Inicio / Maternidad / Concepción / Quiero ser mamá: ¿cómo puedo aumentar mis posibilidades de embarazo?

© iStock
Maternidad

Quiero ser mamá: ¿cómo puedo aumentar mis posibilidades de embarazo?

Elvira Sáez
por Elvira Sáez Publicado en 4 de octubre de 2015

Lo has decidido, quieres tener hijos. El problema es que ahora que estás en la búsqueda de un embarazo recibes todo tipo de informaciones contradictorias sobre la concepción. Si no tienes claro cómo puedes aumentar tus posibilidades, aquí resolvemos tus dudas.

Probabilidades de embarazo según la edad

Es probable que hayas escuchado que una mujer, de media, tarda entre 6 y 12 meses en quedarse embarazada, pero esto depende de su edad. De hecho, este factor es determinante en lo que se refiere a la fertilidad.

La mayoría de las mujeres pasan por su periodo más fértil a los 25 años. La fertilidad disminuye progresivamente a partir de los 26 y declina notablemente a partir de los 38. Una pareja de 25 años tiene aproximadamente un 25% de probabilidad de concebir un niño por ciclo y en promedio necesitan entre 3 y 6 meses. A los 35 años la probabilidad hasta el 12% y a los 42% al 6% por ciclo. Después de los 45 años los embarazos espontáneos son muy raros. De este modo, el 60% de las parejas en las que la mujer tiene 25 años logran el embarazo después de 6 meses, el 80% después de un año y el 90% después de dos. Estos porcentajes se reducen a la mitad cuando la mujer tiene 35 años y a los 42 tan solo un 12% de las parejas tienen un hijo en dos años.

A los hombres también les afecta el descenso de fertilidad
Al contrario de lo que se cree popularmente, la edad del hombre también es un factor importante en la concepción: el 78% de los hombres de 25 años concibe dentro de los 6 meses, porcentaje que se reduce al 58% en los varones mayores de 35 años. Su fertilidad cae significativamente a partir de los 45 años.

¿Cómo puedo aumentar mis posibilidades de quedarme embarazada?

1. Elige el día correcto

Tendrás muchas más posibilidades de quedarte embarazada si mantienes relaciones sexuales en tu periodo de máxima fertilidad del ciclo. Este corresponde a los días previos y posteriores a la ovulación, es decir, la liberación de ovocitos de los ovarios. El periodo depende de la duración de tu ciclo menstrual.

El ciclo comienza el primer día de la menstruación y termina el primer día del periodo del mes siguiente. En un ciclo normal de 28 días, la ovulación generalmente se produce el día 14, pero la fecundación puede ocurrir en los días previos a la ovulación. Para calcular tu fecha de ovulación puedes controlar tu temperatura corporal basal (aunque la fiabilidad de este método es solo del 57%), observar el estado del flujo cervical o bien usar una prueba de ovulación. El periodo más fértil suele darse los 4 días anteriores y las 24 horas posteriores a la ovulación.

Por ejemplo, si tu menstruación comenzara el día 1 de cada mes y terminara el 6, la ovulación se produciría el 15 (si tu ciclo es de 28 días). Basándonos en estos datos tus días de máxima fertilidad serían entre el 11 y el 16 del mes. Durante este periodo de tiempo lo ideal sería mantener relaciones sexuales cada dos días para aumentar las posibilidades.

2. Acude a una revisión médica

Antes de buscar el embarazo puede ser interesante hacerte un chequeo físico completo en el que se tenga en cuenta tu historial médico. ¿Tienes las vacunas al día? ¿Estás inmunizada contra enfermedades que pueden ser peligrosas para las mujeres embarazadas (rubéola, varicela...)? Si no es así, su médico le indicará si es necesario que reciba un tratamiento preventivo.

También es recomendable que acudas al dentista, ya que los dientes y las encías son particularmente sensibles durante el embarazo. Según los Dr. Frydman y Rufo en su libro un absceso dental puede provocar una infección que a su vez propague bacterias en el flujo sanguíneo que pueden dañar al feto. Por último, si estás intentando quedarte embarazada, no tomes ningún medicamento (aspirina, tranquilizantes, antibióticos...) sin prescripción médica.

