Inicio / Belleza / Tratamientos

Belleza

Cremas de noche: cómo cuidar la piel mientras duermes

por Patricia Álvarez Creado en 28 de agosto de 2019
75 compartidos
Cremas de noche: cómo cuidar la piel mientras duermes© GettyImages

Cuidar la piel es importante tanto de día como de noche. Sobre todo en la rutina de noche debemos hacer más hincapié ya que los principios activos actúan mejor. Y que mejor que comenzar septiembre con una nueva rutina de noche. Te enseñamos cómo hacerlo y los pasos que debes seguir para lucir una piel bonita.

Lucir una piel radiante cambia mucho nuestra apariencia. Mimar nuestra piel desde una edad temprana hace que podamos prevenir un envejecimiento prematuro y lucir un mejor aspecto en nuestro rostro. Sobre todo la rutina de noche es una de las más importantes para lucir una piel perfecta. Aprovecha que vas sin prisas y dale tiempo a tu piel. Dedícate unos 10-15 minutos por la noche y relájate. Verás como incluso te servirá como un momento de desconexión, y solo para ti.

Video por Patricia Álvarez

Nuestra piel es un órgano muy ocupado que siempre está en funcionamiento. Durante el día nos protege de los agentes externos (como los rayos UV) y por la noche se ocupa de su recuperación. El sistema de reparación de la piel funciona a una gran velocidad por la noche.

Además, la renovación celular es más rápida que de día: a partir de medianoche, las células de la piel se dividen con mayor rapidez y por lo tanto se regeneran mejor. Esto sirve para equilibrar la perdida de hidratación de la capa exterior y así conseguir que funcione correctamente de nuevo al día siguiente.

Por ello, nuestra piel estará más receptiva a los tratamientos y cremas de noche que apliquemos, y podrá asimilar mejor los principios activos presentes en los productos de cuidado facial. Te presentamos nuestros favoritos.

Sérum de vitamina C Cellmax © Suiskin

Cuidados básicos en nuestra rutina nocturna

Durante la noche nuestra piel absorbe mucho mejor los principios activos de las cremas, aceites y todo tipo de productos para el rostro. Debemos aprovechar esto para cuidar y mimar la piel, y así poder lucir un buen aspecto en la mañana siguiente. Eso sí, lo primero antes de echarte cualquier producto es desmaquillarte muy bien el rostro. Límpialo y quítale toda la suciedad del día, ya sea de los propios productos de maquillaje como simplemente de la contaminación.

1. Dormir suficientes horas: es una de las cosas más importantes. La falta de sueño puede provocar efectos en nuestra piel muy similares a los que produce el envejecimiento prematuro. ¿El resultado? Los radicales libres, los causantes del envejecimiento celular, comienzan a actuar, dejando nuestra piel cetrina, sin brillo, y favoreciendo la aparición de arrugas y líneas de expresión.

2. Limpieza facial: es muy importante comenzar la rutina lavando bien el rostro antes de irnos a dormir. Si no eliminamos los restos de maquillaje e impurezas, éstos solo conseguirán obstruir nuestros poros, favoreciendo así la aparición de granitos y la producción de sebo. Puedes usar agua miscelar para eliminar cualquier suciedad del rostro o un limpiador en aceite. Esto dependerá un poco de tus preferencias a la hora de aplicar productos en el rostro.

3. Tónico: después de limpiar nuestra piel con un jabón facil y un limpiador adecuado, debemos utilizar un tónico. Lo ideal es que siempre lo usemos ya que el tónico te ayudará a eliminar ya por completo cualquier tipo de suciedad que te haya quedado en el rostro.

4. Sérum facial: por las noches aprovecha para incluir un sérum con más aceite y vitamina C. Estos últimos son mejores usarlos durante la noche porque así nos evitaremos con el sol que aparezcan manchas. En el mercado, podrás encontrar multitud de sérums faciales tanto para el rostro y cuello, como para zonas más concretas como el contorno de ojos.

5. Contorno de ojos: utilizaremos un producto u otro depende del problema que tengamos en esta zona. Si tenemos bolsas, lo ideal es apostar por productos que nos ayuden a suavizarlas que sean antiinflamatorias y que ayuden a que los vasos sanguíneos circulen mejor. En el caso de tener más bien bolsas oscuras, apuesta por sérums con caféina que ayuden a reactivar la zona, y que pueda ir desapareciendo ese color negro. En el caso de que solo tengas la zona deshidratada con una buena crema para el contorno sería más que suficiente. Un truco: pon las cremas del contorno de ojos en la nevera. El frío te ayudará a dismunuir las bolsas y también a que el color de la ojera mejor.

