Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Acodar tus plantas

Decoración

Acodar tus plantas

por El equipo editorial Creado en 16 de mayo de 2008

Aprovecha las primeras escarchas para iniciarte en las técnicas de acodadura y multiplicar así tus plantas preferidas.

Aprovecha las primeras escarchas para iniciarte en las técnicas de acodadura y multiplicar así tus plantas preferidas.

Las herramientas adecuadas:
- Cuchillo afilado y desinfectado
- Bolsita de hormonas de estaquillado
- Manguito de plástico
- Tijeras de podar
- Laya
- Arena
- Tierra

La acodadura consiste en multiplicar un vegetal haciendo emitir raíces a una de las partes de la planta de origen (llamada planta madre). Podemos practicar una acodadura simple, que consiste en enterrar una rama colgante; o bien una acodadura aérea directamente sobre la rama escogida.

Bueno a saber:
la acodadura puede realizarse durante todo el año, pero las épocas más favorables son la primavera y el otoño.

La acodadura de base:
Elige una rama sana, situada en la parte inferior de tu planta porque tendrás que enterrarla. Con un cuchillo, haz una incisión en la rama y cubre la herida con hormonas de estaquillado. Quite las hojas de la parte que quieres enterrar. Haz un agujero de 10 cm de profundidad en un tiesto. Inclina la rama en forma de "U" y mantenla con la ayuda de un alambre o una piedra. Endereza la parte que no está enterrada con la ayuda de un tutor. Recubre el hoyo con una mezcla de tierra y arena. Riega abundantemente y a menudo para que el suelo esté húmedo todo el invierno.

La acodadura aérea:

Elige una rama de un diámetro de 5 cm como máximo. Quita la corteza en varios centímetros. Cubre con hormonas de estaquillado la parte sin corteza. Recubre todo con una mezcla a partes iguales de tierra y arena, mantenida firmemente en un manguito de plástico. Podrás cortar la rama dentro de uno o dos años, cuando hayan aparecido raíces.

Bueno a saber:
deja que tu joven brote crezca en un tiesto antes de trasplantarlo a tu jardín.