Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Nuria Chinchilla: "Vivir en sintonía es tener alineados cabeza y corazón"

Mujer hoy

Nuria Chinchilla: "Vivir en sintonía es tener alineados cabeza y corazón"

por Redacción enfemenino Creado en 7 de noviembre de 2016

Hablamos con Nuria Chunchilla, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE, para valorar la situación del talento femenino en nuestro país. ¿Está suficientemente reconocido? ¿Qué podemos hacer para dar lo mejor de nosotras?

Directa, clara y muy lógica. Así pudimos definir a Nuria Chinchilla cuando la conocimos en la presentación del estudio Mujeres InSync, promovido por Activia. En el evento se desglosaron los porcentajes del estudio y pudimos conocer conceptos muy interesantes acerca del talento femenino de las mujeres y las barreras que encontramos para poder desarrollarlo. Uno de los términos que más nos impresionó fue el concepto de "techo de cemento", al que Chinchilla se refirió como los límites que nosotras mismas nos imponemos y que influyen en nuestro bienestar personal. El miedo al fracaso o la falta de confianza en nosotras mismas entrarían dentro de esta categoría.

​Con ella hemos querido hablar sobre el talento femenino. Como ella misma explica, este reside en una sencilla fórmula: capacidad, competencia y motivación. Tres claves que todas tenemos en nuestro interior pero que a veces, tanto por barreras externas como internas, nos cuesta desarrollar. De la mano de Activia y Nuria, hemos dado con un concepto clave, una filosofía de vida a la que nos queremos sumar: vivir InSync. Esto, como explica la experta, significa "vivir en sintonía, que tu cabeza y tu corazón estén alineados". Y no lo podríamos definir mejor, puesto que si no nos sentimos en sintonía, nos cuesta más trabajo dar lo mejor de nosotras mismas y explotar nuestro talento. De todo esto y mucho más hemos hablamos con Chinchilla, quien nos ha dado algunas claves para sacar nuestro máximo potencial.

Descubre: 20 frases inspiradoras para empoderar a las mujeres
Frases para encontrar la fuerza que necesitas © iStock

¿Qué podemos hacer para dar lo mejor de nosotras?

Aunque el concepto de techo de cemento nos parece una valoración importante de las limitaciones personales, es inevitable preguntarnos si este también existe para los hombres. Nuria tiene claro que sí, pero sin duda en menor medida: "Por supuesto que puede existir un techo de cemento autoimpuesto para algunos hombres, pero sería la excepción. La regularidad sociológica de lo que entendemos por "techo de cemento" se da sobre todo en las mujeres".

La Doctora también nos ofreció algunos consejos para intentar romper este techo de cemento. La clave consiste en recuperar la confianza en nosotras, en sentirnos en sintonía con nosotras mismas. Por supuesto, esto puede significar varias cosas según la persona, para Nuria, vivir en sintonía es tener alineados cabeza y corazón. "Que lo que pienso, lo que digo y lo que hago sea una misma realidad", nos cuenta. " Y que en mi agenda reserve tiempo para la contemplación, el descanso, la buena alimentación, la familia y los amigos". Y es que la experta insiste en la importancia de tener cada día tiempo libre para poder hacer lo que más nos gusta y desconectar. Ella no tiene dudas: "Deberíamos incluir en nuestra agenda un espacio para nuestros hobbies".

Mayor tiempo de trabajo no es igual a mayor productividad

Uno de los aspectos que Chinchilla más reivindica son los horarios laborales que están establecidos en nuestro país. Jornadas laborales eternas que nos hacen llegar tarde a casa, perdiendo así tiempo para poder dedicarlo a otros asuntos que no sea el trabajo. Y en esto no podemos hacer más que darle la razón, pues en España parece que existen una reticencia a cambiar nuestros horarios y adaptarlos a los europeos. "La reticencia a cambiar horarios viene de haber vivido así durante casi 80 años y no ser conscientes de los costes en la salud, en la sostenibilidad y en la productividad que esto conlleva.", afirma Chinchilla.

Y es que más horas de trabajo no equivalen a una mejor productividad, al contrario. "A pesar de que los entornos empresariales que tienen horarios racionales y europeos tienen mayor productividad por hora trabajada, en nuestro país aún sigue en pie la creencia falsa de que mayor tiempo de presencia es igual a mayor compromiso y productividad", reivindica Chinchilla.

© Activia

Al hablar sobre barreras sociales y culturales nos preguntamos si ella se ha encontrado con alguna a lo largo de su trayectoria profesional. "He encontrado varias barreras externas: la falta de mujeres en el lugar donde quería entrar a trabajar, que esperaran que el sueldo fuera menor por ser mujer...", explica. "Pero siempre las he afrontado poniendo los hechos sobre la mesa, informándome, preguntando y argumentando qué se podría hacer para cambiarlo".

La baja por maternidad, una tarea pendiente en nuestro país

La baja por maternidad y paternidad aún es, como otras muchas, una asignatura pendiente para España. No hay duda de que en comparación con otros países europeos, como Suecia o Finlandia, el nuestro sale perdiendo en cuestión de días y facilidades económicas. Aquí, la baja por maternidad tiene una duración de 16 semanas frente a los 16 meses que tiene en Suecia, por ejemplo. Por eso, Nuria Chinchilla hace una reivindicación en cuanto a este tema: "Urge cambiar la legislación de las bajas por maternidad y paternidad, ampliándolas a 6 meses y quitando el blindaje actual del contrato de la madre con jornada reducida hasta que el hijo tenga 12 años".

Poder conciliar trabajo y familia hoy en día sigue siendo una utopía, pues no todas las empresas dan las mismas facilidades ni está regulado de la mejor manera por ley. Chinchilla es asesora de diferentes empresas y entidades, por eso quisimos preguntarle cuáles son los consejos que les suele dar en esta materia y qué necesitamos cambiar. "Tras hacer el diagnóstico con el modelo IFREI, aparecen distintas necesidades en distintos departamentos. Muchas veces hay que revisar las políticas de conciliación existentes y su verdadero uso", explica. "Hay que ir hacia el cambio en la cultura empresarial, cambiar creencias falsas sobre el presentismo, adelantar y reducir el horario de comida, saber gestionar la flexibilidad de tiempo y espacio... Todo ello requiere formación de los directivos y mandos intermedios".


Nuria Chinchilla es Doctora en Dirección de Empresas por la Universidad de Navarra y Licenciada en Economía y Derecho por la Universitat de Barcelona. De empresas y mujeres entiende, y mucho. También es Profesora Ordinaria del Departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones y directora del Centro Internacional Trabajo y Familia. Chinchilla trabaja también como asesora de empresas y además fue nombrada "Mejor Mujer Directiva del Año" por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE).


Y además:
Infografía: ¿cuáles son las barreras principales al desarrollo del talento?
¿Quieres sentirte mejor contigo misma? ¡Sigue nuestros consejos para estar inSync!