Inicio / Cocina / Cocina española / Meat bar, los restaurantes que conquistarán a los amantes de la carne

© iStock
Cocina

Meat bar, los restaurantes que conquistarán a los amantes de la carne

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 27 de septiembre de 2016
60 compartidos

Tal y como su nombre indica, el meat bar es un espacio especializado en carne, es decir, el paraíso de cualquier buen carnívoro que se precie. Te explicamos más sobre esta tendencia que te encantará y te desvelamos también cuáles son los lugares que por nada del mundo deberías perderte.

Estamos de acuerdo en que no hay que ser un foodie de nivel experto para saber qué es un meat bar ("bar de carne" en su traducción más literal). Se trata de un espacio que ofrece un ambiente relajado, puede ser al estilo barra y tapas, en el que degustar la mejor carne de la ciudad. Pero más allá de la primera impresión, este tipo de restaurantes que comienzan ahora a hacerse un hueco en nuestro país, llevan ya años elevando a los máximos altares la carne en otros países, sobre todo en Estados Unidos.

En un mundo demasiado rápido como para detenernos a preparar buena carne e, incluso, para comprar productos cárnicos de primera categoría, los meat bar nacen como alternativa de calidad para las carnívoras confesas y quienes coquetean a menudo con los derivados del cerdo, la ternera, el buey y un sinfín más de carnes.

Steak tartar, Angus, Kobe, onglet o wagyú son algunas de las palabras que leerás en las cartas de los meat bar. Si no sabes de lo que te estamos hablando, será mejor que simplemente te dejes llevar cuando entres en uno de estos espacios y te guíes por tu paladar.

© Pinterest

Beneficios de comer carne

Muchas veces tendemos a pensar que la carne puede ser nuestro mayor enemigo si estamos haciendo dieta o queremos perder esos kilitos de más que hemos ganado. Olvídate de todo lo que habías escuchado hasta ahora. ¡Hay muchos beneficios de la carne que desconocías!

En primer lugar, merece la pena hacer una diferenciación entre carnes blancas y carnes rojas. En el caso de las primeras, dentro de las que se incluyen el pollo, el pavo, el conejo (algunos dicen que el cerdo también), debes saber que su aporte de proteínas es prácticamente igual que en el caso de la carne de ternera o de cerdo pero que, a diferencia de estas, poseen un bajo contenido en grasa y colesterol.

En el caso de las carnes rojas, suelen resultar más sabrosas y esto se debe a su jugosidad y a la mayor cantidad de grasa que poseen. Este tipo de carne contiene hierro de fácil absorción, además es rica en vitaminas B6 y B12 que ayudan a la creación de glóbulos rojos en nuestra sangre. Es cierto que no debemos abusar de la ternera, el cordero o el cerdo pero puedes permitirte una o dos raciones por semana, según indican los expertos.

Los meat bar que no te puedes perder en Madrid

SQD Meat Point: este restaurante de origen franco- español cumple su primer año de vida con un balance súper positivo y un cambio de carta que, si bien sigue manteniendo la carne como protagonista, abre su abanico de posibilidades. 20.000 comensales han disfrutado ya de la carne de la mejor calidad y los cortes más especiales servidos con mucha sofisticación en este céntrico restaurante de la madrileña calle Villanueva.

Para los meat lovers continúa habiendo un lugar muy especial y se incorporan dos entrantes. Por un lado, el jamón ibérico y por el otro, un sorprendente kebap de cordero cocinado a baja temperatura y acompañado de pan de pita y salsa de yogur. En cuanto a los platos principales, se renuevan y versionan su magret de pato (¡¡irresistible!!), la hamburguesa Ange y el steak tartar, uno de sus platos estrella. A todos ellos se une la chuleta de ternera en su costra que estamos seguras de que se convertirá en una de las sorpresas de la carta.

