Inicio / En forma / Ejercicios / Consejos para un vientre plano

En forma

Consejos para un vientre plano

por Redacción enfemenino Publicado en 4 de octubre de 2009

¿Echas de menos un vientre plano? ¿Quieres adelgazar y perder barriga? ¿Estás embutida en tus elásticos, obligada a desabrocharte el pantalón al terminar de comer, hinchada como si estuvieras embarazada de 5 meses?

Nuestras soluciones para volver a encontrar una cintura de avispa y un vientre plano... sin apretarte el cinturón.

Revisa tu alimentación
En la mesa, buenas elecciones de alimentos y una mejor manera de comer evitan encontrarse hinchadas y la formación de michelines.


- Da prioridad: a las proteínas animales (carnes magras, de ave y pescados preferentemente a la plancha o al vapor, huevos), cereales completos en pequeñas cantidades, verduras, raíces (zanahorias, rábanos), flores (coles) y tallos (puerros), frutos secos y frescos, chocolate negro, agua, té e infusiones.


- Limita: los platos con salsa, fritos, productos lácteos con lactosa (leche, yogures, queso blanco), pan blanco sobre todo fresco, bebidas gaseosas y zumos, frutas harinosas, legumbres, chicles, caramelos, pasteles, bollería, pastas, arroz, sémola... refinados.


- Come: a horas regulares, sentada, con calma, tomándote tu tiempo (¡deja los cubiertos en la mesa de vez en cuando!) y masticando de 10 a 15 veces cada bocado con el fin de preparar bien la digestión. Prefiere lo cocido (con poco o nada de materia grasa) a lo crudo, moderadamente salado, prohíbe las fórmulas de comida rápida (sándwich / repostería / refresco) y el picoteo (cada vez que comes algo, relanzas de nuevo el proceso global de la digestión).

Muévete... cuanto sea necesario
El ejercicio físico es esencial para conseguir tener un vientre plano: permite quemar calorías, fundir grasas localmente, delimitar la cintura abdominal y mejorar la postura, e implica un masaje natural de los órganos digestivos que favorecen la asimilación y la eliminación.
- Practica un deporte de resistencia. La marcha, el footing, la natación, la bici o los patines son actividades llamadas aeróbicas: al cabo de 40 minutos aproximadamente de práctica a velocidad moderada, el organismo saca su energía de las reservas de grasa del cuerpo. De 2 a 3 veces 1 hora por semana, ¡A largo plazo es el arma más poderosa contra los michelines!
- Haz abdominales. Quien dice vientre plano, también dice cintura abdominal tonificada y enfundada. Para ello, hay que hacer ejercicios que requieran de los músculos abdominales con el objetivo de hacerlos largos y tónicos, no “hinchados”. ¡10 minutos cada mañana te garantizarán la tan ansiada tableta de chocolate así como un talle fino! (Ver la ficha práctica abdominales).
- Trabaja la postura. Ya sea practicando regularmente una actividad como Pilates, yoga, aquagym o incluso el baile; o bien - simplemente - manteniéndote recta (si te sostienes mal, sentada o de pie, provoca una relajación abdominal).

Relájate
El vientre es el receptor central de toda la esfera mental, nuestro “segundo cerebro” como lo llaman algunos. En caso de malestar, de shock emocional, de depresión o de estrés, la energía se bloquea y conlleva dolores, gases y problemas de tránsito.

Así que hay que tener cuidado:
1. Respira, verdaderamente. De pie o tumbado sobre la espalda, practica la respiración abdominal: una mano abierta sobre el vientre metido. Abre primero la caja torácica, después el abdomen, retén el aire y expíralo en el mismo orden.
2. Masajéate. Para desatar los nudos, tranquilizar el dolor y activar el tránsito, roza con cuidado y después palpa tu vientre, siempre en el sentido de las agujas del reloj e insistiendo en los puntos sensibles.

Acuérdate de las plantas
Disponibles en cápsulas, tisana, comprimidos... numerosos complementos alimenticios pueden ser una ayudita para tener el vientre plano.

. Algunas plantas son, en efecto, de gran ayuda para aliviar:
- Gases: carbón vegetal, arcilla blanca, comino, hinojo.
- Las digestiones difíciles: alcachofa, fumaria, boldo, rábano negro.
- El estreñimiento pasajero: fucus, semillas de lino.
Debes de saber que existen cada vez plantas más complejas y otras sustancias que reúnen estas propiedades diferentes.

No te pierdas:
Adelgaza según tu morfología
10 minutos diarios de gimnasia

por Redacción enfemenino

Puede interesarte