Inicio / Cocina / Cocina internacional / Pan de avena y calabaza: una receta deliciosa para otoño

Cocina

Pan de avena y calabaza: una receta deliciosa para otoño

por Elvira Sáez Creado en 6 de noviembre de 2019
Pan de avena y calabaza: una receta deliciosa para otoño© Getty

Disfruta del otoño al máximo y llévalo hasta tu cocina con esta receta de pan de avena y calabaza.

Contenido elaborado en colaboración con Levital


Con el otoño ya plenamente instaurado es probable que el número de calabazas se haya multiplicado en fruterías y supermercados. Estas hortalizas, además de ser un elemento indispensable para la decoración de cualquier fiesta de Halloween, pueden convertirse en un gran aliado en nuestra cocina y para nuestra salud.

Las calabazas cuentas con múltiples propiedades y una gran riqueza nutricional que contribuye al buen estado del sistema nervioso y del aparato digestivo. Su consumo también es muy beneficioso para la piel, los huesos y los dientes y las recomiendan durante el embarazo y el periodo de lactancia. Su riqueza en vitamina C, vitamina E y en beta-carotenos hace que sea un alimento muy beneficioso para cuidar la salud ocular y prevenir el daño degenerativo.

Video por Norma Varela


El periodo de recogida de esta hortaliza coincide con los meses de septiembre, octubre y noviembre por lo que es el momento ideal para ir al supermercado o frutería y convertir a la calabaza en la protagonista de tus menús.

La otra protagonista de esta receta es la avena, uno de los cereales más completos y equilibrados que podremos encontrar. Aporta grandes cantidades de magnesio, cobre, hierro, cinc y vitamina B1. Sus antioxidantes tienen un efecto regulador de la presión arterial y antiinflamatorio y contribuye a reducir los niveles de azúcar en sangre. De a cara a incorporar la avena en nuestras elaboraciones, podemos encontrar el grano pelado que se cocina como cualquier otro cereal. La forma más habitual y más sencilla de incorporar a este cereal en nuestras recetas es en copos de avena. Para desayunar, es habitual comerlo remojado en leche o agua. También se puede utilizar para completar una ensalada o como rebozado acompañando el pan rallado.

En este caso, os proponemos combinar ambos ingredientes y preparar un delicioso pan de otoño con calabaza y avena, ¿te atreves con ello? Su elaboración es muy sencilla ya que es muy similar a la receta de cualquier otro pan, simplemente tendremos que incorporar a la elaboración la avena, que mezclaremos con agua hirviendo y la calabaza, que debemos asar para, después, incorporarla como un puré.

Ingredientes:

  • 50gr de copos de avena
  • 250gr de harina de fuerza
  • Una pizca de sal
  • 100ml de agua hirviendo
  • 200gr de calabaza asada
  • 55ml de agua tibia
  • 10gr de levadura fresca Levital
  • 30gr de semillas de lino
  • 30gr de semillas de girasol

Elaboración:

Comenzamos triturando la calabaza asada hasta que adquiera la textura del puré. A continuación, colocamos los copos de avena en un bol y los regamos con el agua hirviendo hasta que se hidraten, luego los escurrimos bien, reservamos las dos mezclas, que utilizaremos cuando estén frías. Mientras tanto, disolvemos la levadura fresca Levital en el agua tibia.

En un recipiente amplio mezclamos la disolución de la levadura junto con la harina tamizada y la pizca de sal. A continuación, trabajamos la masa hasta que tenga una textura homogénea y, es entonces, cuando empezaremos a mezclar el puré de calabaza, los copos de avena al resto de la masa con la cual tendremos el pan ya mezclado. Después, colocamos la masa en un recipiente y tapamos con un paño hasta que doble el volumen.

Transcurrido este primer periodo de reposo, volvemos a colcoar nuestra masa sobre la superficie que previamente hemos enharinado. A continuación, dividimos la masa en cuatro partes y las boleamos por separado. Después, pintamos con un pincel mojado en agua cada porción de masa y las rociamos con las semillas.

Después, colocamos las porciones de masa e un molde o bandeja bien separados y dejamos reposar nuevamente en lugar cálido hasta que vuelvan a doblar su tamaño. Mientras tanto, podemos poner a precalentar el horno a una temperatura de 180ºC.
Cuando haya finalizado el segundo periodo de reposo, es el momento de hornear durante, aproximadamente, media hora. Si vemos que los panes adquieren un color dorado, los podemos sacar del horno. Dejamos enfriar sobre una rejilla y, ¡ya tendremos nuestros panes listos para degustar!

Descubre: 50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente
50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente © Getty

Y además:
Pan payés: la receta para prepararlo en casa paso a paso
Pan de centeno: el pan más saludable y con más fibra
6 recetas de pan que no conocías