Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / #UnSexyLaws, una denuncia contra las leyes vigentes más denigrantes para la mujer

© iStock
Mujer hoy

#UnSexyLaws, una denuncia contra las leyes vigentes más denigrantes para la mujer

por Cristina Gonzalez Publicado en 20 de febrero de 2015

La organización Equality Now ha lanzado una campaña contra ciertos gobiernos que cuentan con leyes que violan todos los derechos humanos de las mujeres. El secuestro, el maltrato o la lapidación son algunas de las barbaries que no se condenan en estos países.

Nos sorprende y decepciona que a día de hoy se siga tratando a la mujer como un ser inferior carente de derechos humanos. Ya sea por la cultura (o más bien por falta de ella), la tradición o la religión de algunos países subdesarrollados, la precaria situación que viven algunas mujeres en ellos es sin duda una alerta social. Que la ley siga amparando ciertos actos denigrantes y sexistas como los que te contamos a continuación, no ayuda en absoluto al progreso de la igualdad de género.

Equality Now, la organización que lucha por los derechos humanos de las mujeres y las niñas, ha redactado un informe titulado Ending Sex Discrimination in the Law en el que recoge las leyes vigentes más denigrantes que existen para las mujeres. Se trata de un llamamiento a los 44 gobiernos que permiten llevar a cabo esta serie de horribles medidas que nos resultan imposibles de asimilar. La organización se está moviendo en las redes sociales bajo el hashtag #UnSexyLaws para pedir la concienciación y colaboración de los ciudadanos. Estas son algunas de las leyes que aparecen en el informe:

© iStock

Una mujer puede ser secuestrada

En Malta y en Líbano una mujer puede ser secuestrada sin que se presenten cargos contra su secuestrador. "Si el secuestrador contrae matrimonio con la víctima, éste no podrá ser objeto de acciones legales", reza la ley. Si el matrimonio se produce después del juicio la condena del secuestrador será abolida.

La mujer casada puede ser violada por su marido

La violación se considera algo legal en países como la India, donde se permite que un cónyuge abuse sexualmente de su mujer sin tener ninguna repercusión legal. "Las relaciones sexuales entre un hombre y su esposa, si ésta no es menor de quince años, no se considera una violación", así se recoge en las leyes del país. Algo similar ocurre en Singapur, donde la violación marital está aceptada, siempre que la mujer sea mayor de trece años y de catorce en las Bahamas.

El maltrato físico, amparado por la ley

En Nigeria, la violencia de un hombre hacia una mujer "se considera lícita si su propósito es el de corregirla". Pero en este país, el maltrato físico no solo reside en el ámbito doméstico, también está legalmente permitido en las escuelas donde los profesores pueden golpear a los niños para castigarles.

No pueden considerarse mano de obra

En un país con tanta explotación laboral como China cuesta creer la hipocresía de una ley como esta. "Se prohíbe el empleo de mujeres en las minas o en cualquier trabajo que requiera una intensidad física de grado IV". Una ley que no solo consta en la Norma del estado asiático sino que también se incluye en Madagascar, donde "no se permite que las mujeres trabajen en un establecimiento industrial a no ser que se trate de un negocio familiar"; o en Rusia, donde directamente prohíben que las mujeres realicen trabajos "peligrosos" lo que las descarta para puestos como transportistas, maquinistas, bomberos u oficios de carpintería.

Tampoco pueden conducir

En Arabia Saudí se creó una ley en 1990 que prohibía a las mujeres manejar un automóvil "porque son fuente de vicios innegables y podrían mantenerse en ellos reuniones privadas entre hombres y mujeres sin velo". Hoy en día, las leyes del país no contemplan llevar a cabo acciones legales contra una mujer que conduce un coche pero, paradójicamente, sí se prohíbe que una mujer obtenga el carnet de conducir.

Los hombres eligen el trabajo de las mujeres

La República Democrática del Congo es uno de los países más machistas que existen. Una ley que lo reafirma es esta: "La mujer está obligada a vivir con su marido y a seguirlo si cambia de residencia". Pero no contentos con esto, las mujeres del Congo tampoco pueden comparecer ante la justicia ni abrir un negocio o desempeñar un empleo sin el consentimiento de sus maridos. En países como Yemen se prohíbe directamente que la mujer trabaje fuera de casa: "Debe obedecer a su marido, abstenerse de la desobediencia y desempeñar su trabajo en el domicilio conyugal". En Sudán, la posibilidad de que una mujer trabaje es prácticamente imposible puesto que la ley la contempla como una propiedad de su marido y la obliga a "complacerle y tomarle siempre como una prioridad".

La mujer recibe menos herencia

En Túnez y Emiratos Árabes a las mujeres se les permite heredar solo el 50% de los bienes patriarcarles. Si se trata de dos hermanas recibirán 2/3 de lo establecido pero si en la familia hay un varón, éste heredará el doble que las mujeres.

Asesinadas por adulterio

La ley egipcia establece que "cualquiera que sorprenda a su esposa cometiendo adulterio y la mate junto al hombre con el que lo ha cometido será arrestado", sin duda una consecuencia menor contra un acto tan atroz. En Siria, la tradición respalda completamente los asesinatos por adulterio siendo comunes las lapidaciones públicas por parte de hermanos y padres de las propias víctimas.

Prohibido divorciarse

Los conflictos entre las diferentes religiones que conviven en Israel se manifiestan también a la hora de contraer matrimonio y divorciarse. Las familias judías se rigen por las leyes rabínicas las cuales no contemplan el divorcio a menos que el marido dé su consentimiento. Si éste no quiere divorciarse, la mujer no tiene derecho a volver a casarse con otro hombre y los hijos que pudiese tener con él serán considerados bastardos bajo la ley judía.

Trabas para adquirir la ciudadanía de sus hijos

Hasta ahora hemos hablado, en muchos casos, de países subdesarrollados pero en esta lista con leyes tan chocantes también se incluye Estados Unidos con su Ley de Inmigración y Nacionalidad. Un niño nacido fuera del matrimonio de un padre estadounidense y una mujer extranjera pasa por un difícil proceso para obtener la nacionalidad. Entre los requisitos se incluye una promesa por escrito del padre en la que asegure apoyo financiero y un permiso de residencia más largo que el de la madre. Si el hijo es mayor de 18 años su nacionalidad solo se concederá si su madre la tiene antes que él.

Estas son solo algunas de las leyes que se han incluido en el informe. En la página web de Equality Now se pueden consultar todas ellas y apoyar la lucha por los derechos humanos de la mujer que estos países se niegan a garantizar.

Y además:
Los 10 peores países del mundo para ser mujer
Mutilación Genital Femenina: un delito enmascarado por la cultura y la tradición

por Cristina Gonzalez

Puede interesarte