3. Adopta hábitos saludables

No existe ninguna fórmula mágica para quedarte embarazada, pero llevar un estilo de vida saludable puede aumentar las posibilidad y mejorar tu calidad de vida en general.

- Deja de fumar: muchos estudios han demostrado que fumar disminuye la fertilidad en las mujeres y puede contribuir a la disfunción eréctil en los hombres.
- Evita el alcohol: el consumo de alcohol puede afectar a la fertilidad y como durante el embarazo no podrás consumirlo, ¡mejor déjalo ahora!
- Tómatelo con calma: dormir bien y las actividades relajantes puede facilitar el embarazo. ¡Un cuerpo relajado es más receptivo!

4. Mantén un peso saludable

Para que se produzca el embarazo, te recomendamos que evites tanto las dietas extremas como el sobrepeso. Si tu peso es muy bajo puedes tener falta de energía, lo cual contribuye a una producción menor de hormonas hipofisarias y a la alteración la ovulación. Por otro lado, el sobrepeso o los cambios de peso radicales también pueden afectar a la fertilidad. Lo ideal es que sigas una alimentación sana y equilibrada para mantener un peso saludable. El índice de masa corporal (IMC) recomendable para una futura embarazada es de entre 24-24. Calcula aquí tu IMC y toma nota de los consejos que te damos a continuación para mantener un peso adecuado.

5. ¿Estás tomando medicamentos?

En estos casos, te recomendamos que procedas con precaución. Consulta a tu médico, él podrá informarte de si el medicamento en cuestión puede interferir en tu deseo de ser madre. Es importante tener en cuenta que los órganos internos del feto se forman durante el primer trimestre de embarazo, por lo que es crucial que todos los tratamientos médicos estén aprobados por un médico.

Si eres diabética, las revisiones periódicas y llevar un control estricto del embarazo es esencial tanto para tu salud como para la de tu bebé. Por otro lado, si eres asmática, los aerosoles están prohibidos. Por ello es importante que mantengas informado a tu médico sobre el embarazo para evitar riesgos.

6. No creas en los mitos

Todavía circulan muchos mitos en torno a la concepción. Enumeramos algunos de las creencias falsas más populares, para que puedas identificarlos y desterrarlos:

  • Después de mantener relaciones ponga sus piernas en alto para que los espermatozoides alcancen el óvulo más rápido. ¡Falso! Los espermatozoides están naturalmente preparados con su cola o flagelo para para llegar al óvulo, no necesitan ayuda.
  • Te podrás quedar embarazada unos meses después de dejar de tomar la píldora. ¡Error! La ovulación se produce tan pronto como dejes de tomarla. Incluso si la has tomado durante 10 años sin interrupción podrías quedarte embarazada al mes siguiente de dejarla.
  • Hay dietas que te ayudan a quedarte embarazada más rápido. ¡No está probado! La única ayuda dietética comprobada es la vitamina B9, que ha demostrado limitar el riesgo de aborto involuntario. El hígado, el foie gras, la yema de huevo, las nueces y algunos quesos son ricos en esta vitamina. No obstante, llevar una dieta sana rica en alimentos frescos y baja en productos procesados contribuirá a mejorar tu salud general.

7. No te obsesiones

Solo una de cada seis parejas concebirá dentro del primer mes de la suspensión del uso de anticonceptivos. Muchas parejas tardan hasta un año en conseguir el embarazo. Por lo tanto, no te preocupes y procura ser paciente. Recuerda que si te obsesionas con el tema puedes dificultar el embarazo. Los psiquiatras aconsejan a las mujeres que están demasiado preocupadas que se centren en otras actividades para relajarse.

Y además:
10 hábitos saludables que pueden favorecer la fertilidad
7 mitos falsos sobre la fertilidad

por Elvira Sáez

Puede interesarte