Inicio / Pareja / Sexualidad / La fantasía de la violación

La fantasía de la violación

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 4 de octubre de 2009

> La violación, una fantasía que impresiona
Hacer el amor con otro hombre distinto a tu compañero o con una mujer, con muchos hombres o en lugares insólitos... Estas son las fantasías femeninas más extendidas y que ya no dudamos en revelar a nuestras amigas o a nuestro compañero.
Pero hay otras, menos confesables, que tenemos algunas de nosotras. Se trata del más tabú de entre todos ellos: el fantasma de la violación. Generalmente se acompaña de un sentimiento de culpabilidad y de vergüenza para las que lo tienen y de una gran incomprensión, incluso de desprecio por quienes reciben esta confidencia.
En efecto, ¿cómo se puede desear padecer este crimen del que son víctimas 48.000 mujeres* cada año?
Cuidado, antes de juzgar o de agobiarse, hay que entender y aceptar los complejos mecanismos de la imaginación erótica de cada uno.

> Distinguir la fantasía del deseo a que el acto suceda en sí
¡No porque nos imaginemos atropellando a nuestro jefe con un 4x4 vamos a dar rienda suelta a estos impulsos! Lo mismo pasa con las fantasías sexuales, que son los inconscientes y forman parte de una imaginación que no podemos controlar.
Por consecuencia, no hay fantasías “buenas” o “malas”. Simplemente tienen que servir para ayudarnos a interpretar y descifrar nuestro inconsciente, comprenderlo mejor y actuar en consecuencia.
Así, la posibilidad de que esta violación (mentalmente puesta en escena de manera erótica y excluyendo la violencia y el trauma de una verdadera violación) pueda llegar a suceder no es, en realidad, deseada. Al contrario, provoca horror.

> ¿Cómo explicar la fantasía de la violación?
Los psicólogos, psicoanalistas y otros expertos que se han hecho esta pregunta han concluido en tres explicaciones principales.
- Redimirse: la sexualidad se acompaña muy a menudo de un sentimiento, consciente o no, de culpabilidad. Poniéndose, mentalmente, en escena como una víctima de un acto sexual forzado, nos quitamos la responsabilidad por el placer sentido. La mujer también puede decirse: “Siento placer pero es contra mi voluntad”, explica Michèle Gato, autor del Kama Sutra para hombres, los secretos del placer en femenino (ediciones Leduc. S).
- Sentirse irresistible: en su imaginación erótica, la mujer visualiza a un hombre forzándola a tener relaciones sexuales con él porque no puede controlar sus ganas por ella, de tan deseable que es.
- La toma de poder: Sophie Cadalen recuerda que: “el encuentro sexual es un combate inconsciente. Un combate en el que nuestros deseos luchan, en el que cada uno alterna entre la sumisión y el poder”. Así, la fantasía de la violación, donde se mezclan dominio y sumisión, nos permite manejar y controlar el deseo y los roles que juegan cada uno.

Ver también:
El love coach
La ninfomanía
Interpretación de los sueños eróticos

Puede interesarte