Inicio / Cocina / Cocina internacional / El jengibre

Cocina

El jengibre

por Elena Bonet Publicado en 27 de noviembre de 2009

El jengibre, un rizoma exótico, ha conquistado la cocina india y asiática y los paladares más exquisitos del mundo pues ya sea fresco o seco despierta los sabores con su cítrico aroma picante.

¿Qué es el jengibre?
Este rizoma (raíz de una plante) se utiliza muchísimo en gran cantidad de cocinas asiáticas y en cocinas indias en particular. Se puede comprar fresco, en raíz, seco (en polvo), en vinagre (gari japonés) e incluso confitado en azúcar, como si fuera una golosina.
El sabor del jengibre fresco es más sutil y menos picante que el del jengibre en polvo y los usos en cocina de cada uno de ellos varían mucho.

¿Cómo utilizar el jengibre fresco?
Esta retorcida raíz es bastante difícil de pelar... ¿Nuestro truco? Ayudarse con una cuchara. Conseguirás retirar la piel más fina con facilidad. A continuación rállalo o córtalo en juliana. Una vez cortado, protege las puntas con papel film o introdúcelo en un recipiente con un centímetro de vinagre blanco antes de guardarlo en la nevera. El jengibre combina a la perfección con el ajo, en Asia y, sobre todo, en la India.

¿Cómo utilizar el jengibre seco?
¡Atención porque pica! Esta especia indispensable en el pan de especias con sabor abrasador es una de las cuatro que se suelen utilizar para los patés y demás productos a base de cerdo. Es deliciosa para realzar las verduras de invierno con un toque dulce (la patata, la calabaza) y perfumar las sopas.
Cómpralo en pequeñas cantidades para que conserve todo su olor.

Principales usos del jengibre
• El jengibre fresco está presente en todo curry indio.
• Cortado en láminas se mezcla mejor con las verduras del chop suey chino.
• Cortado en láminas con ajo y limón fresco pasado por la sartén es uno de los pilares de la cocina tailandesa. Añade gambas o pollo y un poco de leche de coco y date un capricho.
• El jengibre en polvo aromatiza el pan de especias, los pasteles y los puddings anglosajones.
• En los papillotes de pescado puedes sustituir las láminas de limón por láminas de jengibre.
• Una pizca de jengibre en la vinagreta hace maravillas para sazonar el marisco y cualquier carpacho.
• El jengibre combina a la perfección con las frutas más variadas: manzana, ruibarbo, fresas, plátanos, kiwis, así como con la ensalada, la compota o una tarta.
Marinadas en vinagre, las láminas de jengibre japonés (gari) refrescan el paladar entre un bocado de sushi o sashimi.
• El jengibre confitado con azúcar se cocina como cualquier fruta confitada: córtalo en dados y añádelo a galletas, bizcochos o pasteles de chocolate.
• También se preparan muchas bebidas con jengibre. En invierno jengibre fresco picado, miel y limón forman una tisana vigorizante. En verano, añádelo al agua con gas para hacer limonada al jengibre casera.
Fresco, en polvo o confitado, perfuma tus platos con todas nuestras recetas a base de jengibre.

No te pierdas:
Las hierbas aromáticas
Prepara tu propio curry

Y también:
Bento, el tupper japonés

por Elena Bonet

Puede interesarte