Inicio / Pareja / Sexualidad / Todo lo que debes saber sobre la vagina: ¡conócete a ti misma!

Todo lo que debes saber sobre la vagina: ¡conócete a ti misma!

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 8 de junio de 2015

Es, lógicamente, una de las partes más conocidas del aparato genital femenino. Y, sin embargo, como no se ve (algo que no todo el mundo sabe), suscita siempre dudas y confusión, tanto por parte de los hombres como de las mujeres. ¿Pero cómo es exactamente? ¿Sabes qué papel desempeña en el placer femenino? ¿Y qué cuidados especiales debes tener para con ella? Aquí tienes un pequeño resumen para conocer mejor tu cuerpo.

A menudo el término 'vagina' se utiliza para designar al aparato genital femenino en su conjunto pero, ¿sabías que eso es incorrecto? ¿Y sabes qué sucede exactamente en la vagina durante las relaciones sexuales? En este mundo en el que está tan de moda (y nos parece perfecto) la autoexploración y la utilización de juguetes eróticos para disfrutar de nuestra sexualidad, paradógicamente hay muchas personas que aún tienen un gran desconocimiento sobre sus órganos sexuales...

¿Qué es y dónde se encuentra exáctamente la vagina?

A menudo confundida con la vulva, que es la parte externa de los órganos genitales, la vagina es interna. Es un órgano hueco, se abre al nivel de la vulva y los labios menores, y se acaba al nivel del cuello del útero. Mide una media de 8 cm. Es más estrecha hacia la vulva y se ensancha hacia el fondo. Cabe destacar que la vagina está cerrada, por sus dos paredes. Sólo un orificio muy estrecho a la entrada del útero permite al flujo de la menstruación o a los espermatozoides abrirse camino. Además, no es un tubo vertical; tiene más bien una forma acodada y oblicua en la parte inferior, y casi horizontal en su parte superior.

​Pero hay que tener en cuenta que, aunque sea interna, la vagina también merece unos cuidados especiales para evitar cualquier infección, uno de los problemas más habituales relacionados con esta zona íntima. Especialmente en verano, cuando la humedad de los bikinis forma parte de nuestro día a día o mantenemos mayor número de relaciones sexuales. Esto puede derivar en afecciones tan comunes como la vaginosis bacteriana, que puede afectar hasta al 30% de las mujeres adultas y que provoca un cambio en la flora vaginal, del que hablaremos un poco más adelante.

Pero... ¿Cómo es la vagina?

Respecto a las paredes de la vagina, al ser muy elásticas, permiten la penetración del órgano sexual masculino, sea cual sea su dimensión. En el momento del parto, esta elasticidad alcanza su punto máximo. Por otro lado, la vagina está rodeada por numerosos músculos. También encontramos una mucosa rica en vasos sanguíneos pero pobre en terminaciones nerviosas, excepto a la altura de la vulva. Por lo tanto, 2/3 de la vagina son poco sensibles al dolor. Es por ello por lo que el dolor en las relaciones sexuales puede deberse a numerosos factores.

La flora vaginal y las infecciones vaginales

Este término designa la población bacteriana situada en el líquido que recubre las paredes de la vagina. Estas bacterias desempeñan un papel protector esencial. Preservan un pH ácido en el interior de la vagina, lo que impide el desarrollo de enfermedades como la micosis. El hecho de limpiar el interior de la vagina puede matar estas bacterias protectoras por lo que la higiene es, obviamente, fundamental, pero sin excederse.

Como decíamos antes, una infección muy común en esta zona es la vaginosis bacteriana, por lo que hay que prestar mucha atención a cualquier anomalía, especialmente durante el verano. La vaginosis supone un cambio en la flora vaginal que no está asociado a la inflamación, al dolor o al picor, sino más bien al olor de nuestra zona íntima, que varía y se vuelve más desagradable. Aunque no se trata de una infección de transmisión sexual, sí podemos decir que está muy asociada a la actividad sexual y, sobre todo, a las múltiples parejas sexuales, aunque puede afectar a cualquier mujer.

