Inicio / Psico / Consejos / El acoso sexual

Psico

El acoso sexual

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 31 de agosto de 2009

Según un estudio de la Comisión Europea, el 30% de las mujeres asalariadas son víctimas de acoso sexual en Europa. El acoso sexual es un fenómeno grave y extendido, pero a menudo mal comprendido y difícil de definir. ¿Cómo te protege la ley del acoso sexual y qué hacer si eres víctima de él o, simplemente, testigo?

¿Qué es el acoso sexual?
Definido por el código penal en 1992, es “el hecho de que una persona, abusando de la autoridad que le confieren sus funciones, acose a otra utilizando órdenes, amenazas o coacciones, con el objetivo de conseguir favores de naturaleza sexual”. En resumen, todo comportamiento no solicitado, influenciado por impulsos de tipo sexual, que es percibido como hostil y humillante por la persona que lo sufre. Se puede manifestar de varias formas: promesas de promoción, amenazas de represalias, coacciones... Sus consecuencias son graves y de tipo psicológico (angustia, depresión, inseguridad, culpabilidad, vergüenza...) incluso también físico (enfermedad, pesadillas, fatiga...). El acoso sexual crea un ambiente de trabajo insostenible para el empleado.

La protección y las sanciones previstas por la Ley
La Ley te protege de largo: en la contratación, durante tu contrato y hasta su ruptura. Protege al que ha sufrido o rechazado sufrir el acoso sexual pero también al que es testigo y lo relata. Prevé la nulidad de toda sanción o despido por parte del empleador así como la prohibición de toda actitud discriminatoria. Las sanciones incurridas por el acosador son disciplinarias (un despido puro y simple) pero también penales en el caso de una diligencia judicial (condenable a un año de prisión y 15.000€ de multa). En los casos más extremos, las relaciones sexuales conseguidas por abuso de autoridad pueden ser calificadas de violación y el crimen será juzgado por la audiencia.

¿Qué hacer si eres víctima o testigo de un acoso sexual?
¡Resiste y reacciona rápidamente!
> A menudo, el primer paso es enfrentarse con calma pero muy seriamente a la persona que te acosa. A veces ocurre que algunas personas no tienen conciencia de las consecuencias de su comportamiento y entonces el acosador cesará si se da cuenta de la gravedad de su ofensa.
> Si no es el caso, dirígete a un representante de personal, a una asociación, a la inspección de trabajo; coméntaselo a un compañero de confianza, a la dirección de recursos humanos y contrata un abogado.
> Con el fin de llevar el caso ante la justicia, te tienes que proveer necesariamente de documentos, imágenes, testimonios, mails, huellas escritas o cualquier otro documento que pueda probar el acoso que te han hecho sufrir, así como de su gravedad. Así podrás ser escuchada por el consejo de los miembros de la magistratura o el tribunal de Alta Instancia o hacer una llamada a una asociación o una organización sindical que actuará en tu nombre.

Las direcciones útiles
- Página web de la asociación europea contra la Violencia sufrida por las mujeres en el trabajo: www.avft.org
- Asociación para la defensa de la mujer acosada (C/ Ortega y Gasset, 60, bajo dcha.
28006 Madrid).
- Página web del Ministerio de Trabajo.

por Elena Bonet

Puede interesarte