Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / "Me enseñaron que tener la menstruación era sinónimo de estar enferma"

Mujer hoy

"Me enseñaron que tener la menstruación era sinónimo de estar enferma"

por Cristina Gonzalez Creado en 2 de julio de 2015
Me enseñaron que tener la menstruación era sinónimo de estar enferma© iStock

Rupi Kaur, la artista a la que censuraron por reivindicar la naturalidad de la menstruación, ha inspirado a todo un movimiento social que critica los estigmas culturales y la connotación negativa que se le da a este hecho tan natural en la vida de toda mujer.

Es algo completamente natural que tenemos todas las mujeres en común pero a pesar de ello la menstruación se sigue considerando un tema tabú en muchas culturas. En países como la India a las mujeres se las consideran sucias e impuras a lo largo de su periodo. Las convenciones sociales basadas en falsos mitos no permiten que una mujer se reúna con sus familiares, manipule alimentos o acceda a lugares religiosos durante la menstruación, ya que se considera algo sucio. Con esta idea creció Rupi Kaur, una joven canadiense nacida en el norte de la India, que hace tres meses publicó una polémica imagen en Instagram que dio la vuelta al mundo. La fotografía formaba parte de un proyecto universitario y en ella aprecía Kaur tendida en la cama, de espaldas y con signos visibles de la menstruación tanto en sus sábanas como en su pijama. La imagen fue censurada dos veces y desencadenó todo un movimiento.

Descubre: Rupi Kaur, la artista que reivindica la menstruación
© Proyecto 'Period' - rupikaur.com

"Nunca imaginé que la imagen tendría la atención que tuvo, nunca pensé que Instagram, o el mundo en general, reaccionaría así. La sangre menstrual se observa, tradicionalmente, de forma negativa. A mí se me ha enseñado que estoy enferma, cuando la realidad es que no lo estoy, estoy experimentando el proceso más natural del mundo", explica Kaur en una entrevista al diario El Mundo.

Sangro cada mes para ayudar a que la humanidad sea posible. Mi útero es el hogar de la divinidad. Una fuente de vida para nuestra especie. Ya sea que decida crear vida o no.
Esta artista, que escribió también un poema sobre el tema y consiguió hacerse viral, ha publicado un libro titulado Leche y miel , un poemario que reivindica el feminismo y critica los tabúes que la sociedad nos ha impuesto y de los cuales nos avergonzamos sin tener por qué.

Un movimiento social y artístico

Diferentes poetisas españolas han seguido el ejemplo de Rupi Kaur y se han pronunciado al respecto. "Todas nosotras compartimos un silencio rojo", escribió Sara R. Gallardo. "Eventualmente paso días enteros sangrando (por negarme a ser madre)", comienza el poema de Miriam Reyes. Así mismo, la presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes criticaba el trato que se le da a menstruación en los medios publicitarios: "No menstrúamos azul, menstrúamos rojo. Las marcas de productos de higiene menstrual visibilizan a las mujeres desde el culo, siempre de espaldas, y eso no es visibilizar, y tampoco que el objetivo sea 'que no te lo noten'. Lo que no quieren es fomentar la copa menstrual, más barata y ecológica", afirmaba al mismo diario.

Desinformación y falta de recursos

Más allá de movimientos reivindicativos, poemas y fotografías provocativas, la realidad de muchas mujeres es muy diferente a la nuestra. El pasado mes de mayo, con motivo del Día Internacional de la Higiene, la ONG Plan Internacional publicó en su web un informe sobre la situación de las mujeres y niñas en los países más desfavorecidos. Los datos son tristemente preocupantes:

>El 48% de las niñas de Irán y el 10% de las de India cree que la menstruación es una enfermedad.
>Una de cada tres niñas del Sudeste Asiático no sabía nada sobre la menstruación antes de tenerla.
>En zonas del África subsahariana, las niñas pierden hasta cinco días de colegio al mes o abandonan la escuela por falta de acceso al agua corriente, el saneamiento y los productos de higiene.
>Las mujeres y las niñas de África Oriental suelen utilizar materiales como fibras de plátano, trapos, maderas o bolsas durante su menstruación, con los problemas de salud que esto puede conllevar.
>Algunas restricciones para mujeres y niñas cuando menstrúan incluyen la prohibición de preparar la comida, de lavarse o de entrar a lugares de culto.

Afortunadamente, existen diferentes ONG que intentan mejorar las condiciones de salud de estas niñas y mujeres distribuyendo materiales y productos de higiene menstrual. Pero no es suficiente. Existe aún una desinformación y unos estigmas culturales muy fuertes que necesitan ser erradicados para poder avanzar.

Y además:
Las mujeres iraníes lucen su melena al viento en contra de la Ley del hijab
Los 10 peores países del mundo para ser mujer