Inicio / En forma / Bienestar / 3 errores que pueden estar ralentizando tu metabolismo y cómo evitarlos

En forma

3 errores que pueden estar ralentizando tu metabolismo y cómo evitarlos

por Redacción enfemenino Publicado en 19 de diciembre de 2016
123 compartidos

Alimentarse bien no solo te ayudará a mantener la línea, sino sobre todo a sentirte bien y estar saludable. Y de eso precisamente vamos a hablar, ya que muchas veces culpabilizamos a nuestro sufrido metabolismo de nuestros cambios de peso y en realidad, lo más probable es que estemos cometiendo alguno de estos tres errores tan comunes sin darnos cuenta. ¡Descubre cuáles son!

Ya te hemos hablado ampliamente sobre cómo acelerar el metabolismo para perder peso más rápidamente. Esto, que puede sonar a truco barato para adelgazar, en realidad no es otra cosa que el resultado de una vida saludable. El metabolismo (o el mal funcionamiento de este, más bien) está relacionado con numerosas enfermedades, como la diabetes o problemas cardiovasculares, así que no parece ninguna tontería detenernos un poco a ver si estamos haciendo algo mal. Y es que es muy habitual culpabilizar al omnipresente metabolismo cuando ganamos peso rápidamente o nos cuesta mucho adelgazar y sí, cada persona es un mundo e influyen muchos factores en esto, pero además de hacer algo de deporte, hay tres consejos nutricionales muy concretos que puede que no te están ayudando a cuidarte.

Error número 1: insistir en la comida procesada

La comida procesada siempre se ha acompañado de un halo de mala fama a su alrededor. En enfemenino somos muy partidarios de mantener la línea comiendo de todo, pero sí que es verdad que hay que tener especial cuidado con algunos alimentos. En el caso de los procesados, por ejemplo, se ha demostrado que debido a su alto contenido en azúcares añadidos, se produce un aumento de los niveles de insulina, la hormona principal que regula el metabolismo. Con ese aumento, nuestro organismo interpreta que debe almacenar más grasas, y por lo tanto será más difícil deshacernos de ellas después de haberlo tomado. En su lugar, ya sabes, opta por alimentos lo menos manipulados posible. Sabemos que es muy difícil, pero prueba a ir cambiando poco a poco tu alimentación hacia alimentos más frescos y que hayan sido lo menos tratados posible y lo notarás.

Error número 2: abusar de la calefacción

Suena sorprendente, pero estar siempre a una temperatura cálida puede contribuir a ralentizar nuestro metabolismo. ¿Por qué? Ten en cuenta que la calefacción no existía en la mayor parte de la historia de la humanidad, y por lo tanto el cuerpo humano se debió adaptar al frío, el cual es un aliado quemagrasas. Y es que en la época de la calefacción central y los edredones nórdicos, nuestro cuerpo ha desconectado con el llamado estrés térmico, el cual nos ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, activar la quema de grasa o ser más resistentes al dolor.

La exposición al frío está muy relacionada con la producción de grasa parda, un tipo de grasa que tienen los bebés (lo que les permite hacer frente de forma natural al frío) y que los adultos perdemos con el paso del tiempo debido a las comodidades de nuestro día a día. Sin embargo, este tipo de grasa logra eliminar las calorías excedentes de nuestra dieta a través de calor corporal (para ayudarnos a "sobrevivir" al frío), de forma que no se acumula como grasa normal. Es decir, es una forma de mantener acelerado el metabolismo. Por supuesto, no decimos que salgas a la calle sin ropa en invierno, pero prueba a dar algún paseo corto con menos ropa de la habitual, a darte duchas de agua fría en verano o, en definitiva, a no estar tan sobreprotegida por la ropa de abrigo. ¡Activar tu grasa parda te ayudará a mantener la línea!

Error número 3: no comer suficientes grasas

Sí, puede que este sea un error sorprendente, pero también es real. Ya hemos hablado muchas veces de la necesario diferenciación que hay que hacer entre grasas saludables (o insaturadas) y perjudiciales (o saturadas). Las primeras, pueden y deben formar parte de tu alimentación, ya que contribuirán a tu bienestar y a mantener en funcionamiento tu metabolismo. Esto se debe a que una adecuada presencia de grasas insaturadas en tu organismo (presente por ejemplo en los pescados azules, los frutos secos o el aguacate) contribuye a que no se disparen los niveles de insulina en el organismo, por lo que te ayudará a mantener activo tu metabolismo a largo plazo. Por tanto, no pienses que eliminando las grasas de tu alimentación de forma radical te vendrá bien para adelgazar, porque probablemente esté haciendo lo contrario.

Ahora que empezamos a idear planes saludables para empezar el 2017 con buen pie, ¿por qué no probar a llevar una alimentación más sana y variada con estas tres ideas? ¡Empieza a aplicarlo en tu día a día y verás la diferencia! Y, por supuesto, añade algo de deporte a la ecuación y obtendrás un resultado infalible.

Y además
Las mejores dietas para adelgazar
Las 10 preguntas que te haces al adelgazar

por Redacción enfemenino 123 compartidos

Puede interesarte