Inicio / En forma / Dietas / Dieta cretense

En forma

Dieta cretense

Maren Agirregomezkorta
por Maren Agirregomezkorta Publicado en 13 de noviembre de 2007

Más que un régimen para adelgazar, la dieta cretense es una dieta sana. Según un estudio realizado en los años 50, la tasa de mortalidad por dolencias cardiovasculares de los cretenses es mucho más baja que en los demás países occidentales. La razón: su alimentación.

¿Cómo se alimentan los cretenses?

La población cretense presenta una de las tasas de dolencias cardiovasculares, cáncer y enfermedades crónicas más bajas del mundo. El envejecimiento y las enfermedades como el cáncer se deben a la oxidación de las células y, precisamente, la alimentación cretense es rica en vitamina C y E, que tienen virtudes antioxidantes.

Desde hace varios años, los investigadores han mostrado los beneficios que tiene este régimen para la salud. En primer lugar, es obligatorio reducir las grasas y los azúcares. En segundo lugar, lo más importante es saber elegir los alimentos: la cantidad no importa demasiado; no es necesario pesar lo que comes.

Este menú basado en la alimentación sana cuenta con frutas y verduras frescas o secas, cereales, pocas grasas animales y aceite de oliva, que constituye la fuente principal de lípidos. Este régimen incluye pescado, carne blanca y huevos varias veces por semana, así como queso fresco de cabra y de oveja.

Alimentos permitidos en la dieta cretense

  • Reemplaza la mantequilla y la margarina por aceites ricos en ácidos grasos monoinsaturados que reducen la tasa de colesterol como, por ejemplo, el aceite de oliva, de colza o de soja.
  • Reemplaza el azúcar por miel.
  • Sustituye la carne roja, rica en ácidos grasos saturados, por carne de ave o conejo.

  • Si puedes, sustituye los productos lácteos a base de leche de vaca por quesos de cabra y de oveja, yogures desnatados y leche desnatada.
  • Fruta fresca, cocida o seca (400 g al día).
  • Verduras frescas y poco cocidas, lechuga, leguminosas y cereales, pan integral o con levadura.
  • Pescado, como mínimo tres veces por semana, más bien pescado graso.
  • 1 o 2 vasos de vino tinto al día, para los polifenoles.
  • Hierbas aromáticas frescas, que son buenas para la salud y agradables para degustar.

Dieta

Desayuno: pan de cereales y miel, yogur de oveja, fruta fresca y nueces.

Comida: ensalada de tomates y feta, garbanzos, arroz salvaje y verduras, pera a la canela.

Cena: ensalada de endivias y nueces, sardinas, verduras, pan integral y un vaso de vino.

Resultados

Está científicamente probado que las personas que han seguido la dieta cretense durante 18 meses han perdido más peso que las personas que han seguido un régimen adelgazante “clásico” y pobre en grasa.

Ventajas

La dieta cretense además de ser excepcional para la salud, también lo es para el paladar. No te impide ir al restaurante. Esta dieta está aconsejada para todas aquellas personas que quieran sentirse mejor a la vez que luchan contra el envejecimiento y la obesidad.

Está adaptado para perder peso porque su ración calórica es baja y la repartición de alimentos equilibrada.

Inconvenientes

Este régimen debe hacerse a largo plazo, ya que al principio hay que reestructurar los hábitos diarios para poder perder peso a continuación.


Pocos inconvenientes: sólo se trata de adquirir unos hábitos que antes no tenías. Puedes pontenciar también los beneficios si combinas la dieta con los mejores ejercicios para perder peso.

A saber

Este régimen se parece mucho a la dieta mediterránea.


Puede interesarte...

por Maren Agirregomezkorta

Puede interesarte