Inicio / Belleza / Cabello

Belleza

¿Cómo rizar el pelo con la plancha?: 3 pasos a seguir para tener una melena de ensueño

por Marila Barrantes Creado en 14 de abril de 2020
¿Cómo rizar el pelo con la plancha?: 3 pasos a seguir para tener una melena de ensueño© iStock

No importa si son rizos definidos o suaves ondas playeras. Te mostramos cómo hacer rizos de forma fácil y rápida con la plancha de alisar que todas tenemos en casa.

El Half-Bun y el Messy Bun son los peinados más prácticos para los lunes, pero aún así podemos darle un toque diferente de vez en cuando. Es más, si te apetece cambiar, con un poco de práctica puedes convertir tu cabello en una gran melena de ensueño en solo unos minutos, sin rulos ni rizadores. Para conseguirlo, todo lo que necesitas es un cepillo del pelo y tu plancha de alisar.

Las mejores planchas para rizar el pelo son aquellas que tienen la parte superior redondeada. Además, si son planchas que mantienen el calor en la parte externa mucho mejor, el rizo quedará mucho más marcado. Este tipo de planchas facilitan el giro y la capacidad de alisar durante la aplicación y evitan automáticamente los antiestéticos pliegues del cabello.

Te mostramos paso a paso cómo hacer rizos con la plancha de alisar.

Video por Carla Dominguez

Paso 1: Dividir el cabello en secciones

Las planchas de alisar pueden llegar a calentarse hasta 200 grados. El cabello necesita el calor para deformarse temporalmente. Pero al mismo tiempo también daña su estructura. Por lo tanto, es recomendable proteger siempre el pelo con un spray de protección térmica antes de usar la plancha de alisar. Cualquier producto de protección térmica absorbe parte del calor y protege el pelo contra los daños permanentes.

Luego divide el cabello en secciones. Para ello, usa un peine de puntas finas para dibujar una raya desde la mitad de la frente hasta la espalda, de esta manera dividirás el pelo verticalmente. Luego dibuja una separación horizontal al nivel de la oreja. De esta manera, dividirás tu cabello en cuatro grandes secciones. Luego, sujétalos con un clip.

Paso 2: Envuelve el mechón alrededor de la plancha

¡Ahora es el momento de girar la plancha para conseguir el rizo! Precalienta tu plancha hasta que alcance la temperatura de óptima para el rizo (unos 200 grados). Empieza con una de las secciones laterales y prepara un mechón en ella. Colócalo entre las placas de la plancha. No coloques la plancha demasiado cerca de las raíces, sino a la altura de la oreja. De esta manera conseguirás ondas naturales con las raíces lisas.
Si por el contrario lo que prefieres son rizos muy marcados, comienza por la raíz.

Importante: Utiliza siempre una plancha de alta calidad con control de temperatura. Los modelos con revestimiento cerámico son particularmente suaves con la estructura del cabello. Una buena opción es la plancha Remington, con una relación calidad-precio muy recomendable (está disponible en Amazon).

Paso 3: Tira de la plancha de alisar uniformemente hasta la punta del cabello

El movimiento que haremos a continuación será girar la plancha 360 grados a la vez que la deslizamos hacia las puntas a una velocidad constante. Importante: manténlo en un ángulo constante. La mejor manera de hacerlo es agarrar el mechón con la mano libre y apretarlo ligeramente mientras practicas el movimiento.

Consejo: si notas que la plancha se desliza con dificultad hacia las puntas, significa que las placas de la plancha ya están un poco desgastadas y, por lo tanto, sientes el movimiento más áspero, desuniforme. Para evitar esta sensación, suelta un poco la presión que estás ejerciendo sobre el mechón para que estas partes sufran menos estrés por calor.

Para finalizar este peinado, trabaja de todo el cabello de esta manera. Primero las mechas inferiores y luego las superiores, dejando el pelo de la frente para la fase final.

Después de rizar todo el pelo, no te olvides de cuidarlo

Cuanto más despacio muevas la plancha, más calor absorve el cabello y más se definen los rizos. Si eres nueva rizándote el pelo de esta manera, deberías empezar con una temperatura baja para evitar los daños por calor.

Un peinado con este calor extremo es aconsejable una vez a la semana para aquellas melenas que están muy bien cuidadas. Si por el contrario tu melena está muy dañada y castigada, tendrías que hacer este peinado una vez cada dos semanas o usar los viejos rulos que no necesitan mucho calor para rizar el pelo.

Un consejo profesional: Trata tu cabello dañado con un cuidado especial una vez a la semana. Porque el calor hace que pierda la humedad rápidamente y se vuelva una melena quebradiza. Hay algunas máscaras muy nutritivas que te ayudan a prevenir esto, te contamos más en nuestro artículo: Test 2019: ¿Cuál es la mejor mascarilla hidratante para tu cabello?