Inicio / Psico / Consejos / ¿Cómo desarrollar tu carisma?

Psico

¿Cómo desarrollar tu carisma?

por Redacción enfemenino Publicado en 24 de septiembre de 2009

¿Por qué cuando algunas personas entran en una habitación, captan toda la atención mientras que otras parecen más invisibles que un cristal? Esta virtud, que a menudo nada tiene que ver con acciones excepcionales, se llama carisma. Si bien este magnetismo es a veces innato, también puede trabajarse. Algunos trucos para cultivar esta cualidad que algunos tienen y que no quiere más que mostrarse.

1- Observar a los demás
A menudo, es suficiente con ponerse en el lugar del otro para tener las respuestas a tus propias preguntas. Acuérdate de las personas carismáticas que te rodean y pregúntate lo que les encuentras de magnético: su sonrisa, su voz, su manera de moverse, su forma de escuchar... No se trata de copiarlos, sería un crimen contra tu propio carisma, sino simplemente de discernir lo que les hace “diferentes” de los demás y constatar que no se trata sólo de una silueta de ensueño.

2- Escucha a Sharon Stone
Aunque no es la única rubia de ojos azules y cuerpo de diosa sobre la faz de la tierra, desprende sin embargo esa atracción que no deja indiferente a nadie. Con el fin de adivinar este misterio, James Lipton, productor y animador de la emisión Actor’s Studio, le preguntó cómo hacía para ejercer tal poder. “Además de un vestido corto negro sexy y de un tanga, adopto una actitud”, le respondió ella. De ahí se desprende que no se contenta con ser, sino que además hay que parecerlo. En resumen, no desea “jugársela”. Así que no dudemos en adquirir la pose de vez en cuando y en prepararnos antes de una entrevista o una cita galante. Si nos persuadimos de que somos una mujer fatal, inteligente y encantadora, esto se transmitirá. ¡Lo principal es estar convencida de ello para persuadir a las demás!

3- Ábrete a los demás
No te quedes en un rincón esperando a que se den cuenta. Depende de ti tomar la delantera yendo hacia los demás. Desarrolla la capacidad de escucha, haz preguntas, interésate por lo que te cuentan. Inspirar confianza en los demás también es una de las claves del carisma. ¡No hay que olvidar que detrás de cada pequeño ser humano se esconde un gran ego que sólo pide ser comprendido y halagado! Es nuestro punto débil y el punto fuerte de los que lo saben explotar. ¿Por qué privarse de ello? Y aún más cuando resulta tan enriquecedor para una misma.

4- Abusa de tu sonrisa
¿Nos sentimos atraídas por alguien que tenga una cabeza enorme y que parezca enfadado? No, realmente no, más bien tendremos ganas de dejarlo en un rincón por miedo a que nos muerda. Adopta pues, una cara cordial, los ojos ligeramente abiertos (¿acaso no es la mirada el espejo del alma?) que inconscientemente indican al otro nuestra apertura de espíritu y sobre todo... ¡sonríe! ¡Cuidado! Elige una sonrisa natural y evita ofrecer una de estilo Hollywood, mostrando todos los dientes. Queda demasiado rígido y poco natural. Sin olvidar que se corre el riesgo no sólo de sufrir un calambre en las mandíbulas ¡sino también de pasar por una persona simple de espíritu que sonríe a todo el que pasa!

5- Guarda un poco de misterio
El carisma depende también de saber guardar una pequeña parte de uno a los ojos de los demás. Ten cuidado de no revelarlo todo a los demás: no cuentes tu vida a lo largo y ancho desde infantil, no acudas a todas las fiestas, tampoco intentes ser el alma del grupo contando esos buenos chistes del colegio... De esta forma te harás desear y dejarás un poco de misterio cuando te pregunten.
Hay que empujar a los demás a que quieran saber más acerca de nosotras... Como si hubiera un secreto que guardar.

6- Ten buenas ideas
No es necesario que te conviertas en una astuta estratega. Pero reflexiona sobre esas ideas insólitas que tienes, y que brotan por azar y, sobre todo, que ayudan a juntar a la gente. Un picnic nocturno en un parque público cerrado, un concierto de música clásica al aire libre y en un lugar mágico, una cena temática declinada de la A a la Z... Estamos atentas para proponer ideas con tranquilidad para no saturar a la gente.
No se trata de escalar la Torre Eiffel, también puedes aportar temas de conversación que no van a enrarecer el ambiente y que permitirán mayor participación. Aprovecha la ocasión para tomar el liderato con pequeñas frases mágicas que hacen de enlace entre los participantes: “y tú, Paul, que has viajado mucho a Asia, ¿qué es lo que piensas?”, “he leído en una revista tal opinión del profesor Fulanito y ya no sé muy bien qué pensar...”. Así consigues ser imprescindible en los debates: la que sabe arrancar, volverlos a poner en marcha cuando decaen y hacer participar a todo el mundo.

7- Desarrolla una seña distintiva
¿Crees que tienes un físico vulgar que no destaca del montón? Encuentra algo que te distinga sin caer por ello en la excentricidad, si no te sientes a gusto en este campo. Sé la que siempre tiene un estilo de vestir desfasado, chic y único, con zapatos que cortan el viento, accesorios originales, un abanico ilimitado de anécdotas por contar... Rápidamente conseguirás ser LA persona que se espera con impaciencia y, sobre todo, de la que se acuerdan. Eres una mujer distinguida.

¡No te pierdas los 10 trucos para saber comunicarse en sociedad!

por Redacción enfemenino

Puede interesarte

por redacción
por redacción
por redacción
por redacción
por redacción
por redacción
por redacción