Inicio / Cocina / Cocina internacional / 10 recetas de pizza casera que nos hacen muy felices

© iStock
Cocina

10 recetas de pizza casera que nos hacen muy felices

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 21 de julio de 2016
412 compartidos

Preparar una pizza a tu gusto puede ser una de las acciones más placenteras del mundo, culinariamente hablando. No lleva demasiado tiempo, es sencillo y es 100% a tu gusto. Por si te habías quedado sin ideas para tus próximas cenas, allá van nuestras 10 combinaciones de ingredientes preferidas. ¡Tienes que probarlas!

Amamos Italia. Y no se trata solo de sus monumentos, el encanto del italiano, sus ciudades llenas de historia y los secretos que encierran sus pequeños pueblos. Tenemos que reconocer que es su gastronomía uno de los puntos fuertes del país de la bota. Por eso, porque nuestro amor a la pasta y la pizza no conoce límites, estamos dispuestas a desvelarte cuáles son esas combinaciones de ingredientes que nos convierten en reinas indiscutibles de las pizzas caseras. ¿Preparada para que se te abra el apetito?

© Pinterest

Antes de comenzar a mezclar ingredientes y crear verdaderas maravillas, vamos a empezar por el principio. Si quieres que tu pizza sea 100% casera, nosotras te contamos cómo preparar una base para pizza crujiente y deliciosa. Y ahora... ¡A crear!

1. Para las amantes del queso

Si las pizzas cuatro quesos no son suficiente para ti y eres de las que piensa que este derivado lácteo solo puede mejorar cualquier receta a la que decidas añadirlo, ésta es sin duda la que no puedes perderte.

En primer lugar, agrega a tu base una abundante capa de tomate frito, a ser posible casero y que incluya sofrito de ajo y cebolla. Después, incorpora una primera capa de lonchas de queso curado que cubra por completo la base. Sobre él, incorpora queso azul (te recomendamos que sea aproximadamente una tercera parte del queso curado). Sobre el queso azul añade unas perlas de mozzarella o queso de cabra, en función de cuánto te gusten las emociones fuertes y, por último, queso parmesano recién rallado. Espolvorea orégano por encima y acompaña esta explosión de quesos con unas aceitunas negras en rodajas.

A la hora de comer: Hasta aquí puedes pensar que se trata de una clásica pizza cuatro quesos pero... ¿qué pensarías si te decimos que aún queda más? Prueba a preparar una salsa con nata líquida y funde en ella tu queso intenso favorito: el queso azul es una buena opción. Así, una vez que termines el horneado, vierte un poquito de salsa por encima... ¡¡Es una delicia!!

Nuestro consejo: sé todo lo generosa que quieras con el queso pero ten en cuenta que cuando se funda tenderá a expandirse y puede acabar sobrepasando la base de la pizza. Así que... ¡Mantén tu "ansiedad quesera" lejos, por favor! Eso, o prepárate para limpiar el horno a fondo después.

2. Lo que las fit girls estaban esperando

No todo va a ser un festival de calorías cuando hablamos de pizza. Por eso, a continuación te traemos una versión ligera de este manjar italiano.

Como en todas las recetas, incorpora sobre la base dos cucharadas abundantes de salsa de tomate casera, triturando los tomates con sal y aceite simplemente. Sobre esta base, incorpora un puñado de queso parmesano rallado y sobre él, alterna las rodajas de berenjena y calabacín pelado o sin pelar, según tus gustos, y colócalos en forma de espiral. Lleva al horno durante unos 20 minutos aproximadamente.

A la hora de comer: para darle el punto gourmet que esta pizza necesita, nada mejor que un aceite de oliva aromatizada. Nosotras te recomendamos que lo hagas con albahaca, ajo y una pizca de sal y lo distribuyas uniformemente por toda la superficie de la pizza justo antes de comer.

Nuestro consejo: si no te gustan las verduras al dente y prefieres que tengan una textura más blandita, puedes hornear primero unos 10 minutos las rodajas de calabacín y berenjena antes de incorporarlas a la base de la pizza.

3. Con sabor a mar

Allá vamos con una de nuestras pizzas favoritas y una de las más originales si lo que quieres es sorprender a tus amigos cuando los invites a una cena en casa.