Para no alterar la flora de la vagina y por tanto reducir el riesgo de este tipo de infección, hay que tener especial cuidado con los bikinis y bañadores (que no permanezcan húmedos mucho tiempo), así como evitar otros hábitos asociados a esta infección como el tabaquismo o las continuadas duchas vaginales. En cualquier caso es una infección que se puede tratar a través de antibióticos o tratamientos por vía vaginal con una rápida actividad frente a microorganismos patógenos.

El hímen, ese gran desconocido

Es el himen lo que separa la vagina de la vulva. Comúnmente se asocia a la virginidad, siendo uno de los mayores símbolos de esta. Se trata de un pequeño repliegue de mucosa de forma y espesor variables, pero generalmente de menos de un milímetro. Sin embargo, también puede ser distendido por la práctica de ciertos deportes o por el uso de tampones. En general, en el momento del primer acto sexual el himen se rompe, lo que explica las hemorragias que pueden producirse en algunas mujeres o el dolor del primer coito.

¿Qué sucede en la vagina durante las relaciones sexuales?

Durante las relaciones sexuales, la vagina se llena de sangre, y produce secreciones, bajo el efecto de la excitación. Cuando se acerca el orgasmo, la vagina disminuye de volumen, alrededor de un 30%, ya que los músculos de la vulva se contraen de manera brusca. Algunas mujeres pueden contraerlos voluntariamente, para dar más placer a su compañero. Es como si el pene fuera "aspirado" en la vagina, cuya práctica se denomina pompoir o beso de Singapur. Estas contracciones también se producen en el útero, lo que facilita el paso de los espermatozoides. La elasticidad de la vagina, además, permite adaptarse a casi cualquier tamaño y forma del pene y, sobre todo, permite realizar innumerables posturas del kamasutra.

¿Orgasmo clitoriano o vaginal? Diferencias entre estos dos conceptos

El debate no es nuevo: ¿clitoriano o vaginal? Esta cuestión parece estar hoy en día un poco pasada de moda. En el orgasmo son importantísimos tanto la vagina como el clítoris, ya que la estimulación de este último es esencial para alcanzar un orgasmo mientras que la vagina es donde se produce este. Así pues, un orgasmo clitoriano siempre es vaginal. Ahora bien, también se ha hablado mucho del orgasmo vaginal puro. Este sería provocado sólo por estimulación de la vagina, y no del clítoris. Es muy raro y significa que las mujeres con este tipo de orgasmo tienen un clítoris insensible.

En cuanto al famoso punto G, que parece que abre las puertas al séptimo cielo, está situado a unos 6 cm de la vulva, hacia la parte delantera de la vagina. Hay posturas específicas que permiten ejercer una presión mayor del pene en el punto G. Pero te animamos a probar todo el kamasutra, ¡el orgasmo está asegurado!

En caso de orgasmo, más o menos intenso, puede expulsarse un líquido claro por la uretra, no por la vagina. Es lo que se conoce como eyaculación femenina. Por último, te recordamos que el placer en el sexo es ilimitado, así que si quieres disfrutar con tu pareja y estimular tu vagina, solo tienes que echarle un poco de imaginación... ¡No te pongas límites!

Y además
Cómo practicar buen sexo oral: guía para ser la amante perfecta
¡Trátalo con cariño! 10 cosas que no deberías hacer a su pene

Puede interesarte

Sexo tántrico: seis motivos para practicarlo

Sexo tántrico: seis motivos para practicarlo

Sexo tántrico: seis motivos para practicarlo Sexo tántrico: seis motivos para practicarlo

Mujeres del siglo XXI: ¿liberadas sexualmente? Mujeres del siglo XXI: ¿liberadas sexualmente?

Empieza a practicar: 6 consejos para iniciarse en el sexo tántrico Empieza a practicar: 6 consejos para iniciarse en el sexo tántrico