Inicio / Maternidad / Embarazo / Cómo afrontar un parto cuando todo sale mal

© iStock
Maternidad

Cómo afrontar un parto cuando todo sale mal

por Redacción enfemenino Publicado en 1 de agosto de 2016

Podríamos decir que un parto es algo fácil hasta que se complica. A veces hay emergencias que no esperábamos que sucedieran ni en nuestras peores pesadillas y todo sale mal. Aquí tienes algunos consejos de la experta para superar estos malos momentos.

A veces los partos no son una experiencia positiva para muchas de nosotras. Hay mujeres a las que pasar por ello las hace más fuertes y a otras las estresa de por vida sintiéndose vulnerables emocionalmente hacia todo lo que tiene que ver con su cuerpo y su bebé, y ya no digamos pensar en un próximo parto.

La quiropráctica Roser de Tienda, nos cuenta: "En mi consulta veo diferentes reacciones después de un parto que no ha salido como lo había planeado la paciente. Si el parto ha tenido “un final feliz”, es decir, la mamá y el bebé están en casa, por lo general todo el mundo está contento. Pero muchas mujeres siguen con la autoestima por los suelos porque creen, que, de alguna forma, la culpa es suya o de su cuerpo por no ser capaz de hacer un buen trabajo, o han quedado unas secuelas dolorosas tales como cicatrices, episiotomías, incontinencias, una larga lista de intervenciones médicas que no esperábamos y que van a complicarnos mucho la vida los siguientes meses después de dar a luz".

Relacionados: Frases para madres

Incluso a la propia doctora le ocurrió, y experiencia personal le sirve como ejemplo para sus pacientes: "A todas les cuento mi experiencia en mi tercer parto. Sí, ese terrible y hermoso parto, en el que me morí “un rato”. Ese del que me costó un año entero recuperarme con otros dos hijos, un “estupendo” a mi lado, y un trabajo que necesitaban de mi atención. Ellas me escuchan y yo las escucho, nos comprendemos con el abrazo que nos damos y salimos de la conversación más fuertes y reconfortadas", nos cuenta sincera.

Hay muchos tipos de partos: "Algunas madres han vuelto a casa sin sus bebés. Otras han sufrido depresiones post-parto", afirma Roser: "No hay palabras que puedan consolarlas". Pero tal vez sí que haya algunos consejos que las puedan ayudar a reconectarse con ellas mismas y seguir poco a poco hacia adelante.

Claves para afrontar un parto difícil

>Analizar las causas de qué es lo que ha salido mal para así poder entenderlo, es muy necesario. Si hay cosas que han dependido de nosotras, y ahora las haríamos de un modo distinto, tomémoslo en cuenta para la próxima vez. Sobre aquello sobre lo que no hayamos tenido ningún control no podemos hacer más que aceptar su realidad y confiar en que la próxima vez no tiene porqué pasar lo mismo. No hay dos partos iguales.

>Hablar con tu matrona, tu quiropráctica maternal, tu pareja o con alguna persona de confianza acerca de cómo te sientes será un gran alivio emocional para ti.

>Si explicas el infierno por el que estás pasando y alguien te responde con el típico: “Bueno pero lo importante es que tú y el bebé estáis bien”, despídete amablemente y busca el apoyo incondicional de alguien de confianza. Este tipo de comentarios no es lo que una madre desilusionada necesita en ese momento.

>Ninguna de nosotras debería guardar un mal recuerdo de uno de los días más importantes de nuestra vida. Hablarlo, hasta sentirte comprendida por el entorno, hará que te sientas mucho mejor.

>No juzgues lo que pasó ayer con los conocimientos de hoy. Es muy injusto que te machaques pensando en los “y si hubiera...” las cosas ya han ocurrido, el pasado no lo puedes cambiar, así que es mejor pensar en el futuro con confianza en lo aprendido.

>Si después de un tiempo, el mero hecho de pensar en un nuevo embarazo y un parto te pone los pelos de punta, te recomiendo que hagas sesiones de EMDR que son las siglas en inglés de Eye Movement Desensibilization and Reprocesing. Es una técnica que practican psicólogos especializados para eliminar las emociones asociadas a los eventos de estrés post-traumático. Es espectacular y que te hará volver a ser tú misma en muy poco tiempo. "Yo misma lo he experimentado y ¡a mí sólo me costó una sesión de tres horas!", añade Roser.

Aquí tienes algunas frases que te recordarán lo bonito que es ser madre...

Ante cualquier adversidad que nos pase en la vida, la clave de la felicidad es vivir en entre el asombro y la aceptación. El asombro porque nosotros tenemos unas ideas y la vida es lo que nos pasa de verdad sin haberlo previsto así. La aceptación nos ayuda a no cuestionar, ni a tener dudas, las cosas son así y así debemos aceptarlas. Cada cosa que nos pasa en la vida tiene algo que nosotros debemos aprender. Es como a un punto al que debíamos llegar, por muy incomprensible o injusto que parezca.

​Cuando nos pasan cosas terribles es difícil asombrarse y aceptar. A veces la desesperación no te deja ni respirar. Pero "la vida es muy corta, porque todo puede cambiar en un segundo. Y por eso mismo debemos mirar siempre hacia adelante sin culpabilizarnos, con compasión y ternura hacia nosotras mismas por las experiencias tan duras que nos ha tocado pasar. La ayuda de técnicas de vanguardia como el EMDR, y el amor por la vida te ayudarán", concluye Roser.

Articulo elaborado en colaboración con Roser de Tienda



​Y además:
Los efectos del estrés en el embarazo
10 cosas que no deberías decirle nunca a una mujer embarazada

por Redacción enfemenino

Puede interesarte