Después del tomate frito sobre la base que hemos preparado, es el momento de incorporar mozzarella de tal forma que se cubra por completo la superficie con tomate. Sobre el queso vamos a añadir la pimienta negra molida y llevamos directamente al horno hasta que esté hecha, esperando unos 20 minutos aproximadamente. Mientras tanto, en una sartén con aceite de oliva caliente incorporamos un diente de ajo bien picado, un puñado de gambas peladas y unos 100 g de gulas. Incorporamos sal y vamos controlando hasta que estén hechas. Cuando le falten dos minutos, incorporamos una cucharada sopera de queso crema y removemos hasta que se deshaga.

A la hora de comer: puedes incorporar la mezcla de gulas y gambas sobre la base de queso que acabamos de sacar del horno. Reparte uniformemente y estará listo para comer.

Nuestro consejo: hay algunos ingredientes extra como el pimiento de piquillo en conserva o las anchoas que pueden encajar a la perfección en esta receta y que puedes añadir sobre las gulas en frío, para aportar ese punto de frescura a la pizza.

4. Apta para un invierno polar

Si soportar inviernos bajo cero forma parte de tu vida, aquí esta la receta definitiva que te hará entrar en calor sí o sí. ¡Garantizado!

Para empezar, la salsa de tomate que acompaña esta pizza va a ser más contundente. Prepararemos un sofrito con cebolla, dos dientes de ajo, tomate natural pelado y una guindilla (¡recuerda retirarla antes de distribuirla sobre la base!). Después, incorporaremos una base de queso manchego en lonchas y sobre ella, varias lonchas de jamón serrano y champiñones que previamente habremos hecho a la plancha. Llevamos al horno durante unos 20 minutos y listo.

A la hora de comer: es imprescindible que acompañes esta receta con una buena copa de vino tinto. Te damos algunas sugerencias en esta lista de nuestros vinos favoritos que hemos preparado para ti.

Nuestro consejo: el sabor picante de la salsa de tomate de esta pizza es, sin duda, uno de sus puntos fuertes. Así que si te gusta, asegúrate de añadir una guindilla bien picante. Puedes probar también a incluir pimiento verde bien picadito en el sofrito de la salsa. ¡Le dará un sabor espectacular!

5. La indie

Tú que eres la más moderna del lugar, no puedes estar más tiempo sin probar esta pizza propia del local más cool del barrio hipster de la ciudad, pero sin salir de tu casa. No hay una compañía mejor para la música indie y las conversaciones sobre el sentido de la vida...

En esta vamos a variar un poquito la base de la pizza y (que nos perdonen los italianos), nos vamos a aventurar a prescindir del tomate para la base. En su lugar, vamos a elaborar directamente una salsa cremosa con nata líquida, queso crema y queso parmesano en polvo. Fundiremos los tres ingredientes a fuego lento y utilizaremos la crema resultante para extenderla por encima de la base que hemos preparado. Llevaremos al horno durante unos minutos para que se haga la base y se dore la crema de queso. Cuando la tengamos fuera, esperamos a que se enfríe durante unos 15 minutos aproximadamente y vamos a cubrirla con salmón ahumado y aguacate... ¿Se te ocurre una delicia mayor?

A la hora de comer: como se trata de una pizza ligera, ten a mano un postre a la altura de tal oda a la "modernez". Unas chuches podrían estar bien o quizás unas palomitas de sabores, perfectas para una noche de cine.

Nuestro consejo: Si te apetece hacerla más completa, puedes añadirle unas hojas de rúcula también en frío o para darle un toque oriental, utiliza salmón crudo marinado en salsa de soja... ¡Buenísimo!

6. La que prepararía tu abuela

Que alimente, con consistencia y, por supuesto, un huevo frito. Eso diría tu abuela y lo sabes. Por eso, ésta es su pizza.

La pizza de tu abuela no tiene una salsa de tomate normal, para nada. Tu abuela le añadiría algo que alimentase más aún. Por eso, en este caso vamos a utilizar un salmorejo denso (añadiremos cuanta miga de pan sea necesaria para conseguirlo) y lo esparciremos sobre la base. Sobre él colocaremos unas cuantas lascas de queso parmesano y encima unas rodajas de chorizo, procurando dejar un hueco en el centro para el huevo. Antes de llevar al horno, cascaremos el huevo justo en el centro y hornearemos todo durante aproximadamente 20 minutos.

A la hora de comer: Mucho cuidado con excederte con el chorizo, ya que en el horno se fundirá la grasa y puede provocarnos acidez si comemos mucha cantidad.

