Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Consejos para hidratar (bien) a tus hijos este verano

Maternidad

Consejos para hidratar (bien) a tus hijos este verano

por El equipo editorial Creado en 1 de julio de 2015
Consejos para hidratar (bien) a tus hijos este verano© iStock

Una buena hidratación en los niños es fundamental para su desarrollo durante la etapa de crecimiento. Te damos una serie de consejos imprescindibles para que controles cómo y cuándo deben hidratarse.

Para los niños el agua supone una de las principales fuentes de energía para su desarrollo sin embargo, un estudio elaborado por el doctor Luis Moreno, profesor de Salud Pública de la Universidad de Zaragoza, y Jordi Salas-Salvadó, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universitat Rovira i Virgili, en colaboración con aguas Font Vella y Lanjarón S.A, revela que los niños y los adolescentes podrían mejorar de forma considerable el consumo de agua. Y es que según las conclusiones de dicho estudio, el 87% de la población infantil no cumple con las recomendaciones de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) en cuanto a la cantidad de la ingesta de agua diaria. A continuación, os damos una serie de consejos de la mano de la doctora Patricia Suero, pediatra del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y especialista en Endocrinología, para saber cómo hidratar a los niños correctamente.

Descubre: Hidratación y niños
© iStock

¿Qué beneficios les aporta el agua?

El agua supone uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de nuestros hijos ya que es un elemento esencial que forma parte de nuestras células, de la sangre... Supone un total del 80% de su cuerpo y tiene una serie de funciones que son vitales:
>Eliminar toxinas.
>Eliminar el calor de nuestro cuerpo mediante el sudor.
>Forma parte de las secreciones que nos ayudan a hacer la digestión.
>Se encuentra en las articulaciones haciendo de amortiguador de golpes.

Asimismo, debemos tener mucho cuidado y mantener hidratados en todo momento a los niños, sobre todo en épocas de más calor como es el verano ya que está demostrado que un nivel bajo de hidratación puede dificultar la atención a corto y medio plazo y también puede influir negativamente en los niveles cognitivos de los pequeños así como en su rendimiento.

Cómo y cuándo debemos hidratar a nuestros hijos

Tanto en los bebés como en los niños la hidratación proviene fundamentalmente del agua que consumen seguida de los lácteos. Pero la duda de la gran mayoría de los padres siempre es la misma... ¿Cómo debo mantenerles hidratados correctamente? ¿Cuánta cantidad tienen que beber al día? La EFSA recomienda: para los bebés de 2 a 3 años una ingesta de unos 5 vasos y medio de agua. Para los niños de 4 a 8 años, 6 vasos y medio. Para los peques de 9 a 13 años, unos 8 vasos y medio y a partir de los 14, ya son considerados adultos, la media es de unos 8 vasos, en el caso de las chicas, y unos 10, para los chicos.

Por supuesto, se trata de unos baremos aproximados que siempre pueden variar según los factores circunstanciales como por ejemplo el clima o una actividad física mayor en momentos puntuales. El consumo de agua de los niños debe ser regular durante todo el día aunque también deben hidratarse a través de los alimentos (un 20% procede de la comida y un 80% de los líquidos) por lo que una dieta rica en frutas y verduras será ideal para ellos.

Consejos para una buena hidratación en bebés

Concretamente, en el caso de los bebés aproximadamente un 75% de su cuerpo es agua. Normalmente, durante los 6 primeros meses de vida se alimentan exclusivamente de leche materna, o artificial, y se aconseja que el consumo sea de unos 700 ml al día (dándole el pecho a demanda). A partir de los 6 meses es cuando comenzaremos a incorporar alimentos en su dieta por lo que la hidratación también se la aportarán por ejemplo: zumos, sopas frías, batidos, papilla de frutas, verduras y por supuesto, la leche y el agua (todos ellos suponen hasta un 70% de la hidratación total); durante este periodo se recomienda que los bebés ingieran entre 900 ml y 1000 ml de líquidos al día. Ofréceles agua con frecuencia (sobre todo en verano) ya que todavía son demasiado pequeños como para que se hidraten de forma autónoma y evita darles refrescos, pues sólo les aportan azúcar, calorías y muy poca hidratación.

Y además:
Las 10 reglas de oro para alimentar a tu bebé
Lactancia materna: la guía definitiva para primerizas