Inicio / Belleza / Tratamientos / Manos a prueba de frío: consejos para cuidarlas en invierno

Belleza

Manos a prueba de frío: consejos para cuidarlas en invierno

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 9 de enero de 2017
133 compartidos

Junto con el rostro, si hay una parte de nuestro cuerpo que casi siempre está expuesta, son las manos. Aunque durante todo el año éstas hacen frente a los factores externos -como la polución, la radiación solar, el viento y la temperatura-, es en invierno cuando más sufren debido al frío y a los cambios de temperatura causados por calefacciones, temperatura exterior o aires acondicionados, entre otros.

Como resultado, nuestras manos están secas, con arruguitas e incluso grietas, que en muchas ocasiones pueden resultar dolorosas. La clave para evitar esta situación es la hidratación, pero el remedio será diferente si vamos a prevenir o a tratar.

Prevención

No notamos las manos secas, aunque a ratos sí que el frío hace mella en ellas. ¿Qué podemos hacer para no llegar a sufrir sequedad y grietas?

  • Cada vez que salgamos al exterior usaremos guantes, que nos quitaremos al llegar a un sitio cerrado para evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Usaremos una crema para manos con ingredientes naturales hidratantes, antes de irnos a dormir, que es cuando la piel está más receptiva a los tratamientos cosméticos.
  • Una vez cada quince días eliminaremos las células muertas de las manos con un exfoliante específico para ellas, de forma suave. Esto nos ayudará a que la crema que apliquemos penetre mejor.

Así, si queremos arreglar nuestras manos con nuestra manicura favorita estarán lista para lucir perfectas en cualquier ocasión.

Descubre: Uñas 2017

Tendencias en uñas 2017: todos los nail art que vienen © Pinterest

Tratamiento

Hace días que notamos nuestras manos muy secas y la piel tirante. Con los cambios de temperatura esta sensación se agrava, e incluso han empezado a salir grietas y pequeñas pieles alrededor de las uñas que nos molestan. ¿Cómo lo solucionamos?

  • También procuraremos usar guantes cada vez que salgamos al exterior para evitar que se resequen más las manos.
  • La crema de manos que elijamos debe contener un conjunto de ingredientes altamente hidratantes, como el aceite de oliva, la cera de abejas y la manteca de karité y también suavizantes, como el aceite esencial de geranio y de lavanda. Preferiblemente escogeremos cremas sin parabenos, más respetuosas con la piel.
  • Si trabajamos en lugares con calefacción, conviene tener cerca una crema de manos que hidrate pero cuya textura no resulte grasa para que no interfiera en nuestras tareas. En este caso escogeremos cremas que contengan Dimeticona, que evita la pérdida de agua de la piel y actúa como barrera protectora, o también agua de rosas, pues hace que la textura sea más ligera sin perder hidratación.
  • Nos lavaremos las manos con jabón neutro y agua templada, nada de caliente para quitarnos el frío pues aún resecaría más la piel. Después, nos las secaremos bien para que no queden restos de humedad.
  • Usaremos guantes si tenemos que realizar tareas con productos químicos, como lejía, desinfectante, detergente, etc.
  • Por la noche, cuando las células de la piel están más receptivas a los tratamientos, aplicaremos en las manos una buena crema hidratante y nos pondremos unos guantes de algodón que no nos aprieten. De esta forma la crema penetrará durante horas y el beneficio será mayor.
  • No estiraremos ni morderemos las pieles que puedan aparecer alrededor de las uñas, pues solo provocaremos una herida que debido a la sequedad de la mano será más difícil de curar. Como mucho las recortaremos con unas tijeras para manicura e incidiremos en hidratar más esa zona.


Otros consejos que nos servirán en ambas situaciones son hidratarse por dentro con agua, infusiones y alimentos ricos en agua, como las verduras y algunas frutas; usar cremas con filtro solar para evitar el envejecimiento prematuro de la fina piel de las manos; y evitar todo lo posible los cambios de temperatura (por ejemplo, el típico gesto de acercar las manos a un radiador u hoguera hace que rápidamente se resequen).

Contenido elaborado en colaboración con Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.



Y además:
Fórmulas flash para lucir perfecta eventos
Rituales de belleza para manos

Ahora la manicura también se imprime: llega el nail print

por Patricia Álvarez 133 compartidos

Puede interesarte