Inicio / Maternidad / Embarazo / Pregorexia o el miedo a engordar durante el embarazo

Maternidad

Pregorexia o el miedo a engordar durante el embarazo

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 15 de junio de 2016

¿Has oído hablar de este término? Se trata de un trastorno alimentario que puede tener consecuencias muy graves tanto para la madre como para el bebé. Los expertos nos cuentan cómo detectarlo y qué tratamiento seguir.

Cuando recibimos la noticia de que estamos embarazadas la mayor preocupación de toda mamá es cuidarse para tener un desarrollo de la gestación correcto. Cambiar nuestros hábitos de vida, cuidar nuestra alimentación y seguir todos los consejos del doctor se convierte en la mayor prioridad para que en consecuencia, el bebé también goce de una buena salud. Está claro que la dieta durante el embarazo debe cambiar y debemos seguir a rajatabla una serie de pautas de alimentación recomendadas por el médico entre los que se encuentran estos alimentos:

Pero hay veces que pueden aparecer problemas debido a las obsesiones y una de ellas es el control del peso. Los expertos recomiendan no sobrepasar un kilo por mes de gestación aunque para una mujer de peso medio la media es de unos 11kg y 16kg, para aquellas que tienen un peso bajo lo normal es aumentar entre 13kg y 18kg, y para las obesas el aumento debería estar entre los 5kg y los 9kg. También existen embarazos en los que es posible perder peso durante el primer trimestre debido a las náuseas pero se suele recuperar de forma gradual durante el segundo y el tercer trimestre. El problema está cuando este control de peso se convierte en una obsesión para la madre.

¿Qué es la Pregorexia?

Últimamente estamos acostumbradas a ver en redes sociales a las denominadas "fitness moms". Mujeres que tienen establecido un ritmo de vida intenso respecto al deporte y el cuidado de su alimentación y que por tanto, un embarazo supone un gran cambio para su metabolismo y en consecuencia su cuerpo. Estar acostumbrada a tener un cuerpo atlético y al mismo tiempo seguir las recomendaciones del doctor en cuanto al control de peso puede derivar en un trastorno de alimentación.

La pregorexia es un desorden alimenticio que se padece durante el embarazo y que está relacionado con el "miedo a engordar" aunque según la ginecóloga Fulvia Mancini, responsable médica de Clínicas Eva en Cataluña: "no existe un trastorno tipificado como tal en el Manual de Trastornos Mentales, ni siquiera un diagnóstico médico empleado por los especialistas". Y es que ya existen estudios en Reino Unido que determinan que podemos comenzar a hablar de un nuevo trastorno; el 7,6% de las mujeres que participaron en dicha investigación mostraron síntomas compatibles con trastornos en su conducta alimentaria y el 23,4% se mostraba preocupada por su peso y figura. Pero según explica la doctora Mancini: "se calcula que el 30% de las gestantes no aumenta de peso de forma correcta, pero sin que se pueda achacar un porcentaje exacto a la denominada pregorexia."

¿Cómo detectar la pregorexia?

Podríamos decir entonces que el fondo de este trastorno, de la familia de la anorexia o la bulimia, se encuentra en la presión social en cuanto al culto al cuidado de la imagen y el miedo a engordar. Hace unos días nos hacíamos eco de uno de los casos que había agitado las redes sociales. La modelo Hannah Polites era duramente criticada por sus seguidores después de haber subido a su perfil de Instagram ciertas fotos que ponían en duda la salud de su embarazo. Las criticas se centraban en su delgadez estando embarazada de 6 meses. Por supuesto, estas "fitness mom" no tienen por qué sufrir pregorexia pero sus fotos desatan las opiniones de aquellas personas que no ven estos cuerpos como los de cualquier otra mujer embarazada.

Y es que también cabe destacar que cada vez más podríamos decir que la maternidad entre las famosas se ha convertido en una tendencia a la hora de subir imágenes luciendo sus cuerpos y tripitas de embarazada.

Relacionados: Mamás famosas en Instagram

Sara Carbonero - Mamás famosas en Instagram © Instagram @saracarbonero

Para detectar un caso de pregorexia la ginecóloga Fulvia Mancini nos explica que los síntomas suelen los siguientes:

> No hablan del embarazo como si fuera real, cuentan obsesivamente las calorías, intentan siempre comer solas o se saltan las comidas, entrenan excesivamente, y pueden llegar a procurarse el vómito.
>En los tres primeros meses del embarazo, estos síntomas pueden llegar a enmascararse con los propios de la gestación: nauseas y vómitos, principalmente. Algunas hasta pueden llegar a perder el apetito y sienten rechazo a según qué alimentos.
>Lo normal es no reconocer el problema y que rechacen el tratamiento.

Además, los expertos recomiendan controlar un poco más de lo normal a aquellas personas que hayan sufrido con anterioridad otros trastornos como anorexia o bulimia, porque podríamos estar ante una recaída.

¿Cuáles son las consecuencias?

Indudablemente, las consecuencias son muy graves para la madre, pero también los son para el bebé. La doctora Mancini afirma que: "La madre puede desarrollar anemia, descalcificación ósea, baja producción de leche durante el postparto y caída de cabello, entre otros. Las consecuencias en el feto pueden ser muy graves. Durante el primer trimestre si la paciente no toma suplementos vitamínicos, aumenta el riesgo de alteraciones del tubo neural como la espina bífida. También aumenta la tasa de aborto espontáneo". Mientras que: "Durante el segundo y el tercer trimestre aumenta el riesgo de parto prematuro, retraso de crecimiento intrauterino, retraso mental o parálisis cerebral, malformaciones óseas, digestivas o cardiovasculares. En casos muy graves se puede llegar a la muerte intrauterina (los valores son distintos si se trata de un embarazo gemelar)".

¿Cómo tratar este trastorno alimenticio?

"Las mujeres que padecen pregorexia no reconocen su patología por lo que el tratamiento no implica solo conseguir que coman más y mejor sino que precisan también de un tratamiento psicológico y en algunos casos psiquiátrico, tanto durante el embarazo como durante el post-parto", tal y como nos cuenta Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta Gestalt, directora de Coaching Club. Según los expertos, el apoyo familiar y la comprensión se hace indispensable para superar esta patología. "Un proceso de coaching puede acompañar un tratamiento psicológico proporcionando mayor aceptación y autoestima a la persona que padece de este trastorno".

Los trastornos de alimentación se centran en temas de control y "si intentas controlar a la persona enferma, siempre ganará. No intentes manipularla con sobornos, recompensas, castigos o culpabilidad. Ninguna de estas tácticas funciona. El apoyo es la clave", afirma la psicóloga.



​Y además:
El ABC del embarazo: 100 palabras que debes conocer
¿Qué puedo comer y qué no? Aprende a alimentarte durante el embarazo

por Sara Hormigo
¿Qué te hace diferente del otro? ¡Los niños dan la mejor respuesta!

Puede interesarte