Inicio / Belleza / Tratamientos

Belleza

Cómo combatir el acné adulto: consejos para cada zona del rostro

por Elvira Sáez Creado en 16 de enero de 2020
Cómo combatir el acné adulto: consejos para cada zona del rostro© Getty

Para algunas personas el acné es solo un problema del pasado que queda olvidado tras superar la adolescencia. Sin embargo, para muchas otras, esta afección de la piel sigue siendo un molesto compañero durante la edad adulta. Si es tu caso, ¡sigue leyendo! Te contamos cómo combatir el acné adulto.

Mantener un estilo de vida saludable es esencial para lucir una piel perfecta, sana y luminosa. Sin embargo, hay ocasiones en las que a pesar de disfrutar de una buena tez comienzan aparecer en nuestro rostro espinillas, puntos negros o brotes de acné. Esta afección cutánea está originada, en la mayoría de los casos, por los cambios hormonales de la pubertad.

Sin embargo, el acné no solo afecta a los adolescentes, sino que también pueden aparecer en otros momentos de la vida cuando se producen desequilibrios hormonales o situaciones de estrés. De hecho, se sabe que las glándulas sebáceas están muy relacionadas con el sistema nervioso, por lo que los problemas a nivel emocional pueden ser uno los factores desencadenantes del acné adulto. Si sufres acné adulto, conocer más información sobre él y tomar nota de los consejos que te damos a continuación puede ayudarte.

Video por Carla Dominguez

Granos en la frente, granos en la nariz... ¿Qué es el acné adulto?

El acné es una interacción entre hormonas, sebo y bacterias que viven sobre la piel o dentro de ella. ¿Cuándo se puede hablar de acné y cuando de unos simples granitos? La respuesta es sencilla: los granos en términos médicos se denominan pústulas porque no se ha producido la foliculitis, una inflamación y posterior infección del orificio de salida del pelo. Mientras que cuando estos van acompañados de otras lesiones como comedones o espinillas, siempre es acné, aunque sea en sus fases iniciales. Estos suelen ser visibles en la parte inferior del rostro mandíbula y mentón.

Se trata una afección de la piel impredecible que puede afectar a cualquier edad. El "acné persistente", es el más frecuente y es una continuación del acné iniciado en la adolescencia y que continúa en la edad adulta y por otro lado está el "acné de comienzo tardío", que afecta de manera repentina a un gran índice de mujeres entre los 30 y 39 años. Un acné grave puede llegar a ocasionar pústulas, nódulos y quistes dolorosos.

En salud y belleza, prevenir es curar y por tanto siempre debemos escuchar las opiniones de un experto y acudir a un dermatólogo o a un centro especialista en medicina estética que puedan proporcionar los tratamientos adecuados. De esta forma, podremos disfrutar de un tratamiento acorde con nuestras necesidades para reducir las manchas de acné y conseguir unos resultados eficaces. Aunque puedas pensar que el acné es un problema que requiere el mismo tratamiento para todas las personas no es así, es importante identificar el estado de la piel, se se trata de una piel que está grasa, mixta o grasa y el estilo de vida de la persona entre otros factores a tener en cuenta.

Causas del acné adulto

Las causas del acné son muy variadas, por lo que no siempre son fáciles de determinar. De hecho, en algunos casos se combinan varias de ellas. No obstante, estas son las causas más frecuentes:

  • Predisposición genética
  • Desequilibrios hormonales
  • Estrés nervioso
  • Depresión y/o ansiedad
  • Trauma psíquico
  • Uso excesivo o inadecuado de cosméticos que obstaculicen los poros
  • Hábitos alimenticios
  • Obesidad
  • Mal cuidado de la piel a nivel higiénico


Las secuelas del acné

Una de las principales secuelas más visibles del acné son las manchas y cicatrices y por ello es preciso combatir estas del mismo modo que los granos. Durante el otoño con la llegada del frío el acné empeora: descamación o tirantez cutánea son algunos de los síntomas típicos de esta estación.

