Inicio / Cocina / Recetas para adelgazar / Ligeras y deliciosas: 8 recetas clásicas en su versión light

© iStock
Cocina

Ligeras y deliciosas: 8 recetas clásicas en su versión light

por Redacción enfemenino Publicado en 6 de abril de 2016
206 compartidos

Entre los propósitos de este año estaba el de empezar a cuidarnos desde el minuto uno. Además, comer sano no tiene por qué significar alimentarte a base de ensaladas. Podemos intentar darle un giro a las recetas de toda la vida. Hamburguesas light, pizzas ligeras, lasaña dietética... ¿Te unes a nosotras?

¿Crees que un plato de pasta a la carbonara no tiene cabida en tu particular cuesta de enero? Quizás quieres evitar comer carne y, por ningún motivo, caer en la tentación de los dulces. ¡De ningún modo! Dile adiós a las cenas aburridas y celebra que por una vez el placer y las calorías no van de la mano.

Te mostramos a continuación un buen número de recetas perfectas para mantener a raya esos kilitos de más sin renunciar a una pizca de sabor. ¡Toma buena nota de nuestras recetas clásicas en su versión ligera!

Espaguetis a la carbonara

Embed code

La pasta es un plato irresistible, muy fácil de hacer y con mucho sabor. Los espaguetis a la carbonara siempre son un buen recurso, pero tienen muchas calorías. Si te gusta este plato pero te han obligado a mantenerte lejos de la nata y el bacon, toma nota de esta variante más ligera:

Ingredientes:

  • 400 g de espaguetis
  • 4 lonchas de lacón asado
  • 1 huevo y 2 claras
  • 150 ml de crema ligera
  • Una pizca de queso rallado light
  • Pimienta y sal
  • Nuez moscada


Consejo:
Al preparar el plato con crema ligera en lugar de nata te ahorrarás un montón de calorías, al igual que al eliminar el bacon. Si no encuentras la crema ligera, puedes hacerlos con leche desnatada y un poco de maicena. ¡Irresistibles!

Preparación:
En una olla grande pon agua a calentar y cuando rompa a hervir, añade los espaguetis y cuécelos durante el tiempo indicado en el envase. Muévelos de vez en cuando para que no se peguen. Corta el lacón en trocitos y fríelo en una sartén antiadherente. Cuando esté doradito, añade la crema ligera y deja reposar a fuego lento hasta que espese un poco. Bate los huevos y añádelos a la salsa fuera del fuego, moviéndolo para evitar que el huevo cuaje. Añade pimienta, sal, y nuez moscada. Después, retira del fuego los espaguetis cuando estén listos, escúrrelos y añádelos a la salsa. Muévelo todo y agrega el queso rallado por encima o deja que cada uno se sirva el queso a su gusto.

Descubre: Recetas bajas en sal

Recetas con un bajo contenido en sal © iStock

Lasaña de verduras

La lasaña es uno de esos platos a los que nos cuesta resistirnos. Por eso, te sugerimos que pruebes esta versión más ligera que, además, es perfecta para seguir una dieta vegetariana

Ingredientes:

  • Un paquete de placas de lasaña precocidas
  • Una cebolla
  • Un calabacín
  • Una berenjena
  • Un pimiento verde
  • Un pimiento rojo
  • 500 g tomate natural triturado
  • Queso rallado light
  • Sal y pimienta
  • Albahaca
  • Orégano

Consejo:
Puedes añadirle carne si lo prefieres, pero evita la carne de cerdo. Intenta echarle el menor aceite posible. Si quieres una versión aún más light corta los pimientos en tiras y úsalos como si fueran las placas de la lasaña, quitando la pasta.

Preparación:
Sigue las instrucciones de las placas de lasaña. Hay algunas que no necesitan cocción. Corta todas las verduras en cuadraditos, previamente lavadas. Añade el calabacín, la berenjena y los pimientos en una sartén antiadherente con muy poco aceite y deja que se hagan a fuego lento hasta que estén blandas. Añade la cebolla y deja que se haga un poco.

