Inicio / Belleza / Perfumes / Fragancias frescas: cómo elegir la que mejor va contigo

Belleza

Fragancias frescas: cómo elegir la que mejor va contigo

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 18 de septiembre de 2017

¿Quién dijo que las fragancias frescas eran solo para el verano?

Es cierto que durante el verano nos decantamos por perfumes más ligeros, pero la época estival no es el único momento en el que podemos usarlos. Y es que, en cuestión de fragancias, para gusto los colores. Podemos utilizar perfumes frescos, ligeros y con un aroma sutil, que acompañe pero no invada. Y podemos llevarlos sobre nuestra piel a lo largo de todo el año y en diferentes ocasiones. Si eres de las que prefieren los aromas suaves, con un toque dulce y con ese cierto "olor a limpio" tan característico, has llegado al lugar ideal. Te damos algunas ideas de fragancias frescas, qué características buscar en ellas y te contamos con qué ocasiones encajan mejor.

¿Qué características tienen las fragancias frescas?

Hablar de fragancias frescas puede ser algo muy subjetivo y general, pues no existen dos narices iguales. Pero sí podemos describirlas con las sensaciones que nos transmiten al olerlas: aromas refrescantes, fáciles de llevar, que no empalagan ni saturan el olfato. Aquí te dejamos con un shopping de fragancias frescas para mujer que puede servirte de inspiración si quieres cambiar de perfume esta temporada.

© iStock

Además de por las sensaciones que nos transmiten, estos tipos de perfumes y aguas de colonia también tienen en común una serie de características. Para saber qué fragancias son frescas conviene fijarse también en sus ingredientes. Normalmente tienden a ser perfumes elaborados de manera natural, con componentes cítricos y florales. Entre ellos podemos encontrar

  • Elementos naturales: como té verde, pimienta, bayas de enebro o madera de pino.
  • Compuestos frutales: especialmente cítricos, como el limón, la lima, la naranja o la mandarina. También son comunes el melón, la nectarina e incluso las uvas.
  • Ingredientes florales: en este sentido la variedad de flores que podemos encontrar en las fragancias frescas es bastante amplia. Las rosas, el jazmín, la flor de azahar, las peonias, las flores blancas de magnolia, la lavanda o el loto blanco.

¿Cuándo utilizar una fragancia fresca?

Como ya hemos dicho, el verano o la primavera no son las únicas estaciones del año en las que puedes ponerte unas gotas de estas fragancias. Lo cierto es las puedes utilizar siempre. Se adaptan especialmente a momentos más relajados y, sobre todo, a aquellos que tienen lugar durante el día. Las fragancias frescas son apropiadas para ir a la oficina, para salir a comer, para una cita e incluso para eventos importantes, como puede ser una boda. De hecho, hace poco te mostrábamos una selección de perfumes para novias frescos y sutiles, dos características que encajan muy bien en esta situación.

Para eventos de noche, como una cena, un cocktail o una fiesta, quizá vayan más acorde con la ocasión perfumes más aromáticos e intensos. Pero recuerda que al final la decisión es tuya. Lo importante es descubrir un olor que te guste, con el que te identifiques y que te apetezca llevar, sea cual sea la ocasión.

¿Cuál es tu fragancia favorita? Si aún no la has descubierto, puede que este manual de uso del perfume te ayude.

Ficha este maquillaje de novia sencillo y favorecedor:


Y además:
Test: ¿qué perfume va más contigo?
Qué dice tu perfume de ti

por Cristina Gonzalez

Puede interesarte