En este caso, el peeling químico es la opción más recomendada para tratar cicatrices y marcas producidas por acné leve y moderado. Se trata de una técnica no invasiva en donde se eliminan las capas superficiales de células muertas. Consiste en la aplicación de un producto químico, normalmente un ácido, sobre la piel previamente preparada. La duración del tratamiento varía según el tipo de peeling pero suele oscilar entre 10 y 30 minutos. Aparte de sanear la epidermis, tu piel volverá a estar sedosa e hidratada, con mucha más luminosidad y libre de manchas.

También es importante utilizar productos de limpieza e hidratación diaria oil-free así como en el maquillaje, una dieta equilibrada, utilizar factor de protección solar y mantener a raya el estrés. Todas estas recomendaciones te permitirán disfrutar del otoño con total garantía para tu piel.

El acné según la zona del rostro: causas y tratamientos

Granos en la frente

Una dieta pobre en nutrientes esenciales puede hacer que tu rostro comience a reflejar los síntomas déficit, puesto que cuando el aparato digestivo sufre, nuestra piel sufre con él. La parte alta de la frente está asociada con la vejiga, la parte central con la digestión y la parte baja con los intestinos.

Si la frente es tu área problemática lo más probable es que estés comiendo mal. Olvídate de la comida basura, las grasas saturadas y los platos precocinados y empieza a incluir alimentos frescos, mucha fruta y verdura, agua abundante y té. Con esto, no solo conseguirás aumentar tus niveles de energía y eliminar toxinas, sino que además estarás un paso más cerca de conseguir una piel perfecta.

Descubre: Famosas sin maquillaje: sus fotos más naturales
Famosas sin maquillaje © iStock

Granos en el contorno de los labios

Los granitos que salen alrededor de la boca suelen deberse a un déficit de vitaminas del grupo B, así que para evitar su aparición debes introducir en tu dieta más cereales integrales, carnes magras y vegetales de hoja verde.

Si además tienes tendencia a que se te corten los labios en cualquier época del año, y no solo en los meses de invierno, puede ser un síntoma de hiperacidez de estomago.

La deshidratación también puede ser la culpable de esa sequedad extrema en los labios, así que pese a que estés harta de escucharlo, no podemos dejar pasar la oportunidad de repetirte la importancia de beber una cantidad suficiente de agua al día. Por eso es super importante que te acostumbres a llevar una buena botella de agua en el bolso siempre, y bebas al menos 2 litros al día. Como ves, el cuidado de tu piel debe ser integral: externo e interno.

Granos en la nariz

Cuando los granitos aparecen en las mejillas, lo más probable es que se deba a una mala alimentación, por lo que es hora de cambiar tu dieta drásticamente. Aunque pueda parecerte un todo un reto, si eliminas de tu día a día algo tan sencillo como la comida precocinada y los azúcares refinados, tu piel te lo agradecerá.

Si tu problema, más allá de los granos, son los puntos negros y los poros dilatados en la zona de la nariz, prueba a hacerte una limpieza facial casera una vez por semana, existen aparatos especiales y económicos que te permiten hacer una limpieza facial en casa como rutina diaria. Si quieres saber cuáles son haz clic aquí. Además, no te olvides de la limpieza diaria: la combinación desmaquillante más limpiador será tu gran aliada a partir de ahora.

Sin embargo, si tu área problemática es la parte baja de las mejillas, esto indica la posibilidad de problemas bucodentales, como caries o encías sangrantes. ¿Quién hubiera dicho que un problema dental pudiera provocar la aparición de granos?

Granos en la barbilla

¿Sueles tener granitos en la zona de la barbilla con frecuencia? No te preocupes, es perfectamente normal, puesto que esta zona está relacionada con los ovarios y los cambios hormonales. También conocidos como los granitos de la regla.

Un dato curioso es que si te fijas, cada mes tendrás una concentración mayor de granitos en uno de los dos lados de tu barbilla. ¿Sabes a qué se debe? Se corresponden con el ovario que libere el óvulo ese mes. ¡Ahora ya sabes cuál de tus dos ovarios está en pleno rendimiento!

El acné hormonal no es fácil de eliminar, pero si sigues una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, e incluyes en tu alimentación algún suplemento de vitamina B, te ayudará a equilibrar tus hormonas durante tu ciclo.

Granos en la línea de la mandíbula

La aparición de granitos y manchas en la línea de la mandíbula puede deberse a algunos problemas en el intestino grueso, principalmente provocados por una dieta rica en grasas saturadas, fritos y comidas precocinadas.