Posteriormente, añade el tomate natural triturado, sal, pimienta, albahaca y orégano y deja que se haga el tomate. En una fuente para horno previamente untada con un poco de aceite, empieza a colocar placas de lasaña y encima pon la mezcla de las verduras. Vuelve a tapar con placas de lasaña y otra capa de verduras. Termina con unas placas de lasaña y espolvorea el queso rallado por encima. Mételo en el horno a 180º hasta que veas que se funde el queso.

Huevos rotos con jamón

Este plato tan tradicional y lleno de sabor resulta perfecto para una cena con amigas. Además de ser muy sencillo de preparar, suele gustar a todo el mundo y nos ayuda un poquito en esa operación bikini que hemos comenzado.


Ingredientes:

  • 4 patatas
  • 4 huevos
  • 200 g de jamón


Consejo:
A diferencia de los huevos rotos tradicionales, las patatas se asan, quitándole al plato muchas calorías. Si el jamón es ibérico mucho mejor, porque tiene menos grasa que el jamón serrano. Procura quitarle el tocino, así eliminarás más calorías al plato.

Preparación:
Pela las patatas y córtalas en rodajas. Precalienta el horno a 180º. Dispón las patatas en una bandeja con papel de horno y hornéalas durante 50 minutos. Coge una sartén antiadherente y haz los huevos a la plancha. Cuando las patatas estén listas, colócalas en una cazuela, añade los huevos encima y el jamón. Aliña con sal y un poco de aceite de oliva.

Pimientos rellenos de carne

Debes probar con esta receta equilibrada que te permite mezclar la carne con las verduras que tú prefieras. Si quieres una variante aún más light, puedes probar con un relleno de pescado.

Ingredientes:

  • 1 kg de carne picada de vacuno
  • Pimientos rojos en conserva para rellenar
  • Una cebolla
  • Ajo y perejil
  • Verduras al gusto


Consejo:
Puedes añadir una salsa ligera. Para ello, mezcla queso para untar light con unos pimientos rojos y bátelo en una batidora.

Preparación:
Pon la carne picada en un bol y mézclala con el ajo, el perejil y otras especias que te apetezcan. Corta la cebolla muy picada y añádela a una sartén antiadherente con un chorrito de aceite. Fríela a fuego lento hasta que se ponga blanda. Si vas a echarle otras verduras (pimientos o calabacín, por ejemplo), agrégalo junto con la cebolla para que se hagan y se queden blandas. Añade la carne y remueve bien. Coge los pimientos y rellénalos con la mezcla, con cuidado de que no se rompan.

Pizza

Siempre creemos que la comida italiana está enfrentada con seguir una dieta ligera pero una pizza no tiene por qué ser nuestra peor enemiga. Tan solo debemos escoger bien los ingredientes que añadimos a nuestra creación.

Ingredientes:

  • 300 g de harina integral (si no quieres que sea entera integral, puedes echarle 150 g de harina normal y 150 g de harina integral)
  • 20 g levadura de cerveza
  • 200 ml agua
  • Una cuchara de aceite de oliva
  • Sal


Consejo:
Utiliza tomate natural en lugar de tomate frito y añade poco queso. Escoge un queso con poca grasa. Puedes agregar todas las verduras y especias que te apetezcan.

Preparación:
Mezcla la harina con la sal en un recipiente grande. Disuelve la levadura en agua templada y añade el aceite de oliva. Agrega este preparado a la mezcla de harina y sal. Mézclalo todo hasta que te quede una masa sin grumos y que no se pegue. Haz una bola con toda la masa y déjala reposando tapada con un trapo húmedo hasta que veas que duplica su volumen. Cuando ya esté lista, mézclala otra vez y con la ayuda de un rodillo haz la forma de la pizza que más te guste. Hornea a 180º durante 5 o 10 minutos, hasta que veas que la masa está dorada.