Nuestro consejo: No escatimes con los huevos. Si la pizza va a ser para dos, agrega dos huevos para que así no tengas que compartir (más de lo necesario) este delicia. Y, por supuesto... !Abstenerse seguidores de la operación bikini!

7. La exótica

Olvídate de la mítica hawaiana que a nadie le gusta pero que no hay pizzería que no tenga. La piña ha pasado a mejor vida para dar paso al mango. ¡Toma nota!

Para elaborar esta pizza, vamos a colocar una salsa de tomate frito tradicional sobre la base. Encima de ella, colocaremos atún en conserva bien escurrido y también abundante queso mozzarella. Por último, cortaremos en cuadraditos un mango que no esté demasiado maduro y lo repartimos sobre nuestra pizza. El toque final lo pondrá el orégano, una combinación de sabores totalmente sorprendente. Llevaremos al horno hasta que se doren los ingredientes.

A la hora de comer: Prepara una salsa de yogur ligera para añadir encima de la pizza cuando ya esté horneada. ¡Te va a encantar la explosión de sabores!

Nuestro consejo: Si vas a preparar esta pizza en temporada estival, agrega el mango en daditos una vez que hayas sacado la pizza del horno. Así estará fresquito y podrás disfrutar plenamente de este manjar.

8. La más fresca

No todo va a ser comer pizzas en caliente. Tenemos que reconocer que las 'pizzaladas' no nos parecen nada mal. Sobre todo cuando llega el buen tiempo.

La única pauta para elaborar esta pizza es que hagas la masa en el horno antes de añadir cualquier ingrediente. Una vez que la tengas lista, úntala con queso crema, añade una buena base de rúcula y sobre ella incorpora algunos tomates cherry cortados en mitades, taquitos de jamón cocido, manzana golden troceada y termina con un buen chorro de aceite de oliva.

A la hora de comer: si quieres conseguir una versión totalmente vegetariana, puedes suprimir el jamón cocido y añadir algún ingrediente más proteico como el tofu.

Nuestro consejo: puede ser una buena forma de que los peques de la casa coman fruta y, por eso, te sugerimos que las prepares para las fiestas de cumpleaños de tus hijos. Para una versión dulce, puedes incorporar crema de cacao en la base y utilizar toppings de fruta, galleta y mermelada, por ejemplo.

9. La 'Victoria Beckham' de las pizzas

Sí, esta es una pizza para los paladares más exquisitos, así que si tu alma de foodie no te permite caer en convencionalismos, sin duda ésta va a ser tu receta estrella.

Para la base de la pizza vamos a escoger una mermelada de cebolla caramelizada sobre la que colocaremos unas cuantas rodajas de queso de cabra. A continuación, añadiremos unos cuantos trozos de manzana tipo golden. Intenta cortarla en finísimas lonchas para que al hornear tenga el efecto crujiente de unas chips de manzana. Por último, espolvorea el foie por encima de todos los ingredientes y llevamos al horno durante unos minutos hasta que creas que está lista.

A la hora de comer: esta es otra de las pizzas que tienes que acompañar de un buen vino. En este caso, te recomendamos que sea un blanco fresco y dulce, quizás un albariño podría estar bien.

Nuestro consejo: para una versión más ligera, puedes prescindir del queso de cabra y sustituirlo por algo de parmesano en polvo.

10. Para amantes de lo clásico

La base de todas las pizzas es, sin duda, la Margarita. Una base de salsa de tomate casera y bien especiada, así como un buen queso queso, parmesano o mozzarella, son claves para conseguir un resultado propio de la 'tua mamma'.

A la hora de comer: prepara una salsa de pesto casera y añádela a la pizza antes de comértela. El sabor de la albahaca encaja a la perfección con esta receta.

Nuestro consejo: date un capricho y permítete el lujo de añadir algún ingrediente como queso de cabra o unos tomates cherry que harán más jugosa tu receta.

Y si tienes claro que tu comida internacional favorita es la italiana, a continuación este test va a desvelarte qué dice de ti esta adición gastronómica. Pero también te lo contamos si eres fan de la comida mexicana, española, japonesa o cualquier otra. ¡No te pierdas las respuestas!

Y para los días más perezosos en los que no te apetezca cocinar, aquí tienes un descuento de Telepizza para tus próximos pedidos.

Y además:
¿Sabes cuántas calorías tiene cada tipo de pan?
La masa quebrada, una opción crujiente y ligera como base de tus postres

por Laura Sutil 412 compartidos

Puede interesarte