Inicio / Belleza / Tratamientos / Cómo combatir las manchas en la piel

Cómo combatir las manchas en la piel

Patricia Álvarez Publicado por Patricia Álvarez
Publicado en 22 de diciembre de 2014

¿Te preocupan las manchas en tu piel y no sabes cómo evitarlas? La formación de manchas es un problema cada vez más común en mujeres de todas las edades, tanto si se deben a una exposición prolongada al sol, a cicatrices dejadas por el acné o a cualquier cambio hormonal, es importante aprender a tratarlas y prevenirlas. Cristina de Hoyos,dermatóloga de Clínicas Ceta, nos cuenta todo lo que necesitamos saber para combartir las manchas.

Los lentigos solares (manchas producidas por el sol) van apareciendo con el paso de los años sobre la piel de las zonas expuestas, por el efecto de las radiaciones ultravioleta y condicionadas por la predisposición genética de cada persona. Por otro lado, existe otro tipo de mancha de piel que afecta a la zona de las mejillas y de la frente habitualmente, que es conocido como melasma, el cual no sólo se debe a la exposición solar, sino también a efectos hormonales y a una posible inflamación de la piel en esa zona.

Las manchas de la piel son una consulta bastante frecuente, debido a su asociación con el envejecimiento y con el cáncer de piel. Es conveniente realizar un diagnóstico adecuado, para realizar el tratamiento indicado con seguridad. Uno de los pasos más importantes para combatirlas es el uso habitual de protectores solares en las zonas expuestas al sol frecuentemente (cara, escote, manos) lo cual disminuye el riesgo de aparición de manchas, aunque es muy difícil realizar una protección solar tan perfecta como para evitar al cien por cien su aparición, especialmente cuando existe una predisposición genética que las favorece. Hay que tener en cuenta que no sólo hay que protegerse en verano, sino durante todo el año, reaplicando la protección solar cada vez que nos expongamos al sol a lo largo del día.

Una vez que los lentigos solares ya han aparecido, hay que comenzar a tratarlos, sin abandonar la protección solar en ningún momento. Para ello, hay que entender que existen distintos medios. Por un lado, existen numerosas sustancias despigmentantes de aplicación tópica en el mercado, aunque su eficacia es variable.

En la pigmentación facial más difusa, del tipo del melasma, el tratamiento se basa en primer lugar en el uso de despigmentantes, que frecuentemente se prescriben formulados, adaptados al tipo de piel de cada paciente. En estos casos el uso de otros medios, como distintos tipos de láser, es más bien un complemento al tratamiento tópico, y puede ayudar a mejorar los resultados en determinados casos.

En los lentigos solares, suele resultar eficaz el empleo de otros métodos como el láser. Otra posibilidad de tratamiento, es el empleo de peelings específicos para tratar las manchas.

Por lo tanto, combatir las manchas de sol se basa en tres pilares: diagnóstico dermatológico correcto, prevención activa (fotoprotección) y tratamiento individualizado. El uso complementario de cosméticos adecuados que contribuyan a unificar el tono de la piel servirá para reforzar los resultados.

Y además:
Belleza DIY: tratamientos que van de la cocina a tu piel
¡Adiós manchas! Los secretos de un rostro radiante

Puede interesarte

Comentarios