Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / El cómic como arrebato contra el sexismo

Mujer hoy

El cómic como arrebato contra el sexismo

por El equipo editorial Creado en 27 de octubre de 2014
El cómic como arrebato contra el sexismo© Rasenth

Rasenth es un artista japonés que ha tomado la determinación de unirse con su arte a la lucha contra el sexismo. Para ello ha dibujado un cómic con situaciones cotidianas con fuerte contenido machista que no dejan indiferente a nadie.

Este artista de 25 años ha querido cambiar el foco sobre el sexismo, ya que hablando solo de los efectos sobre la vida de las mujeres catalogamos este problema como "un problema de ellas". Y nada más lejos de la realidad. El sexismo es un problema social que afecta a mujeres y a hombres por igual y la única manera de afrontarlo es trabajando juntos. Cada uno a su manera, pero todos al unísono. La piedra angular de este trabajo de Rasenth es que este problema mata. Precisamente lo que le impulsó definitivamente a hacerlo fue el asesinato de seis personas por parte del estudiante Elliot Rodger en Estados Unidos. En un vídeo que éste colgó en la red justificaba sus actos porque había sido rechazado siempre por las mujeres.

Descubre: El comic como arrebato contra el sexismo
© Rasenth

Esta cultura misógina de responsabilizar a las mujeres de la felicidad de los hombres está creando verdaderos estragos en todo el mundo. No estamos ante un problema localizado en un lugar, en una cultura o en un estrato social determinado, se trata de una problemática transversal que nos afecta a todos. "Solo quiero que la gente se de cuenta que el doble estándar inconsciente que estamos llevando nos está haciendo daño a nosotros mismos y al resto”, afirmó Rasenth.

Existen unos códigos de comportamiento y aceptación predefinidos, a menudo incuestionables, que continúan propagando a través de las generaciones unos estereotipos masculinos y femeninos. Una estandarización del físico o el comportamiento que a menudo se identifica como "lo normal" y que tantas personas viven sufriendo bajo la burla o simplemente la indiferencia. Iniciativas como la de Rasenth suponen un grito necesario. Un golpe sobre la mesa que desordene, aunque sea un poco, nuestros papeles. ¿Qué te parece?

Y además:
Ilustraciones para luchar contra los prejuicios del género femenino
Las mujeres, una apuesta segura para el mundo