Inicio / Maternidad / Concepción / La resistencia a la insulina, un problema que afecta a la fertilidad

Maternidad

La resistencia a la insulina, un problema que afecta a la fertilidad

por Elvira Sáez Creado en 9 de octubre de 2019
La resistencia a la insulina, un problema que afecta a la fertilidad© Getty

La fertilidad se puede ver afectada por problemas de resistencia a la insulina. Una experta en psicofertilidad nos cuenta cuáles son las causas y los síntomas a tener en cuenta.

Artículo elaborado por Antonia González CEO de Psicofertilidad Natural


La resistencia a la insulina está convirtiéndose en una verdadera pandemia, y lo más peligroso es que es muy silenciosa, "incluso pasa desapercibida en los análisis clínicos básicos que nos realizamos, y esto la hace más peligrosa todavía, porque pueden pasar años, tener esta resistencia y no descubrirlo hasta que se haya instaurada la enfermedad y ya haya que tratarla con medicación"- explica Antonia González, CEO de Psicofertilidad Natural.

"Me dedico a la fertilidad integral o lo que es lo mismo, a equilibrar el sistema hormonal del hombre y de la mujer, y la insulina es una hormona que si está en desequilibrio afecta tanto al funcionamiento de los ovarios, como al espermatozoide, y además disminuye la tasa de implantación de un embrión en el útero y aumenta el porcentaje de abortos naturales en la mujer. Por lo que hay que tenerla muy en cuenta", explica la experta.

Video por Carla Dominguez


Cuando nos hacemos análisis básicos, siempre se estudia la glucosa, lo que conocemos por el “azúcar”, que tiene una relación con la insulina, sí, pero que no nos aporta información de la misma.

Todas las células de nuestro cuerpo tienen receptores a los que se une la insulina, estos receptores son la “llave” para que la glucosa pueda entrar en la célula a realizar sus funciones. Es necesario y vital que la glucosa entre dentro de nuestras células, porque si no, estas no podrían trabajar, es decir, no tendrían la energía para llevar a cabo todos los procesos (división, diferenciación, reparación, digestión…).

Cuando los receptores que acogen a la insulina están un poco “atrofiados” necesitan más insulina de lo normal, es decir, no tienen suficiente con los valores saludables, y esto provoca que el páncreas tenga que secretar más insulina de lo normal para que la glucosa siga entrando en las células con normalidad.

Cuanta más insulina necesiten nuestros receptores, más resistentes son, y llegará un momento que la glucosa no entre bien en las células y es ahí cuando encontraremos en nuestros análisis valores elevados.

Por tanto, todo este lío es para explicar que antes de tener problemas de azúcar o diabetes tipo 2, empezamos teniendo problemas con la insulina, por lo que sería lógico que se analizaran siempre ambos valores en los análisis clínicos de rutina, y sobre todo si eres mujer y estás buscando embarazo.

Esta resistencia a la insulina se produce por diferentes razones (genética, sedentarismo, obesidad…), pero la más común es una alimentación inadecuada. En la sociedad moderna en la que vivimos tenemos más alimentos que en toda la historia, pero estamos más desnutridos que nunca, porque los alimentos que ingerimos tienen muchas calorías pero pocos nutrientes.

Influyen, sobre todo, los carbohidratos y azúcares. Tomamos demasiado pan, pasta, arroz, patata… y productos con azúcar, el peor aliado de la resistencia a la insulina, el azúcar, pero no solo el azúcar que le ponemos al café, sino el que contienen los productos procesados que comemos. Hay que leer todas las etiquetas porque casi todo lo contiene y no somos conscientes de ello.


¿Pero qué signos o síntomas pueden producir la resistencia a la insulina?

  • Se acumula la grasa en el abdomen, la famosa “barriguita”. Aunque en el resto del cuerpo no tengas grasa y no tengas exceso de peso, si tienes barriguita estaría bien hacer el estudio.
  • Si cuando lleves 2 o 3 horas sin comer te da mal humor, te encuentras mal e incluso te dan mareos o temblores.
  • Si todos los días tienes necesidad de comer algo dulce, no importa el qué, pero que sea dulce.
  • Tener constantemente sed.
  • Aparecen zonas del cuerpo más oscuras, sobre todo los pliegues.
  • Pueden aparecer granitos o pequeñas verrugas alrededor del cuello.
  • Exceso de vello en el cuerpo (hirsutismo)
  • Valores elevados de colesterol o triglicéridos.


Es importante decir que tener resistencia a la insulina no implica que tengas diabetes, pero sí es cierto que previo a la diabetes tipo 2 siempre hay una resistencia a la insulina previa. Pero lo buena noticia es que antes de que desencadene la enfermedad y que afecte entre otras funciones, a la fertilidad, podemos mejorarla haciendo un tratamiento personalizado, donde podemos ayudarnos de suplementos naturales, alimentación adecuada, ejercicio físico y manejo del estrés.

Porque el estrés engorda, ¡sí! El estrés aumenta el cortisol, empeora la resistencia a la insulina, se acumula grasa localizada, hace trabajar en exceso a las glándulas suprarrenales, genera inflamación crónica de bajo grado… y todo esto hace que sea mucho más sencillo coger unos kilos de más.

Descubre: 80 alimentos para favorecer la fertilidad
80 alimentos para favorecer la fertilidad © iStock

Y además:
Síndrome del ovario poliquístico: ¿qué sabes sobre esta alteración hormonal?
¿Problemas para concebir? Conoce las causas más comunes de la infertilidad
¿Conoces todo sobre tu ciclo menstrual y salud íntima? ¡Descúbrelo!