Inicio / Maternidad / Embarazo / Adelgazar durante la lactancia, ¿es posible?

© iStock
Maternidad

Adelgazar durante la lactancia, ¿es posible?

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 7 de agosto de 2017
639 compartidos

La etapa de la lactancia puede convertirse en una gran aliada para las mamás y es que los beneficios de la leche materna son múltiples a la hora de perder kilos después del embarazo.

Una de las grandes dudas que se plantean muchas mamás después de dar a luz a su bebé es si es realmente recomendable ponerse a dieta durante la lactancia. Y es que para muchas, los embarazos suponen un aumento de peso considerable que ronda entre los 10 y los 15 kilos (incluso más en algunos casos). Por eso, perder peso se convierte en uno de los objetivos más importantes tras el parto y además, hacerlo en el menor tiempo posible. Para resolver todas nuestras dudas sobre si es aconsejable o no ponerse a dieta durante la lactancia o si simplemente dando el pecho se pierden calorías hemos consultado al matrón Gumersindo Márquez. ¿Es posible adelgazar durante la lactancia?

Relacionados: Imágenes lactancia materna

Breastfeeding Goddesses - Imágenes lactancia materna © Ivette Ivens

Durante la lactancia no hay alimentos prohibidos

La leche materna debe contener todos los nutrientes necesarios para alimentar al bebé por tanto no se aconseja a las mamás que comiencen una dieta durante este periodo pero para sorpresa de muchas de nosotras, perder peso durante la lactancia incluso puede llegar a ser algo más frecuente que en cualquier otra etapa de la vida en una mujer. ¿Por qué? Esto es debido a que la producción de leche materna conlleva el consumo de una cantidad considerable de energía de la mamá, lo que produce la quema de calorías. "Generalmente, en una mujer de índice de masa corporal normal aconsejamos aumentar la ingesta en unas 300 kcal aproximadamente para la formación de esta maravilla de alimento", afirma Gumersindo.

Los expertos aconsejan por tanto una dieta variada y equilibrada que combine todos los alimentos de la pirámide alimenticia en sus justas proporciones: "Hidratos de carbono en un 50%-55%, lípidos o grasas en un 25%-30% y proteínas entre un 12% y 15%. Todo ello repartido preferiblemente en 5 comidas al día (...) y comer más cantidad en estas comidas, antes que picar entre horas". Otro de los factores importantes que las mamás deben tener en cuenta es que no se debe eliminar ningún alimento de la dieta, entre otros motivos porque los bebés perciben "todos los aromas y gustos en la leche materna, lo cual contribuye a que en etapas posteriores no haya rechazo de ningún alimento, es decir que los pequeños se vayan acostumbrando a ciertos sabores", según indica el experto y añade: "Hay estudios que concluyen que cuanto más variada sea la dieta materna durante este periodo mejor tolerancia a la diversidad de gustos en etapas posteriores tendrán los bebés".

Una dieta variada y equilibrada, la mejor opción para adelgazar tras el parto

Si hablamos de los beneficios de la lactancia materna, podríamos decir que para los bebés es el alimento que mejor se adapta a sus necesidades calóricas por eso algo que sea perjudicial para la mamá, también los será para el pequeño: "Aunque no existan alimentos prohibidos durante la lactancia sí que debemos prestar mayor atención a las bebidas como por ejemplo, las excitantes sobre todo, si el bebé no cumple las horas de sueño y descanso".

Asimismo, muchos expertos aseguran que cuanto mayor sea el tiempo de alimentación exclusiva de lactancia materna, mayor será la pérdida de peso en las mamás e incluso, según afirma la OMS (Organización Mundial de la Salud) los beneficios son más y es que: la lactancia acelera la recuperación de tamaño del útero, reduce la cantidad de sangrado después del parto y minimiza la probabilidad de padecer cáncer de mama u ovario e incluso: "A largo plazo se ha visto además que la incidencia de hipertensión, diabetes y obesidad es menor en niños alimentados con leche materna", comenta Gumersindo.

Y lo mejor de todo es que también ayuda a las mamás a eliminar la grasa localizada en las caderas y la cintura. Pero por supuesto, nada es milagroso ya que durante esta etapa se debe ser muy estricta llevando una alimentación saludable y practicar ejercicio.

© iStock

La dieta ideal para mamás durante la época de la lactancia

Para llevar una dieta saludable los expertos recomiendan comidas sanas basadas en: un desayuno a base de leche desnatada, pan o cereales integrales y fruta. Para esos momentos en los que nos entra hambre entre horas, a media mañana y media tarde, podemos tomar frutas y yogures descremados.

Para las comidas centrales del día: a mediodía, apostar por verduras, ensaladas, pasta o arroz una vez por semana, patatas y legumbres una o dos veces por semana y de segundo plato, carne o pescado a la plancha; como postre yogur desnatado o fruta. Y por la noche, se deben hacer comidas más ligeras como por ejemplo: sopa o caldo desgrasado, fiambre, pescado o huevos (no más de 4 por semana), queso suave y fruta. Y por supuesto, una buena hidratación bebiendo dos litros de agua al día, que también se pueden combinar o complementar con zumos e infusiones.

10 falsos mitos sobre la lactancia materna, ¿los conocías?

​Y además:
Lactancia materna, ¿cuáles son sus beneficios?
10 consejos para hacer más fácil la lactancia materna

por Sara Hormigo 639 compartidos

Puede interesarte