Inicio / Cocina / Cocina española / Recientes estudios echan por tierra los falsos mitos sobre el pan

Cocina

Recientes estudios echan por tierra los falsos mitos sobre el pan

por Marta Nova Creado en 28 de febrero de 2014
© Pan Cada Día

Es común escuchar que el pan engorda, que el pan blanco aporta muchas más calorías que el pan integral o que comer la corteza engorda menos que la miga... La lista de mitos que giran en torno a este alimento y sus propiedades nutricionales es interminable. ¿Quieres saber qué beneficios nos aporta realmente este alimento?

A pesar de que estas afirmaciones están cambiando durante los últimos años, existe un gran desconocimiento acerca del pan y de sus beneficios para la salud. Por ello, una reciente recopilación de estudios que se incluyen dentro de la campaña Pan Cada Día presenta 'Mitos y realidades': una recopilación de informaciones científicas sobre las controvertidas creencias acerca del pan y sus efectos positivos para la salud, cuyo objetivo es demostrar que el pan no contribuye al sobrepeso ni a la obesidad.

El pan no contribuye al sobrepeso ni a la obesidad © Pan Cada Día

En general, el pan, es una de las principales fuentes de energía presentes en la dieta mediterránea y un “ingrediente” inamovible de la base de la pirámide nutricional que se hace imprescindible para acompañar a cualquiera de las cinco comidas que se recomienda realizar al día en una dieta equilibrada y saludable.

Un alimento que, en una cantidad moderada de energía, aporta diferentes nutrientes, entre los que destacan los hidratos de carbono complejos. También aporta fibra, cierta cantidad de proteínas, muy pocos lípidos e importantes minerales y vitaminas, esenciales en el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Mitos y realidades: la verdad y toda la verdad sobre el pan

El pan no contribuye ni al sobrepeso ni a la obesidad. Varios estudios ponen de manifiesto que el consumo de pan no es el responsable del aumento de peso y que no contribuye ni al sobrepeso ni a la obesidad. Incluso en algunos casos se ha observado que los hábitos alimentarios y los parámetros antropométricos mejoran en las personas que consumen pan respecto a aquéllas que no lo hacen. De este modo, el pan ayuda a que nuestra dieta sea correcta y equilibrada, ya que su aporte calórico es moderado y su contenido en grasa es muy bajo, por lo que no está justificada cualquier afirmación que relacione a este alimento con el aumento de peso.

Pan integral vs pan blanco. La principal diferencia en el proceso de elaboración del pan blanco y el integral es que para este último se utiliza harina sin refinar, lo que hace que tenga un mayor valor nutritivo, siendo más rico en fibra, vitaminas y minerales. No obstante, la cantidad de calorías aportadas por ambos es muy similar. Por otra parte, el pan integral al tener más fibra fomenta una mayor sensación de saciedad.

La corteza del pan aporta más calorías que la miga. La única diferencia entre la corteza y la miga del pan radica en que la primera se deshidrata durante el horneado mientras que la miga conserva el agua, manteniendo así su aspecto más esponjoso. Este hecho hace que la miga tenga menos nutrientes y, por lo tanto, su aporte calórico sea inferior al de la corteza. Esto significa que, contrariamente a la creencia popular, a igualdad de peso, la corteza aporta mayor cantidad de calorías que la miga.

Si quieres ir descubriendo las falsas y ciertas creencias sobre este alimento, la campaña irá completando periódicamente la lista de mitos y realidades vinculados al pan en el blog Pan Cada Día.

Puede interesarte...

por Marta Nova