Acompañando la carne, la ensalada de quinoa que llega con la nueva temporada y, por supuesto, sus famosos crudités, preparados con las verduras más frescas. Y además de su carta, SQD seguirá ofreciendo su menú semanal de lunes a viernes, sus platos pensados para los peques de la casa y sus deliciosos desayunos. Después de todo esto, ya solo te queda echar un vistazo a los nuevos platos para acabar de convencerte para probarlo, ¿verdad?

> Dónde encontrarlo: Calle de Villanueva, 2
> Más info: www.sqd.es

© SQD Meat Point

Jimbo: para comer como en una peli de Hollywood pero en el mundo real, nada como visitar Jimbo, uno de nuestros descubrimientos del otoño. Cada uno de sus platos de carne esconde una minuciosa preparación, con asado a baja temperatura a base de calor indirecto lo cual da un toque ahumado muy especial a cada una de las piezas de carne. Entre las piezas que puedes probar encontrarás (¡cuidado! No se te caiga la baba): brisket macerado con especias, pulled pork adobado con azúcar moreno y especiado y costillar de cerdo sazonado con chili en polvo y especias y untado con salsa BBQ casera. ¿Necesitas más motivos? ¡Los tenemos!

Además de poder disfrutar de sabrosas piezas de carne, en Jimbo no puedes dejar de probar su extensa carta de cervezas artesanas que siempre te sorprenden y, por si esto fuese poco, sus acompañantes 100% USA que están buenísimos. Desde la típica ensalada de col o las patatas gajo hasta los macarrones impregnados en queso tan típicos de las pelis americanas.

Otra de las características que nos ha conquistado de Jimbo es su toque dulce. Estamos hablando, nada más y nada menos que de un helado con sabor a dónut... ¡Delicioso! Y además, su dulce estrella: un marshmallow entre un sándwich de galleta y chocolate... ¡Qué maravilla!

Y atención al último detalle: 30 euros por una bandeja llena de carne y acompañantes para dos personas (podrían ser 3 sin problema). Y, ¡mira qué pinta!

> Dónde encontrarlo: Plaza Descubridor Diego de Ordás, 4

© Jimbo

Cafe de París L'Entrecote: es uno de los clásicos de la escena madrileña. Conocido por su famoso entrecot con la famosa salsa de la casa elaborada a base de mantequilla, especias y algún ingrediente más nunca desvelado. Esta salsa ha ido pasando de generación en generación y gana adeptos desde que en los años 30 comenzase a servirse en el primer restaurante de la familia, ubicado en Ginebra. Además del delicioso entrecot, los comensales también pueden disfrutar de una ensalada tradicional y patatas fritas al estilo francés, cortadas pequeñas y muy crujientes. ¡Una verdadera delicia!

En este restaurante también hay un espacio destacado para los postres, muchos de ellos parte de la tradición repostera francesa. Por ejemplo, su crème brûlée o sus crepes recién hechos. Un pequeño rincón de París ubicado en la madrileña calle Conde de Aranda.

> Dónde encontrarlo: Calle Conde de Aranda, 11
> Más info: www.cafedeparis-sp.com

Happig: la carne de cerdo es la protagonista indiscutible de este meat bar ubicado en pleno barrio Salamanca. En concreto, la carne que se consume en Happig procede de Eresma y va desde las tablas de jamón serrano y de otros embutidos como el lomo o el chorizo. Entre sus entrantes más exitosos encontramos algunos de los clásicos de la gastronomía española como los torreznos o las croquetas de jamón.

Por otra parte, el plato fuerte de Happig está en su parte de brasería en la que ofrecen diferentes cortes de carne de cerdo para que cada cual escoja la parte que le resulte más sabrosa. Te recomendamos que si optas por esta opción, elijas unas verduras de temporada a la brasa o patatas caseras asadas y combinadas con algunas de sus salsas especiales. ¡Te conquistará!

> Dónde encontrarlo: Calle de Juan Bravo, 52
> Más info: www.happig.es

Y además:
El sándwich de pastrami: desde los restaurantes de Nueva York hasta tu cocina
Mandalas gastro: los bodegones de comida que triunfan en Instagram

por Laura Sutil 60 compartidos