6. Crema facial: las cremas son imprescindibles tanto en la rutina de día como de noche. La crema depende mucho de nuestra edad:

  • A los 20: Normalmente a estas edades es cuando comienzan algunos problemas cutáneos por lo que debemos ir escuchando nuestra piel, o acudir a un dermatólogo si fuera necesario. Debemos por tanto escuchar a nuestra piel, tanto si tenemos la piel seca, grasa o mixta. Simplemente con cuidarnos la piel de esta forma sería más que suficiente.
  • A los 30: debemos tener en cuenta y prevenir las pequeñas líneas de expresión que van apareciendo. Los signos de fatiga, el cansacio, y los problemas de luminosidad son algunos de los más habituales a esta edad. Lo mejor es apostar por cremas con ácido hialurónico o vitamina C.
  • A los 40 y los 50: en esta etapa debemos apostar por cremas antiarrugas o anti-edad ya que la piel va perdiendo densidad y elasticidad. Los signos de la edad van siendo más evidentes y debemos mimar nuestra piel mucho más.

7. Mascarilla: por lo menos una vez o dos veces en semana debemos utilizar una mascarilla. Dependerá mucho de las necesidades de nuestra piel. A veces estamos más cansadas y en otras ocasiones nos notamos la piel más seca, por lo que debemos utilizar mascarillas adecuadas a cada necesidad.

¿Una crema solo para la noche?

¿Realmente son necesarias las cremas de noche? A simple vista puede parecer que los productos de belleza para el cuidado nocturno son los mismos que los de día. Sin embargo, mientras la crema de día tiene la tarea de proteger y mantener la piel libre de contaminaciones internas y externas y tiene una textura y composición más finas, la crema de noche contiene ingredientes activos cuya principal misión es la regeneración.

Además, la piel por la noche es más permeable y, por eso, los principios activos (como los lípidos y la ceramida) están en más altas dosis en las cremas de noche. Por ese motivo es mejor usar cada tipo de crema en el momento adecuado. Sin embargo, esto no significa que si usas una crema de día durante la noche estés dañando tu piel, sino que no le estás dando el cuidado óptimo. Por ejemplo, los filtros UV de las cremas de día son algo totalmente innecesario por la noche y además pueden estresar la piel.

Por lo tanto, lo ideal para tu piel es que te pongas cada crema o tratamiento en el momento del día que indica el producto. De esta forma el cuidado será más eficaz y conseguirás mejores resultados.

Descubre: Mujeres reales: las campañas publicitarias que reivindican la belleza natural
Mujeres reales: las campañas publicitarias que reivindican la belleza natural © Getty

Principios activos más importantes

Debido a que contienen una mayor concentración de aceites y otras sustancias para el cuidado que las cremas de día, las cremas de noche son mucho más nutritivas. ¡Pero eso no significa que si tienes la piel grasa debes prescindir de la crema de noche! Al contrario, debemos hidratar igualmente la piel. Por la mañana simplemente con limpiar nuestro rostro, podremos quitar el exceso de aceite o de concentración de las cremas que haya quedado. Incluso, hoy en día existen muchas cremas libres de aceites y con texturas muy agradables que harán las delicias de las mujeres con este tipo de piel.

Los principios activos más importantes que debemos buscar en nuestro tratamiento de noche son:

  • Coenzima Q10: esta coenzima promueve el metabolismo de las células de la piel y ayuda a protegernos de los radicales libres, además de jugar un papel clave en la producción de energía celular


Una de las mejores opciones de crema de noche con la coenzima Q10 es la de Nivea Q10 Power, combina enzima Q10 con creatina para estimular la producción natural de colágeno. Puedes comprarla en Amazon por 8,19€.

  • Retinol (Vitamina A): el retinol es una sustancia que previene la formación de radicales libres, ayudando a la regeneración de la dermis. Es importante usarlo solo de noche, ya que provoca fotosensibilidad y puede favorecer la aparición de manchas solares.


Una opción super recomendable es la crema de día y de noche con retinol de Poppy Austin. (también incluye té verde, vitamina E y manteca de karité). Puedes comprarla en Amazon por 25,49€.

  • Vitamina C: favorece la producción del colágeno y por lo tanto mejora la elasticidad cutánea y la resistencia de la pared de los vasos capilares. Además es un potente antiedad y limita el daño causado por los radicales libres.


Nuestra favorita es la crema C-Vit de Sesderma con vitamina C. Previene la oxidación de las células, por lo que mantiene tu piel más elástica y jóven durante más tiempo. Puedes comprarla en Amazon por 29,90€.

  • Vitamina E: esta vitamina es muy importante para la piel gracias a su acción antioxidante que ayuda a la reparación celular.

Si quieres una crema rica en vitamina E, te recomendamos escoger la crema hidratante orgánica y bio con vitamina E de Zaffiro Orgánica (25,90€).

  • Ácido hialurónico: es uno de los componentes de nuestra piel, que vamos perdiento con el paso del tiempo. Ayuda a mantener la piel tersa, saludable e hidratada, ya que es capaz de absorber hasta 1000 veces su peso en agua.

Una de nuestras mejores recomendaciones para cremas con ácido hialurónico es: la crema de noche Revitalift Filler + ácido hialurónico de L'oreal Paris (15,95€).

Patricia Álvarez
Patricia Álvarez es la redactora jefe de enfemenino. Aunque su andadura académica comenzó algo alejada del periodismo (estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad de Alicante), pronto descubrió que su …
75 compartidos