La conmovedora historia de Zion, un bebé que vivió 10 días

Publicado por
Publicado en 11 de febrero de 2014

Hoy, Josh y Robbyn muestran su álbum de fotos para contarnos la historia de su hijo Zion. El recién nacido apenas vivió 10 días y conscientes de esta triste realidad los papás hicieron todo lo posible por guardar y registrar mediante imágenes el mejor recuerdo de su pequeño. Una historia que quisieron compartir con todo el mundo a través de las redes sociales.

Robbyn Blick se encontraba en su 20 semana de embarazo cuando el doctor le dijo que su bebé sufría el síndrome Edwards, también conocido como el síndrome de trisomía 18. Ante esta noticia tanto ella como su marido, Josh, quedaron en estado de shock. Se trata de una peligrosa enfermedad que afecta a los órganos internos y produce deformidades en diferentes partes del cuerpo con un rango de supervivencia muy bajo. Anomalías en el corazón, en los riñones y otros órganos que hacen que la probabilidad de vida del bebé sea muy baja. No existe casi ninguna posibilidad de sobrevivir al parto o vivir más de un mes. Ante estas expectatives los padres tuvieron que elegir y tomar una decisión. Para ellos, resultó obvio que su hijo viviera el mayor tiempo posible para que tanto él como ellos disfrutaran de su escasa vida.

El bebé nació el pasado 11 de enero y durante 10 días, estos padres, cámara en mano, captaron cada momento de vida y felicidad junto a su pequeño. El 21 de enero finalmente el bebé fallecía pero cada minuto de vida fue grabado por sus papás que además, tuvieron la valentía de compartir todas las imágenes a través de las redes sociales.

Loading...

​Robbyn y Josh son un matrimonio muy religioso. Él es pastor de una iglesia de Illinois, en EE.UU, y para él, la historia de su hijo Zion ha marcado su vida para siempre y le ha ayudado a tener más cerca a Dios. Cuando el matrimonio, recién casado, recibió la noticia de la enfermedad de su hijo neonato, optaron por darle la posibilidad de vivir. Un complicado parto al que Zion logró sobrevivir para después encontrarse con sus hermanos y el resto de la familia en casa.

Estos padres hicieron todo lo posible para que su hijo viviera días inolvidables y los momentos más felices junto a ellos. "Te besé un millón de veces y no pude dejar de hacerlo una y otra vez", decía la madre dirigiéndose a las imágenes de su hijo recién nacido. Triste pero cautivador, este pequeño documental prometía captar nuestra atención y así lo ha hecho. Enhorabuena a Robbyn y Josh.

Puede interesarte:

Album Maternidad

Puede interesarte

Comentarios