolerancia a la lactosa. Para evitar los problemas que conlleva (dolor estomacal, pesadez, gases...) lo más importante es dejar de consumir leche, sus derivados y otros productos que contengan lactosa.

Afortunadamente, cada vez existen más opciones sin lactosa, desde leche hasta quesos, yogures o helados, que permiten a los intolerantes seguir consumiendo lácteos. Sigue leyendo y descubre algunos mitos que han surgido en torno a ellos. Para empezar, te adelantamos que si crees que su sabor no es igual de rico... ¡te equivocas! Y como prueba de ello, te invitamos a que eches un vistazo a nuestra galería: postres deliciosos elaborados con helados sin lactosa La Lechera, de Nestlé. ¿Podrías resistirte a alguno de ellos?

© Nestlé

1. Solo los intolerantes pueden tomar leche sin lactosa

¡Falso! Cualquier persona que no padezca alergia a la proteína de la leche puede tomar leche sin lactosa. La única diferencia que tiene con la leche normal, al igual que otros lácteos sin lactosa, es que no contiene el azúcar de la leche. El resto de propiedades nutricionales no son alteradas en el proceso.

2. No todos los productos para intolerantes a la lactosa son iguales

¡Verdadero! En el mercado puedes encontrar tanto leche como otros lácteos bajos en lactosa o sin lactosa. Los que son bajos en lactosa contienen una cantidad inferior a la que suelen tener en su estado natural (entre 0,1 gr y 1,8 gr por cada 100 ml) y los que son sin lactosa no sobrepasan los 0,1 gr cada 100 ml. Por eso, si quieres asegurarte de que compras un producto libre de lactosa, te recomendamos que busques en el etiquetado el logo "sin lactosa" de una asociación externa a la marca. Un ejemplo de ello son los helados sin lactosa la Lechera, que están certificados por ADILAC. Además, tampoco contienen gluten, por lo que pueden ser el postre perfecto tanto para intolerantes a la lactosa como para celiacos.

3. La leche sin lactosa es más digestiva

Efectivamente, como tu intestino no tendrá que dividir la lactosa en el proceso de digestión, esta será más ligera. No obstante, esto lo percibirán especialmente las personas que sufren intolerancia a la lactosa.

4. Los productos sin lactosa tienen un sabor completamente diferente

Esto no es así. Aunque a los productos sin lactosa se les añade lactasa y esto provoca que tengan un sabor más dulce, cada vez existen más opciones en las que apenas se nota la diferencia. Las mejoras en el proceso tienen como consecuencia que se logre alcanzar un sabor cada vez más parecido al de los lácteos normales.

5. Los productos sin lactosa tienen menos calorías

¡Error! A no ser que el producto en concreto sea bajo en calorías, el contenido de azúcares entre la leche normal y la leche sin lactosa es el mismo.

6. Contienen menos nutrientes que los lácteos normales

Completamente falso. Los lácteos que no contienen lactosa mantienen los mismos nutrientes. Así que si tienes que consumirlos, ¡no te preocupes! Siguen siendo alimentos muy completos, ricos en calcio y otras propiedades muy beneficiosas.

¿Has aclarado tus dudas? Aquí te dejamos otros consejos de alimentación saludable que pueden interesarte.

Y además:
¡Adiós lactosa! Recetas deliciosas para intolerantes
Intolerancia a la lactosa: alternativas a la leche de vaca

por Redacción enfemenino 246 compartidos

Puede interesarte