Inicio / Moda / Lencería / 12 cosas que solo entenderás si tienes poco pecho

Moda

12 cosas que solo entenderás si tienes poco pecho

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 19 de noviembre de 2015

Tener poco pecho puede ser una auténtica obsesión para muchas mujeres, encontrar el sujetador adecuado puede ser un drama, no se sienten cómodas en bikini y además son el blanco fácil de bromas entre amigos. Así es el día a día de estas mujeres.

Kate Moss © Tumblr

No llegar a una 90 no tiene porqué preocuparte, fíjate en mujeres tan deseadas como Kate Moss, Mila Kunis, Natalie Portman o Vanessa Paradis, son la prueba de fuego que demuestra cómo una mujer puede ser muy sexy a pesar de que sus pechos sean pequeños.

Siempre se ha dicho que “dos tetas tiran más que dos carretas”, sea cierto o no, lo dejo a vuestro criterio. Hemos querido repasar algunos de los principales problemas con los que se encuentran estas mujeres, pasamos de la polémica y vamos directas al grano (siempre con humor).

-Comprar un sujetador es un infierno, jamás encuentras tu talla correcta. O se te suben, ahuecan por la parte de arriba del pecho, los tirantes se caen… ¿Necesitas uno a medida? La respuesta es no, lo que necesitas es un fitting. Pregunta en la tienda habitual en la que compras tu lencería, seguro que pueden medirte e indicarte cuál es tu talla correcta. No te obsesiones con la talla, en ocasiones varía según la marca.

Los expertos recomiendan medirse cada 6 meses, la dieta, el ejercicio, el estrés y las hormonas pueden variar el tamaño de tu pecho.

-No tengo canalillo. Hablamos de ese espacio entre un pecho y otro que consigue distraer todas las miradas. No debes preocuparte, hay sujetadores como los de Wonderbra que con push up consiguen que presumas de escote.

-Todo el mundo bromea sobre tu pecho, que si eres más plana que una carretera, que si come almendritas.. ¡Basta ya!

-No te deprimas cuando vayas de compras, de primeras debes asimilar que será muy difícil encontrar sujetadores de tu talla. Se trata de que conozcas las firmas que te sientan bien, te recomendamos Agent Provocateur, Mimi Holliday y ForLove&Lemons.

-Algunos tejidos marcan la diferencia. Cuanto más naturales sean mejor, por ejemplo el encaje suele adaptarse muy bien a los pechos pequeños.

-No todos los sujetadores con relleno funcionan. Opta por los de estilo balconette o por los que incluyen relleno en los laterales. Es muy importante que coloques bien tu pecho, siempre por encima del relleno.

-Tienes hueco en la parte superior del sujetador. Esto se debe a dos razones, o tu copa es demasiado grande o el contorno pequeño. No luzcas sujetadores de esta manera, queda muy feo y parecerá que tienes menos pecho del que pensaban.

-Los sujetadores sin tirantes se te caen. Busca un sujetador que tenga tiras de solicona para sujetar. Las opciones con relleno no suelen ser una buena opción cuando prescindimos de los tirantes, suelen pesar más y por lo tanto se caen.

-Arrugas en la zona del pezón. Cuando pensabas que no podías tener más dificultades para encontrar un sujetador que te siente bien, te das cuenta de que algunos te hacen arruguitas en la zona del pezón. No te rindas, debes probar más sujetadores, al final encontrarás el adecuado.

-¿Aún no conoces el contouring? Es una técnica de maquillaje que utiliza varios tonos diferentes para realzar o disimular ciertos rasgos. Es como una especie de juego de luces y sombras con el que podrás aumentar hasta una talla. Puedes encontrar un montón de tutoriales en internet.

-Los pechos pequeños también se caen. Así es, por tener poco pecho no debes descuidar la piel de esa zona. Hidratada correctamente e intenta utilizar sujetador siempre que puedas.

-Las mujeres con mucho pecho siempre te recuerdan la suerte que tienes: no tienes dolores de espalda, puedes dormir boca abajo...

¿Por qué será que nadie está satisfecho con lo que tiene? Al final, las que tienen pechos pequeños los quieren grandes y la que es pechugona quiere quitarse un poco.

Y además...
Manual del sujetador sin tirantes
Firmas de lencería nuevas

por Cristina García-Adán

Puede interesarte