Una vez hecho esto, ya puedes ponerle todos los ingredientes a tu masa. Aquí es dónde se añaden más calorías, así que ten cuidado con lo que le echas si no quieres pasarte

Hamburguesas

Al igual que ocurre con nuestros platos anteriores, las hamburguesas también pueden tener un toque diferente si sabemos bien qué ingredientes escogemos para acompañarla. ¡Una deliciosa forma de cuidarse!

Ingredientes:

  • 1 k de carne de vacuno
  • Un huevo
  • Perejil
  • Ajo
  • Media cebolla
  • Un tomate
  • Lechuga
  • Lonchas de queso light
  • Pan de hamburguesa


Consejos:
Lo ideal sería tomar la hamburguesa sin pan, pero si no puedes resistirte, opta por elegir un pan integral o un pan de pita, que tienen menos calorías. Escoge un queso light, porque te ahorrarás muchas calorías. ¡Ten cuidado con las salsas! Innova con las verduras y échale todo lo que se te ocurra. Si vas a echarle salsa, es mejor un poco de ketchup que tomate frito o mayonesa.

Preparación:
Coloca toda la carne en un bol. Añade el huevo y mézclalo todo para que la carne se quede más jugosa. Agrega el ajo, el perejil, y todas las especias que te apetezcan (pimentón, curry, albahaca...) Mezcla todo muy bien y dispón una sartén antiadherente. Con la mezcla, haz la forma de las hamburguesas y ve poniéndolas en la sartén. Mientras, tuesta el pan para que esté más crujiente y colócalo en los platos. Cuando ya estén casi hechas, pon una loncha light encima y deja que se funda un poco. Cuando esté fundido, sácalas y ponlas encima del pan. Corta la cebolla y el tomate en rodajas y colócalo encima de la carne junto con la lechuga.

Tortitas

No tenemos por qué renunciar al placer del postre. En lo que se refiere al mundo del azúcar, existen alternativas light a recetas aparentemente muy calóricas como son las tortitas. ¡Toma buena nota!

Ingredientes:

  • 2 huevos (o 1 yema y dos claras)
  • 2 cucharadas soperas de leche en polvo
  • 1 cucharada sopera de leche desnatada
  • Edulcorante o sal al gusto


Consejos
Ten cuidado con lo que le echas por encima, porque los siropes tienen muchas calorías. Prueba a tomarlas con mermelada light en vez de con chocolate. Si prefieres algo salado, ponle una loncha de pavo y unas rodajas de tomate. ¡Riquísimo!

Preparación:
Mezcla todos los ingredientes y prepara una sartén antiadherente. Cuando esté caliente, añade la masa y espera a que se empiece a hacer la tortita. Tendrás que darle la vuelta cuando veas que empiezan a salir burbujas. Después del 'vuelta y vuelta', retírala de la sartén cuando esté dorada. Puedes echar más masa o menos dependiendo de si prefieres una tortita más grande o más pequeña.

Polos de helado

Si te gusta tomar postre pero no quieres engordar, esta es la mejor solución. Disfruta de un postre sano, rico y ¡con pocas calorías! Los polos de helado son fáciles de hacer y perfectos para la merienda. Para hacer los polos de helado no necesitas gran cosa. Compra un recipiente para polos y rellenalos de lo que más te guste.

Te proponemos que los rellenes con yogur y trozos de fresas (bate antes el yogur para que se quede más liquido) o con zumo de naranja y frambuesas. Si prefieres algo más dulce, puedes echarle un yogur ligero de chocolate y añadirle unos trozos de plátano... ¡Ríquisimo!

Y además:
4 ensaladas en frasco que cambiarán tu forma de comer en el trabajo

Zoodles, los espaguetis de verdura que conquistarán tus cenas

por Redacción enfemenino 206 compartidos

Puede interesarte