Inicio / Pareja / Sexualidad / ¿Te atreves? 17 posturas perfectas para practicar sexo atada

¿Te atreves? 17 posturas perfectas para practicar sexo atada

Las mejores posturas para practicar sexo atada

Si tus relaciones sexuales se han vuelto aburridas, estás harta de la rutina, eres de lo más atrevida y quieres probar algo nuevo, coge papel y lápiz y toma nota porque esto te interesa. Te proponemos que practiques sexo de otra forma que cada vez es más habitual: atada. Es la base del bondage, una palabra que se está convirtiendo en habitual en nuestro lenguaje.

Quizás conozcas el término y te has hecho una ligera idea de en qué consiste gracias al auge que están teniendo algunas novelas eróticas como '50 sombras de Grey'. Seguro que en tu cabeza bailan imágenes de fustas o antifaces protagonizadas por Christian Grey y Anastasia Steele. Pero no tiene por qué conllevar la utilización de estos elementos.

Pero vamos a desmontar un mito. Esta práctica sexual no tiene por qué ser sólo para chicas jovencitas, también pueden practicarlo mujeres maduras; u hombres, claro. Ni tampoco es sólo para heterosexuales, puede ser también una práctica para gays, lesbianas... Para todo el mundo.

Y al contrario de lo que pueda pensar mucha gente, tampoco tiene por qué estar relacionado con el sadomasoquismo. De hecho, bondage es el significado de la primera sigla de BDSM, que exactamente quieren decir: bondage, disciplina/dominación, sumisión y sadomasoquismo. Así que, como puedes ver, cada cosa es distinta de la otra, aunque todas estén relacionadas.

En qué consiste el sexo atada

Consiste básicamente en que una de las dos personas de la relación sexual está atada, queda inmovilizada. Se puede con la utilización de cuerdas, cadenas, pañuelos, esposas... Hay decenas de elementos que se pueden usar, igual que variaciones de posturas y ataduras. Se llega al máximo placer a través de la dominación de una de las dos personas que participen.

Tiene su origen en Japón. En sus comienzos, servía para inmovilizar a los prisioneros. Pero como pasa con todo, las cosas evolucionan y esas ataduras han terminado por convertirse en una práctica erótica cada vez más utilizada por parejas de todo el mundo. 

Es algo ideal si quieres probar experiencias nuevas. No te asustes por el término dominación, se refiere sencillamente a que es a uno al que le toca quedar inmovilizado, pero quizás la siguiente vez pueda ser la otra persona la que termine atada y sea la "esclava". Es cierto que es más común que quien termine atada sea la chica en una relación heterosexual, pero os podéis alternar. Incluso podéis echarlo a suertes: ¿quién será el dominado hoy? 

Eso sí, lo que tienes que tener en cuenta es que esta práctica lo que requiere es un alto nivel de confianza con la otra persona. Puede resultar muy divertida y excitante, pero siempre que no se sobrepasen unos límites y se sigan las siglas SSC: sensato, seguro y consensuado. Tenlo siempre presente.

Es por ello que este juego erótico tiene varios niveles entre los que elegir. Puedes estar completamente atada y por lo tanto a merced de tu pareja, o sencillamente se puede privar de alguno de los sentidos como la vista, tapando los ojos con una venda o un antifaz mientras se practica sexo.

Consejos para el sexo bondage

Pero antes de hacer nada tienes que estar bien informada y tengas en cuenta algunos consejos que te vamos a dar antes de practicar sexo atada. Ya te hemos comentado que lo básico es hacerlo con alguien que sea de confianza. Lo normal es que sea con tu pareja, pero si no tienes pareja y quieres hacerlo con quien te apetezca, lo mejor es que al menos tengas algo de confianza, sobre todo para sentirte lo más cómoda posible, date cuenta de que si te toca a ti estar atada, vas a estar inmovilizada. Una persona desconocida puede que no aporte mucha seguridad, ni siquiera si sólo te centras en la masturbación.

Además, para practicar sexo atada tienes que deshacerte de la vergüenza. Si eres tímida, probablemente te cueste dejar a un lado el pudor, pero si no lo haces no disfrutarás. Da rienda suelta a sus fantasías sexuales, lo principal es disfrutar del sexo.

Puede haber chicas a las que no les guste estar atadas. Si es así, puedes sugerir a la otra persona que sea él/ella el que sea dominado. Lo mejor es hablarlo previamente y que lleguéis a un acuerdo, eso evitará problemas. Lo que sí que te aconsejamos es que la primera vez no aprietes mucho los nudos y los dejes flojos. Muchas chicas se agobian si tienen la sensación de que no pueden desatarse cuando quieran y eso impide que se disfrute de esta experiencia sexual. ¿Nuestro consejo? Que comiences por alguna extremidad, como las manos o los pies, y te dejes hacer.

Para evitar que pueda llegar a resultar desagradable o que pueda doler, ponte de acuerdo con la otra persona para tener una clave o la famosa "palabra de seguridad", para que si deseas parar quede claro. O sencillamente puedes decir que no quieres seguir o no te gusta. Por eso te decimos que lo importante en el bondage es la confianza.

¿Por qué no incluyes algún juguete sexual? Tienes multitud de opciones entre las que elegir y no tienen por qué ser fustas o látigos si es lo que se te ha pasado por la cabeza, eso forma más parte del sexo duro. Estamos hablando de lubricantes, gel de masaje, vibradores, plumas... ¡Incluso bolas chinas! Todo lo que te puedas imaginar. Y si alguna chica no se siente cómoda con la penetración, puedes probar simplemente la masturbación estando atada. La experiencia será mucho más excitante y divertida.

Para que cojas ideas y pongas en práctica lo que acabas de leer, te traemos una galería con 17 posturas de lo más placenteras. Puede servirte para que te inicies en esta práctica sexual, o si ya has hecho sexo atada, para que innoves y sepas la cantidad de posturas que puedes adoptar. Descubre cuáles forman parte de este álbum y disfruta. ¡Te vas a sorprender!


Puede interesarte:

Kamasutra: las 100 mejores posturas del Kamasutra

¡Innova con tu pareja! Las 20 posturas más románticas para hacer el amor

Orgasmo femenino: las mejores posiciones para una mujer