Las hamburguesas y las bebidas gaseosas puede que sean dos de tus comidas preferidas, pero tu piel (y tu figura) terminarán pagando las consecuencias de un consumo excesivo. Lo ideal para el cuidado de tu piel es que limites el consumo de alimentos ultraprocesados como comidas precocinadas, galletas, bollería, embutidos y fritos, entre otros, y apuestes por comida saludable. Las verduras, las frutas, las legumbres y los frutos secos al natural deben ser los protagonistas de tu dieta, acompañados de pescado, huevos, lácteos y carne no procesada si no sigues una dieta vegetariana o vegana. ¡Tu piel y todo tu cuerpo te lo agradecerán!

Tratamientos cosméticos y medicamentos para acabar con el acné adulto

Existen numerosos tratamientos tópicos creados específicamente para la eliminación del acné. Algunos de los compuestos más utilizados y efectivos son el peróxido de benzoílo, el ácido salicílico y el ácido glicólico, que controlan la producción de sebo. Podrás encontrarlos en formato crema o gel, este último con una textura menos grasa.

No obstante, en algunos casos el acné no desaparece a pesar de mejorar la alimentación o el cuidado externo de la piel. Cuando esto ocurre es posible que el dermatólogo recete medicamentos orales como la isotretinoína, para acabar con este problema cutáneo. Suele ser en casos de acné severo o quístico y es importante seguir las recomendaciones del profesional de la salud para que la terapia sea efectiva y evitar cualquier riesgo.

Consejos para prevenir la reaparición del acné adulto

Cuida tu alimentación: como hemos repetido a lo largo de todo el artículo, cuidarse por dentro es una herramienta clave para combatir el acné adulto. Prioriza alimentos como la verdura, la fruta, las legumbres y evita los ultraprocesados ricos en azúcar, harinas refinadas, aceites de mala calidad y otros aditivos. Recuerda también hidratarte correctamente, ¡ya sabes que la mejor opción siempre es el agua!

No te toques los granos: sabemos que te lo han dicho una y otra vez, pero no podemos dejar de recordártelo. Si lo haces solo conseguirás empeorarla situación, ya que crearás lesiones que más adelante serán marcas. Además, al tocarlas puedes extender la infección a otras zonas del rostro y que el acné aumente.

Mantén una correcta limpieza facial: limpiar tu cara debe formar parte de tu cuidado diario de la piel por la mañana y por la noche, especialmente si utilizas maquillaje o vives en una ciudad con niveles altos de contaminación. De esta forma eliminarás el excesa de grasa o sebo de tu piel y cualquier suciedad que bloquee los poros. No obstante, es importante que utilices los tratamientos de limpieza adecuados y que lo hagas de forma suave para no resecar la piel o irritar aún más el acné.

Utiliza los tratamientos adecuados para tu piel: para ello es importante que acudas a un profesional. Él sabrá qué tratamientos o productos cosméticos son más respetuosos con tu piel para así acabar con el acné y conseguir una piel lo más sana posible. Es muy probable que te recomiende elegir la opción no grasa de diferentes productos como, por ejemplo, el protector solar facial. Ten cuidado también con el maquillaje o cualquier otro cosmético que apliques en la piel. Con el acné puede que sea preferible no utilizar demasiados productos para no irritar los granos ni obstruir los poros.

Evita el estrés: como te hemos dicho, las glándulas sebáceas tienen una gran relación con el sistema nervioso, por lo que mantener unos niveles de estrés bajo y priorizar la tranquilidad en tu vida puede marcar la diferencia a la hora de prevenir que los granos aparezcan de nuevo. Practicas como la meditación, el yoga o la respiración consciente pueden ayudarte.

Cuidado con el pelo: llevar flequillo o el pelo muy cerca de la cara puede empeorar el problema de acné. No tocarlo demasiado y reducir el contactor entre el cabello y la cara puede ser muy útil.

Descubre: Famosas con la piel perfecta

Y además:
¡Adiós granitos! Remedios caseros contra el acné
Descubre los mejores productos anti acné y di adiós a los granos
¿Un grano en el peor momento? Hazlo desaparecer con estas cremas y di adiós al acné
Descubre los mejores productos anti acné y di adiós a los granos